Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2005

el bar

La violinista entra en el bar con un cigarro en los labios y una funda de violín. Saca unas partituras y se sienta en la barra. Pide un café.

La cocinera ha salido y ha mirado a Eduardo. Siempre se miran y se sonríen. Soy la única que nota el flirteo entre Eduardo y la cocinera, tengo un secreto. Risitas, palmaditas y frases cortas que acaban en silencio. Ella es una mujer rubia, no muy alta. Se recoge el pelo y tiene las facciones dulces. Le voy a poner Cristina porque le brillan mucho los ojos. Desde que noté cómo le miraba, Eduardo me parece atractivo. Me gusta su nuca y su forma de decir "ya..." En vez de "sí" dice "ya..." Cuando Cristina pasa por detrás de la barra, Eduardo no se aparta y se rozan, yo diría que incluso saca el culo para rozarse un poco más. Es una relación de roces.

Después entra el chico alto y dice "lo de siempre, un café con leche y una pasta" Siempre especifica qué es "lo de siempre". Creo que ni él lo tiene dem…

hay muchas farolas

Hay muchas farolas, seguro que más de mil... Son esas cosas que parecen llamitas desde las nubes. Es difícil encontrar una calle oscura en Barcelona para intimar en el coche, intimar del verbo intimar: *dicho de un cuerpo u otra cosa material, introducirse por los poros o espacios huecos de algo. Además, no me veía sacando un tirachinas de dentro del bolsillo y cometiendo un acto incívico para fundir todas aquellas luces anaranjadas. Para fundirlas todas. Lo curioso es que finalmente ella aparcó delante de mi anterior trabajo. Su pelo era parecido a la lluvia y resbalaba en mi rostro. Últimamente pensaba que había estado siguiendo una dirección equivocada o una dirección prohibida, pero volver casualmente-de-nuevo-aquella-calle fue una sonrisa del azar para seguir en rumbo y también encontrar un marcapáginas en un libro olvidado. Mi corazón en rótulos de neón.
Estreno algo nuevo para que me dé suerte.
Recibí un mensaje desde París. Con una promesa. Se habla tanto en futuro que mi imagin…

porque no sé dibujar que si no...

Cuando en diciembre estuve en el hospital con mi padre, me acompañaron Maggie y Hopey, las protagonistas de Locas, unos cómics que me había regalado mi amigo Ike justo un día antes de que mi padre ingresara en la uci y que metí en la mochila aquella madrugada. Además, Ike me había dicho muchas veces que me parecía a Maggie y tenía mucha curiosidad por conocerla. La verdad es que los devoré con cariño mientras esperaba que mi padre se despertara de su viaje a la clínica rejuvenecedora. Maggie y Hoppey se suman al recuerdo de las decenas de cotorras que se veían desde la ventana del pasillo y que coloreaban de verde el invierno. Curiosamente, fue entonces cuando se me ocurrió cual iba a ser tu regalo de navidad y llevé todos los archivos a la copistería de en frente para encuadernarte mi primer año de bitácora. Marta me prestó unas gotitas de tu olor un mediodía y me pasé la tarde oliéndote en mi chaqueta, mientras leía las cartas sin enviar del Profesor Bartleboom, el estudioso de los …

atracón

Esta tarde quería comerme el mundo pero he tenido que entrar en clase. En ese momento yo creía que el mundo estaba en el bar o tomando el sol fuera. Luego he estado con las pequeñas Cy C. Las he acostado a las 21:30 pero ellas han leído con la linterna comics manga hasta las 22:00. La C más mayor me ha contado que le gusta dormir al lado de la pared y que cuando sea una C aún más mayor será dibujante. La C pequeña me ha dicho que me pusiera la careta de spiderman y que lanzara unas cuantas telarañas. De camino a casa he vuelto a ver el mundo junto al parque y sólo tenía una estrella. Entonces ha sido cuando ñam, era presa fácil y me lo he comido.

en realidad

Faltan cinco años para que vuelva a ser miércoles 14 de abril y en realidad, a mí me gustaría no contar tanto, ser menos reflexiva y más papirofléxica. Ser una experta en pretecnología y llenarte la casa de papel pinocho, de pegamento, de figuras de cartulina. Decirlo todo manualmente, acariciarte. Pero llevo un año escribiendo. Soy una manazas.

página de diario

Ayer vino a buscarme mi padre al trabajo. Era una sorpresa... Después me llevó en coche hasta la Barceloneta y comimos a pie de playa con mi madre. El mar se veía a través de la copa de vino blanco, estaba azul y muy brillante y dos perros corrían en la orilla. Después, ellos se fueron y yo me quedé porque tenía clase, pero era mentira, no tenía clase. Me senté y hundí los pies en la arena. Empezó a sangrarme la nariz.

"Tarará"

link-clip tarará

Tara

De nuevo el sol y quiero que no hayan más palabras.
El sol naranja en los edificios,
posándose en las vidrieras límpidas de la destartalada ciudad.

