eso que solíamos hacer

Aquesta cançó li dedico al meu amic òscar perquè és tendre i animal (com jo): Vos estim a tots igual - Antònia Font


Powered by Castpost

El otro día quedé con mis amigos. De repente tuve muchas ganas de hacer eso que solíamos hacer, ir andando desde Gracia hasta el Freaks a mirar cómics. Lo divertido es que en realidad sólo lo hicimos una vez. Sólo ocurrió una tarde. Pero me debió gustar tanto, que es como si hubiera fragmentado el recuerdo en varias partes, como confetti, y se ha colado por diferentes huecos de mi memoria. Pasa lo mismo con ese día que estuvimos merendando en un banco de una plaza del centro, y entramos en un supermercado y nos compramos patatas fritas, chocolate, queso (yo me compré queso), coca-colas y fantas. Parece que en vez de un día, haya ocurrido muchos días.

(aquí iba una foto de garbanzos)

La estuve esperando un par de minutos y luego la ví al otro lado de la calle. Cuando el semáforo se puso en verde, cruzamos las dos a la vez y nos encontramos en medio. Giulia llevaba unas zapatillas rojas, un jersey rojo y un anillo rojo, y unos pantalones negros con una camiseta negra. Sin duda era Giulia, nadie en el mundo se conjunta más que ella. Un día de estos, estando descalza en las clases de técnicas de voz, le dije a Gemma, "fíjate, llevo pantalones negros a rayas, calcetines azules y estas zapatillas marrones y granates" Giulia debe pensar que soy un poco daltónica.

Después de cenar pensamos que podíamos ir al cine, La vida secreta de las palabras empezaba en media hora, pero aún nos daba tiempo de llegar. Hanna, la protagonista, se parecía a la imagen que hice en mi cabeza de la enfermera Ingrid, la fantasía que tuve durante varios días el año pasado, y pensé en X, porque también llevaba un aparato en el oído, por eso yo decía que ella oía lo que no oyen los demás.

De vez en cuando miraba entre la oscuridad de la sala a Giulia, y la veía tan concentrada y tan dulce y tan..."pequeñita". No sé por qué veo a Giulia "pequeñita", cuando en realidad es más mayor que yo y sabe muchas cosas más que yo (bueno, sabe cosas diferentes) pero no sé... igualmente la siento pequeña como un garbanzo o como una semilla.

Mañana, si hace buen tiempo, quizás vamos a la playa a estrenar mi cometa, la que me regalaron por mi cumpleaños, y si llueve, iremos a ver una exposición de Caravaggio, aunque estoy pensando que quizás mañana por la mañana tenemos mucho sueño.

gramática cursi

enjabonarte con los poemas que te escribo. un patito. deslizar sílabas por tu nuca. ponerle comas a tu risa larga. paladear el sabor de mil países en tu ombligo. acentuar tu piel. vocalizar los labios. desenredar la ortografía entre tu pelo. mira, observa, una cometa en el cielo ¿la ves? el viento se acaba en una playa. caminas por la arena. encajo mi pie en tu huella.

welcome infinito.

(aguas de março - bso goldfish memory)



Powered by Castpost

gente que me rodea


Bailarina de Degas


Silvia ha tenido que dejar de bailar este año. Por eso va por los pasillos de la facultad brincando y mirando al frente. Cada gesto que hace la delata. Cuando canta coloca los brazos delante, en forma de óvalo, como las bailarinas. O como si tuviera una barriga muy grande. Y cuando está sentada hace puntitas con los pies, lo descubrí el otro día.

Su novio es veterinario y lo conoció en unas fiestas de barrio. Le oído la historia del encuentro varias veces. Cuando él le estaba contando las ventajas de la esterilización canina, ella le plantó un beso que lo dejó sin respiración. Contrariamente a lo que todos piensan, si te dejan sin respiración no te mueres. Al menos en esas circunstancias.

Mi primer beso con G.Picnic fue en una parada de autobús a las tantas de la noche. Yo no le contaba nada sobre perros, aunque podría ser. Estábamos en una parada de autobús porque no la llevé a su casa, seguro que a la vuelta me hubiese perdido. Tengo muchas ganas de verla, habrá crecido un poco en 15 días. Hoy me ha dicho que nos veremos el viernes porque el sábado no puede y el lunes tampoco puede. Me he puesto un poco triste, ya no recordaba lo difícil que es salir con G. Picnic y querer quedar un dia cualquiera sin tener que planificarlo diez días antes.
- Oiga no se cuele, póngase a la cola!

con nombre de detective


Aún no se ha descubierto quién ha sido.
¿Quién habrá robado las joyas?
Tras la pista anda la intrépida investigadora Carol Blenk. Yo no seré la única que se someta al interrogatorio.
Hay más sopechosos.

no se puede ser más feliz que una peluquera canina


Links de interés aportados por Bea:

- La primera lavadora para perros
- Innovación en el lavado de mascotas
- Y el tipo ganó un nobel a la limpieza

Esta semana está siendo algo extraña para mí. Creía que esta quincena iba a ser de paso, que transcurriría sin demasiados acontecimientos, que con Giulia haciendo la ruta de la seda, estos días servirían para coger carrerilla y de una vez por todas, tomar el ritmo de mis clases.

