escrit d'un bes de matinada



Com serà el teu bes? Me l'hauràs d'ensenyar amb guix a la pissarra. L'aprendré aquest diumenge, encara aprop de l'estiu i la tardor. Tindré els teus petons dictats i amb faltes, en fulls blancs sense verbs que hagin passat. Ets tant present que no sé dir ahir ni demà -El pare em vol portar al psicòleg- Però una llibreta no és lloc per besar-te. No és lloc per escriure't paraules que volen fugir aprop teu i llegir-te els llavis quan no dius res. No volen ser paraules graaaans ni cridaneeeeres, potser rellisquen tremoloses com la veu, com la cançó que t'agrada. Mots que dormen amb tu sense depertar-te. A cau d'orella es diuen...

(traducción estilo "qué mala soy traduciéndome")

Como será un beso? Tendrás que enseñármelo con tiza en la pizarra. Lo aprenderé este domingo cerca del otoño y del verano. Tendré tus besos dictados y con faltas, en folios blancos sin verbos que hayan pasado. Eres tan presente que no sé decir ayer o mañana -mi padre me quiere llevar al psicólogo- Pero una libreta no es lugar para besarte. No es lugar para escribirte palabras que quieren huir cerca de ti y leerte los labios cuando no dices nada. No quieren ser palabraas graaaandes ni chilloooonas, quizás se resbalan temblorosas como la voz, como la canción que te gusta. Palabras que duermen contigo sin despertarte. Susurrándote se pronuncian...

El disparo


Bang, bang


El recuerdo del disparo arde bajo mi piel.

Sólo me deja en paz por la noche. Duerme y permanece tranquilo respirando despacio. El sueño se nos lleva hacia ninguna parte, procurándonos calma, quedando todo suspendido y desordenado como ayer y antes de ayer y el otro... las vendas apretadas, las curas diarias de Ingrid, este dolor... Los gestos que se van repitiendo cada día desde aquella desafortunada mañana.

Pienso en ello como si lo hubiera leído en los periódicos, o como si formara parte del boletín de notícias de alguna radio. Yo no estaba allí, yo no recibí ese disparo! yo iba pensando en ti, en verte, en cruzar los dedos para cruzarme contigo, pensaba en verte, esta vez sí, verte, verte, verte...

Aquel loco de la pistola, en la calle, los gritos, una señora tendida en el suelo, la bolsa de la fruta abierta, naranjas rodando por la acera... la sangre. Qué horror, no lo podré olvidar nunca.

Y ahora tú y ella y todo el mundo, están tan lejos.

Oigo los pasos de Ingrid y dejo de hacerme la dormida. Abro los ojos y la veo apoyada en el marco de la puerta.

- ¿Cómo estás?

- Casi bien. Dile a los médicos que no me den más calamares Ingrid, que la herida de bala ya no me duele.

- ¿Calamares?

- Calamares no, cal-man-tes, que me paso el día grogui y no me gusta...No me gusta perder el control, mira ese majara, perdió el control y ¡nos podría haber matado a todos! augh... maldito hombro...

- Vale, hablaré con los médicos, pero no te exaltes.

Ingrid se sienta en la cama. Irradia luz y no deja de sonreir. Lanza sus dados dentro de mi corazón y yo dejo que el azar acierte. Un cuatro y un dos, un seis y un uno, un tres y un cinco. Qué más da, cualquier combinación puede encontrarnos.

- ¿Sabes? Te he traído golosinas.

- ¿Golosinas? Pero si no me gustan - le digo sonriendo-

- Pero a mí me gusta comprártelas. Espera aquí, no te vayas eh... - dice mientra me guiña el ojo-

Ingrid sale de la habitación y se dirige a la sala de médicos. Abre la puerta y se deja envolver por el humo del cigarrillo del Dr. Reixa.

- Doctor, sigue creyendo que le dispararon.

- Tranquila Ingrid, no se preocupe, es un síntoma frecuente en los corazones rotos, dele mucho amor y sígale comprando golosinas, aunque se las tire por la cabeza. Tenga paciencia Ingrid.





