18 grados

piscina vacía con seis carriles

El termómetro marca dieciocho grados a las siete cuarenta y cinco de la mañana. La primavera de este año es muy calurosa. Llevo toda la semana quedándome en manga corta a mediodía mientras tomo el sol en la facultad. He descubierto rincones secretos, lugares de césped donde no hay nadie, escaleras de cemento de las Olimpiadas, e incluso una piscina vacía que es azul y tiene seis carriles. Estoy infinitamente enamorada.

uala

desayuno en mi casa

Te sorprendieron los cd's que cuelgan del balcón con un hilo de pescar. Por la mañana reflejan la luz del sol y espantan a los pájaros. En realidad esa es su función. Los destellos giran por el jardín mientras me zampo las tostadas. Mi casa es la que más brilla de la calle.

desayunos (I)


Los desayunos me traen suerte, incluso para la noche del día de antes.

Después de cenar con Cristina y despedirnos justo delante de donde vivímos juntas hace seis años, toqué el piano de cola que había en el café del hotel. Lo intenté con una de Van Morrison y seguí con una melodía improvisada. Las notas preguntaban,"¿sigues feliz?, ¿sigues feliz, flaca?". Sofía me hacía fotos y sonreía orgullosa. El camarero agitaba una coktelera y nos ínvitó a las copas por haberle alegrado la velada de huéspedes serios. Lo eran. Una lástima no haber aprovechado la noche en la que no estaba el metre, podríamos haber bailado encima de la barra.

Ya en la habitación, Sofía sacó las botellitas de licor del mini-bar, y muy concentrada, las puso en fila. Se trataba de una regresión a los clicks de playmobil. Yo la miraba fascinada y le hacía fotos, como en un safari. Y allí, asomada a un trampolín que acumula el vértigo detrás, dejé el miedo en las escaleras.

+ fotos aquí

aviones gigantes


Domingo por la noche. Ella se movía por ahí, por el pasillo, por las habitaciones, qué intriga, ella moviéndose... mientras yo construía un avión de papel, porque de vez en cuando un piloto debe construir su propia máquina.
Lo hice de manera sofisticada, tal y como me enseñó mi padre, lo malo es que de esa forma pesa demasiado la parte delantera y los viajes se hacen muy cortos. De hecho, el trayecto fue de mi lado de sofá al suyo y ya está.
Antes de continuar doblando el papel, escribí una frase porque lo había visto en una película y me pareció bien. Yo digo que la frase es: ¿Me cuidarás siempre?
Cuando ella volvió de por ahí, leyó la frase y se puso el sombrero verde con el que fuma. Ni ella fuma sin su sombrero verde, ni yo me voy de su casa sin dispararle a la lámpara. Entonces me miró y encendió otro cigarro para mí.
El humo flotaba por la ruta del avión pero no causaba turbulencias. Yo entendí muchas cosas que no llevaban palabras y de nuevo con el avión en la mano, me marqué un loop en el comedor.
*****
--> aviones.mp3, escuchar o descargar .
Link a Ego 99

hemos escrito un libro (sin darnos cuenta)



¿De otro planeta? Miradas cotidianas desde el Universo Blog.
::Varias Autoras ::
Edición a cargo de Nuria Rita Sebastián.
Ellas Editorial

Hace cinco meses me propusieron participar en un libro. Yo dije: "Sí quiero". Luego me besé la mano.

Semanas después, la editora se quedaba sin paseo por la playa y me maldecía desde su ático de Sitges, corrigiendo todos mis "fin" con acento y mis comas de más. "Me he comido una de las comas de Paola y no ha sucedido absolutamente nada..." -decía la editora a sus íntimos-

La presentación del libro será algún día mayo, pero este sábado 22 de abril ya estará en el stand de Ellas Editorial, lugar Hotel Axel de Barcelona (C/ Aribau nº 33), hora 19.30, dentro de la presentación del nuevo libro de Lais Arcos. Ya informaré sobre la librerías en las que podrá encontrarse, de todas formas puede conseguirse a través de la web de Ellas Editorial.

Tanto las autoras como la editora han decidido ceder sus derechos de autora en favor del colectivo nicaragüense Apadeim (Asociación por el Desarrollo Integral de la Mujer) para su labor de alfabetización de mujeres campesinas. En consonancia con este gesto, Ellas Editorial también ha decidido que TODOS los beneficios económicos generados por este libro se destinen al mismo proyecto.

planes para semana santa


Mañana me voy de viaje a tu casa. Pondremos un poco de jazz mientras bebemos vino y hablamos hasta las tantas. Yo ya he hecho diez novelas y tú me has publicado quince.