La verdad es que no está siendo así y no tengo tiempo para poder hacer lo que quiero. Para hacerlo con calma. Me gustaría tanto ser sólo universitaria, me refiero a eso de volver de clase, hacer los deberes y ya está.

Ayer, después de cenar, llené la mesa de la cocina de papeluchos y fotocopias ilegibles. También intenté hacer una bonita melodia en do mayor con dos frases de 8 compases cada una, forma AB reexpositiva, 4 periodos, 2 finales femeninos y 2 masculinos y bla blaa bla y no se qué tonterias más, y me salió un churro. Un churro de churro. Y es que yo sé hacer melodías muy bonitas, puedo hacer una melodía bonita por minuto!! imaginándome, por ejemplo, a giulia en un barco, con un sombrero de paja o volando encima de un dragón rojo y verde, serpenteante. Pero no las sé escribir!!!!! No me arriesgo a escribirlas mal y que me suspendan! Hoy volveré a intentarlo.

Espero aprender de una vez por todas o tendré que plantearme seriamente que lo de poner una peluquería canina tampoco es tan mala idea. Además, estaría rodeada de perritos todo el día, con lo que me gustan, y seguro que tendría la oportunidad de teñir a un caniche de rosa y dejarle esa bolita de pelo en la punta de la cola. Ai. Suspiro.



tacto

El viernes, además de ser mi cumpleaños, ocurrían otras cosas. Mi madre tenía una prueba en el hospital, de las que le hacen a menudo para controlarle la enfermedad del colon. Esta vez le encontraron 5 pólipos y se los sacaron ese mismo día. Uno se lo dejaron dentro porque era demasiado plano. Ahora tenemos que esperar los resultados.

Sería un golpe muy duro volver a lo de antes, al infierno que fue la colostomia y los meses de quimioterapia. Pero lo que me ha sentado peor de todo este asunto es que después de preguntarme por mi madre y las pruebas, me diga como si tal cosa, que el sábado se murió la tía de no sé quien de cáncer de colon y que sólo ha durado un año. Ese comentario sobraba. No lo habrá hecho a próposito pero el morbo que parece despertar la muerte ajena, la de los demás, no me hace ni pizca de gracia. Así que siguiendo con el tema, unos tienen pólipos y otros tienen el tacto en el culo.

Hoy estoy cansada y con pocas ganas de nada, pero eso sí, me ha fascinado algo:

Cuando Giulia se despierta, yo me acuesto, y cuando ella se acuesta, yo acabo de entrar en la facultad. Mientras Giulia se mete en la cama, cierra las manitas y sueña en China, a mi aún me queda toda la tarde por delante en la universidad. Es curioso, ¿verdad? Hasta el día más tonto guarda algo sorprendente.

27




Como ya son las 24:00 y por lo tanto 14 de octubre, ya es mi cumpleaños. Hoy cumplo 27.

Nací a la una del mediodía. Me adelanté un mes. Mi madre se despertó de la cesárea como si un caballo le hubiese pateado la barriga durante horas y horas. Por entonces mi padre aún tenía pelo.

La hija de Felicísimo, mi abuela, la mujer del aviador, contestó sin dudar ni un segundo: "sí, sí! enfermera, hágale los agujeros en las orejas!".

Mi primera casa y la de toda mi infancia era un sexto piso.

fiesta sorpresa





Giulia se marcha mañana, estará fuera 15 días. Se va lejos, como de aquí a China, sin exagerar. Hoy es su cumpleaños pero lo celebramos hace dos días. El mío será este viernes, pero lo celebramos hace tres días.

Giulia me preparó muchos regalos. Yo ya le dije que quería 50 guitarras.

Me senté en la mesa y me dió un sobre que pesaba bastante. En el sobre escribió algo así como: "me dijiste que querías 50 guitarras, ¿que te parece si lo dejamos en 27?" Lo abrí y dentro encontré 27 guitarras de cartulina con un mensaje cada una. La primera llenó el comedor de confeti y de la segunda apareció una botella de cava.