Tara

Atravesada por la columna de tráfico, la tarde jura
con los pies separados y las manos al descubierto,
la palma hacia arriba y las líneas que convergen
quién sabe en qué lugar, quién sabe en quién.

Tarará

Suenan los clarinetes como sirenas y
lo que no tengo se llena de algo que tendré.


{ "clarinetes y trompetas para elena"}

pis

Abril se ciñe a mi cintura y sopla dentro de mi ombligo. El aire ha sacudido las nubes y ahí estaban, alargadas como tinta blanca.

Carles está construyendo una barca. Cuando éramos pequeños mi madre decía que este niño tenía ideas de bombero. Sigue teniéndolas pero no es bombero. Estuvimos en una cala muy hundida que queda algo resguardada del viento, en la del tesoro, pensando un nombre para la barca. Apuntamos muchos en una libreta, yo tenía un montón, pero finalmente él escogió Laura. Para que navegue victoriosa...
Laurus es la palabra latina de la que procede el nombre de Laura. Es el laurel, es la corona del triunfo, es la victoria y desde Petrarca es la pasión. Laura es el nombre femenino del laurel, que de este modo incorpora la gracia y la belleza femenina a su altísimo valor simbólico. El laurel es un árbol sagrado procedente de la India, que mantiene su prestigio desde la antigua Grecia, hasta nuestros días. Su verdor perenne, su elegancia, su perfume y las virtudes que le aco…

..:..:..:..:..:..:..:...

Mañana me voy a ir temprano. Antes de que salga el sol. O empiece a llover. Me iré. Pasaré por mi carretera enterrada y el nuevo bosque. Estoy sola en casa. No sé como hay gente que puede vivir sola, no me gusta. Cuando cristina se iba de casa , no lo soportaba. Las tablas del puente me despertaban.
Podría estar con alguna amiga o algún amigo. Sería mejor. Me están entrando ganas de vomitar. Me gustaría estar en Liverpool. Podría estar con lorena. Un día me gustó mucho lorena. El día 24 de septiembre me gustó mucho lorena. Le conté un cuento de un circo que alguien me contó a mí. Un cuento de esos que acaban como si fuera un chiste.
Hoy no tengo ganas de inventarme historias. La Ciudad me da pánico. Creo que la voy a bombardear. Sólo voy a salvar a la cantante de ópera y al isleño. Me los llevo en el avión, a los dos. Y a Teresa. No hablé de Teresa, no me dió tiempo. Tiene miedo al agua.
El viernes pasado me fuí a dormir a las 22:30 para repasar el mediodía contigo. Hice un círculo con …

7 canciones bailabes y un hit inmediato

He decidido no ir a clase y venir a casa a llorar. Pero he atravesado la puerta y se me han quitado las ganas. Creo que ya sólo sé llorar en lugares públicos. Se me ha caído una lagrima en el plato, yo no quería comérmela, pero ha caido justo en medio del pollo. Ha sido imposible esquivarla. El camarero me ha invitado a un chupito de manzana.

El adiós llega cuando estoy terminando un libro de Baricco. Primero fue con Oceáno Mar y ahora ha sido con Tierras de Cristal. Quizás por eso los finales de Baricco me parecen tan tristes. Malditas fresas. Son como hierbajos.

Me voy a dormir porque ayer salí de juerga y hoy tengo agujetas. Con los Tobogan Dj's no puedo parar de bailar y gritar.

Fresas, cerezas...

Imagen de Confutatis

Mientras dormía, he soñado contigo. Iba a verte al trabajo. Tu trabajo era extraño, no puedo definirlo. Sencillamente estabas allí. Como cuando no sueño, también estás sencillamente ahí, en los lugares.
Era en una casa con un jardín lleno de árboles frutales. Era bonito y el camino estaba lleno de fresas. Las fresas crecen en cualquier parte y se esparcen en seguida. A veces parecen hierbajos, pero entonces se asoman, rojas, dulces y brillantes.
En el sueño no he reconocido la casa pero al despertarme recordé que era la que estaba al lado de mi colegio. Pasaba por delante cada día y algunas veces la verja estaba abierta. Una vez entré con Carlos y cogimos dos naranjas de un árbol.
Todo estaba lleno de fruta y de luz. La luz del sol. Pero también había un pasillo oscuro donde estaba la mujer que encuentro cada mañana en el metro.
Me veías entrar y sonreías. Yo me sentaba a tu lado, en el jardín. Vigilabas una especie de monitor, como esos que salen en las películas cu…

concretar

Voy a contarte con los dedos, todas la veces. Fijaré en mi mente un milímetro de tu muñeca izquierda para concretarte entre mis recuerdos. Tomaré la temperatura de tu cuello y calcularé porcentajes de humedad. Mediré tus pies con las manos y sabré del peso de tu cuerpo sobre el mío. Te saborearé dulce bajo el sol y sedienta bajo la lluvia. Anotaré los kilómetros que quedan para llegar, tu respiración está en mi boca. Bum-bum, bum-bum, bum-bum, bum-bum, bum-bum, tus latidos, seré yo quien acuda a la llamada de la tribu.