El viernes nos iremos de viaje a la mía, te enseñaré el piano y dormirás por primera vez en mi cama.

El sábado estaremos algo más lejos, espantaré a las palomas con el coche porque me gusta, cruzaremos un puente y te diré cual de todas era mi ventana. Lloverá un poco.

El domingo pondremos el despertador para que nos suban el desayuno a la habitación y el atardecer nos pillará en tu moto.

El lunes lo pasaremos en la cama. Joder, cada día estás más guapa.

Santa semana Santa.
Me voy de vacaciones.

¿cruasán, crusán o croissant?


Desde hace ya algunas semanas, Carlos Herrera de radio Ego 99 ha incluído mis audio-post en su programación. Ahora me han hecho colaboradora oficial pero qué mala soy haciendo radio. Gracias Carlos.

crusan.mp3 [ Escuchar o descargar ]

Deseo un crusán de nata más que un billete de avión a un país tropical. Ayer decidí que hoy lo encontraría.
Arrastro este deseo desde hace una semana, cuando en la fiesta de cumpleaños de Frankenstein, mi prima de 8 años, sacaron precisamente un cruasán gigante relleno de nata que estaba riquísimo. Me quedé con ganas de más, por eso, después de una semana y un día del evento, he recorrido 5 pastelerías pero, desafortunadamente, no he encontrado ninguno. Tal vez el lunes sea un mal día para un crusán de nata, las pastelerías sufren esa típica resaca provocada por las ventas multitudinarias de pasteles de domingo.

Lo cierto es que en una semana me he zampado ya tantos crusanes de nata en mi imaginación que me duele la barriga.


"Los crusanes rellenos de nata eran el desayuno habitual en los años noventa en todas las casas situadas al este de la colina. Este dulce sin igual se popularizó gracias a la oferta de dos crusanes por uno de la pastelería de la esquina. La peculiaridad de aquellos crusanes populares era el relleno con nata fresca de auténtica leche de vaca.
Pero si nos remontamos a finales del siglo diecinueve, ya hallamos algún documento donde aparece el crusán de nata, por ejemplo, en las cartas que Van Gogh escribió a su hermano Theo. Esas famosísimas cartas donde el pintor de los girasoles y de la noche estrellada, hablaba de sus sentimientos y sus congojas y reflexionaba sobre el significado de la vida, sobre el valor espiritual de las palabras y el peso del pasado en el calendario."
(Dra. Tommy Hilfigger -Documentos National Vaggio Geographic)

auto-lavado


después de tanta parafernalia, me siento feliz lavando el coche, sacudiéndolo con chorros de jabón y agua a presión, pasándole el aspirador, secando los vidrios... y descubriendo debajo del asiento una lista de la compra que no es mía porque no es mi letra. Es la letra de alguien que compró champú, vino y fresas a la vez, eso si llegó a recordarlo en el supermercado, porque lo que está claro es que la lista de deseos iba conmigo.

y el coche resplandeciente brilló todo el día, llevándote. La magnífica sensación de llevarte. Que todos los caminos conducen a Roma o a tu casa

teselas



He llegado a las siete a la piscina. En las gradas había un hombre que parecía estar muy concentrado haciendo sudokus.
Cuando alguien acaba un sudoku se siente el ser más inteligente del planeta, un genio en potencia. Los sudokus empujarán a los individuos a tirarse por la ventana con alas de papel en la espalda, creyendo que una tira de números a modo de pasatiempo es un estudio matemático sobre aerodinámica. De esta forma tan simple los lanzará a volar. Lo mejor es que volararán pero solamente hasta llegar al suelo.

Me he sentado un rato al lado del genio y he apoyado los codos en las rodillas, entrelazando los dedos de las manos. La cristalera de la piscina os hace a todos peces y los ventanales redondos, desde éste lado, nos hace a todos capitanes de barco o turistas en un crucero.

En el vestuario he reconocido tu ropa. El olor a cloro y desinfectante cada vez se hacía más fuerte y acentuaba el chasquido del agua que yo considero silencio. Cuando me he metido estabas descansando en un borde del carril, rueda pinchada. Nos hemos mirado a través de las gafas, entre gotas. Cientos de
teselas mojadas brillaban a nuestro alrededor como en los cuadros de Klimt y cientos de teselas mojadas brillaban a nuestro alrededor como en los cuadros de Klimt. Brillaban teselas, cientos, mojadas, a nuestro alrededor. Como en un cuadro de Klimt.