Yo estuve muy impaciente durante toda la cena porque sabía que me quedaban 25 guitarras más. Cuando acabamos de cenar, Giulia abrió la puerta de la habitación y la cama estaba llena de regalos. Yo debí abrir los ojos como platos. El juego era una especie de "memory", consitía en leer de una en una las frases de las guitarras de cartulina, que eran pistas para adivinar el regalo y estaban numeradas hasta llegar a 27. Entonces yo tenía que buscar el regalo que llevara el mismo número, lo difícil es que el papelito con el número quedaba por debajo del regalo y entonces tenía que ir mirándolos todos cada vez que leía una nueva guitarra. Lo hice bastante mal y tardé un montón en abrirlos todos.

El guitarrazo final fueron entradas para una ópera sideral en el Liceu. La adaptación entre Star Treck y Encuentros en la tercera fase de Semiramide de Rossini.

Yo también le hice regalos, pero aún faltan dos porque así el cumpleaños dura más. Uno se lo daré un día que no se espera y el otro cuando vuelva de viaje y este será el más increíble. De momento, le regalé un romántico cuchillo de submarinista y una pizarra acuática para que escriba bajo el agua.

El domingo nos bañamos en el mar, se estaba muy bien en la playa. Ella se bañó más que yo porque a mi se me enrolló un pulpo en el tobillo y salí corriendo.

tengo


Rachel Salomon
phone: 718-637-1073
Tengo todas las vidas a la vez,
todos los deseos al mismo tiempo.
Decenas de despertares,
goteras de canciones en la casa
y manchas de silencio.

Los ladridos de los perros
que aullan,
los ladridos de los sueños
que me desvelan.

Tengo una voz,
una búsqueda y un encuentro.
A veces miedo.

Y para hoy,
planes con Giulia .

ensayo de idiomas: qué mala soy traduciéndome

Ilustración de Ann Feild Didyk
phone: 410-235-0240
email:
annfeilddidyk@verizon.net

M'agradaria tant
tenir el món en miniatura i poder-te seguir allà on anessis.
Plantar-me al teu costat només movent un dit. El mar te'l faré amb aigua de l'aixeta i els caramels de Sant Medir seran els teus vaixells.
T'acaronaria els cabells pels carrers i et faria la traveta.
Riuria de tu una estona
i et faria perdre el metro
i et posaria molts cotxes davant perquè fessis caravana
i et relliscaríen els objectes de les mans
i et canviaria l'emisora de ràdio
i et tancaria el llibre al nas
i t'esborraria els documents que guardes a l'ordinador!
I també et faria un petó. Estic graciosa.


(he realizado algunos ajustes en la traducción al castellano)


Me gustaría tanto,
tener el mundo en miniatura y poder seguirte allá donde fueras.
Plantarme a tu lado con solo mover un dedo.
Haré el mar con agua de grifo y los caramelos serán tus barcos.
Te acariciaría el pelo por las calles y te haría la trabanqueta.
Me reiría de ti un rato,
te haría perder el metro
y te pondría muchos coches delante para que hicieras caravana
y te resbalarían los objetos de las manos
y te cambiaría la emisora de radio
y te cerraría el libro en las narices
y te borarría los documentos del ordenador!
Y también te daría un beso. Estoy graciosa.

con soltura


El sábado la ví a las tres de la mañana, un poco después de que aquella chica me pidiera un beso en la puerta de los lavabos.

Yo miraba hacia un lado y hacia otro, apoyada en el marco de la puerta, con la soltura que te dan dos cubatas y una cerveza de más.

Una chica de unos treinta y no sé, se acercó y me preguntó la hora.
- ¿Qué hora es?
Miré el reloj.
- Las dos y treinta y cuatro, ¿Te parece una buena hora? - le dije yo-
- Sí, es buena hora -dijo ella-
Entonces se acercó aún más y me preguntó:
- ¿Estás sola?
A lo que yo respondí:
- No, estoy con dos amigas.
Y ella siguió,
- Me refiero a que si tienes novia...
- Sí, pero está en una boda -contesté yo-
- Entonces puedes besarme.
Empecé a reirme pero en seguida me puse seria, me estaba acorralando entre ella y la pared, acercándome sus labios. Era una situación absurda. Después de un tonto forcejeo, me escurrí casi por debajo de sus piernas y logré escapar.

Me fui como un perrillo asustado, gimoteando. Auu auu auu aug. Eso me pasa por andarme con chulerías cuando doy la hora.

Salí a la calle, esperé un rato.
La ví a las tres de la mañana, llegó, aparcó y me subí en su coche. Hablamos un poco sobre como había ido todo. Le pregunté si yo era su novia, acordándome de la pregunta que me había hecho aquella del bar, y me dijo que sí. Llevaba un vestido y zapatitos altos, se me resbaló la mano por su escote, también por los muslos y otra vez esos besos de chicle del primer día.

Los montones de presente vuelan y se elevan aunque a menudo veo que el futuro viene de culo.

Un eclipse a las 11 no es nuevo para mí.