Poema de Sor Juana y ondas

Ayer me envió un amigo este poema. Me dijo que había pensado en mí al leerlo porque los diarios a veces son como señales de humo. Dejando pistas, callando a medias...
aunque a mí a veces me gusta "cantar" muy alto. (Esto último es sólo una curiosidad que me hizo ilusión descubrir ayer - Gracias) De paso os recomiendo el programa de radio Kfeína, a través de la XEGO Radio: EGO 99 (desde la península tened en cuenta la diferencia horaria con México, 7 horas ) Y muy pronto también podremos disfrutar desde Xego Radio, del programa "Radio Portulisia"...iré recordándolo.

"Afuera, afuera, ansias mías;
no el respeto os embarace:
que es lisonja de la pena
perder el miedo a los males.
Salga el dolor a las voces
si quiere mostrar lo grande,
y acredite lo insufrible
con no poder ocultarse.

Salgan signos a la boca
de lo que el corazón arde,
que nadie, nadie creerá el incendio
si el humo no da señales.
No a impedir el grito sea
el miramiento bastante,
que no es muy valiente el preso
que no quebranta la cárcel.

El que su cuidado estima,
sus sentimientos no calle,
que es agravio del motivo
no hacer del dolor alarde.

Mayor es que yo mi pena,
y esto supuesto, más fácil
será que ella a mí me venza,
que no que yo en ella mande.

"Sor Juana Inés de la Cruz, 1651-1695"

explicaciones

...dibujo de Picasso...


Te encontré en un puesto de libros y cd's descatalogados. A finales de octubre, justo unos días después de mi cumpleaños.

Estabas mirando un libro de tapas azules. Esa tarde hacía un frío de metal y se me helaban las manos. Llevabas un gorro con orejeras y parecías un aviador antiguo. Sobrevolé la mesa y me puse cerca. No se te cayó ningún guante, ni te presté dinero, ni me regalaste el libro con tu teléfono en un papel. Tampoco me preguntaste donde estaba la parada del autobús. Ni tan siquiera me preguntaste como me llamaba. Sólo me dijiste: ¿Vente, no? Y yo dije medio obediente "sí, vale, ya vengo"-

(...)

Entramos en el café de Ángela y nos sentamos en las mesas de la ventana, justo debajo de la foto del padre de Ángela en los Alpes. Para acompañar el te nos trajeron un bizcocho con crema de canela que estaba buenísimo. Te pusiste hablar del libro. Que si el personaje de Mario significaba tal cosa y tal otra. Y tenías todos los números para que te convirtieras en una pretenciosa y aburrida desconocida, pe pe pero lo explicabas con tanta na na naturalidad y yo ese día me sentía tt tt tan tan cansada y tartamuda para todo, que te dejaba hablar y te decía "ajá"...de vez en cuando. Yo en estas pensaba que la la la canela e e era afrodisíaca.

(...)

Meses más tarde, descubrimos que jamás sería cómodo dormir juntas porque llenábamos la cama de ilusiones demasiado grandes.
Cuando soñabas con circos y ¡elefantes!, yo procuraba soñar con cosas pequeñitas: circos de pulgas, ciudades en miniatura. Porque sino no cabíamos. Después te veía en el trapecio a punto de caerte y me sobresaltaba. Y otra vez en vela toda la noche...
Tú intentabas abrazarme entre los leones y el inoportuno domador que siempre ejercía de mirón. Y a pesar de ser así, tan multitudinario y poco tuyo y mío, me abrazabas como un gran paréntesis en el que me quedaba dormida. Y yo me sentía (entre tu paréntesis) como una posible explicación a todo esto.

------------------------
Para más explicaciones:

El Circo de Pulgas de Mauricio de Sousa

El domador Dominique Kerignard

El meu país és tan freak

El primer viaje de Picasso a París

escritas de amor

escritas de amor




Nos gustó a los tres la exposición llamada Escritas de Amor, ¿os acordáis? el primer día, en el Castelo de Sao Jorge. Era una muestra de pañuelos bordados con promesas de amor. Por lo visto es una tradición portuguesa. Un modo de declararse.

Podría a hacer mantelerías enteras de promesas engañosas, pero no sé ni coser un botón.

También se puede decir adiós con un pañuelo.