Dedicado a C.B


Todos echamos de menos el frío.
Las chicas sudan bajo sus abrigos nuevos,
rezan por las noches para que haya un cambio de tiempo
y sueñan con armarios llenos de guantes, gorros y bufandas.

Hace poco estuvimos en un hotel donde tienen contratado a un señor que únicamente se encarga del clima. Pasa las noches en vela vigilando el cielo. El jacuzzi del terrado se convierte entonces en una estación meteorológica. Nosotras lo descubrimos por casualidad cuando subimos a fumar un cigarrillo como dos fugitivas.

Allí estaba, rodeado de termómetros, barómetros,
pluvímetros y veletas.
El señor del tiempo pasa la madrugada recitando versos de Gil de Biedma,
deseando que el el frío vuelva a lamer su sien
para sentirse así menos desdichado.

Por la mañana, a eso de las ocho,
acaba su turno.
Recoge los bártulos y se dirige a recepción.
Allí le dan 20 cartulinas redondas con cuatro símbolos dibujados:
un sol, una nube, lluvia y una estrella de nieve.
Con un rotulador marca la previsión que ha calculado durante toda la noche.
Después pasa una cartulina por debajo de la puerta de cada una de las habitaciones.

Los clientes del hotel se sienten muy afortunados por ello,
ya no salen sin paraguas cuando llueve
ni en pantalón corto cuando nieva.

A mí me gustó mucho la previsión de aquel fin de semana y me la llevé de recuerdo.

perros imaginarios



Ayer estuve tocando el piano toda la mañana hasta el mediodía y practiqué los ejercicios que me da la profesora en la escuela. A menudo me canso, me cabreo con las partituras y les doy la vuelta, las castigo. Luego toco lo que me da la gana para que me oigan y se retuerzan los pentagramas. Pero este año trato de ser disciplinada y repetir 21 veces los ejercicios, que es la regla de oro de mi profesora de percusión. A su vez, tal regla de oro se la traspasó a ella un profesor, y quién sabe hasta donde llega la cadena. Lo cierto es que he estado calculando y tal vez con 50 años pueda considerarme pianista privada, como las investigadoras. Tendré una carpeta llena de partituras y las sabré tocar todas. Me sentaré en la banqueta, aclararé la voz, me sumergiré en mi mundo pianístico, lleno de algas, edificios del siglo XVIII, rinocerontes, recuerdos de vacaciones, zapatos, trenes con grandes focos de luz que cruzan un puente... rondándote, mientras tú lees . Lo cierto es que estudiar música me parece muy complicado, muchísimo más que la música en sí.


Mi perra albina ha tenido un embarazo imaginario, y en consecuencia, una camada imaginaria que no sabemos dónde está. En eso se basan nuestros días, en buscar a los pequeños perros imaginarios. La perra albina escarba eternamente su manta y hurga con el hocico para ver si encuentra a sus cachorros. El veterinario nos recomendó que le diéramos un muñeco, parece que así está más tranquila. Lo cuida, lo acurruca, lo lame. Es su bebé imaginario. En cualquier caso, sigue esperando a sus cachorros. Sale a la calle y los busca debajo de los coches, en un rincón del parque, en los árboles del paseo. Cuando se cansa se sienta a gimotear, no están en ningún sitio, ni debajo del cojín ni detrás del sofá ni en el garaje. Son esos azotes de realidad, supongo, los que la hacen llorar. El veterinario nos ha dado unas pastillas y dice que en cuanto lleve cinco días tomándolas se le pasará. Pastillas que curan el exceso de imaginación.

Sin duda, lo mejor es saber que lo que tienes no es imaginario.

SE INICIA EL 5º AÑO DEL BLOG





Uno de los agentes de Kimi Raikkonen me ha escrito un mail en finlandés agradeciéndome la buena suerte que le ha dado mi canción, ya que finalmente, y contra todo pronóstico, ha sido Campeón del Mundo de la Fórmula 1. Hamilton está muy enfadado porque ha perdido en el último momento, y además la tintorería le ha estropeado la última chaqueta que usó en China.

Vuelvo a postear la canción, usando otro servidor ya que podomatic me ha dañado todos los archivos. Ahora estoy montando otro podcast pero primero tengo que subir los mp3.

El blog cumple 4 años enteros. Pronto echará a correr y no nos daremos cuenta. Tras estos cuatro largos años confirmo que sirve par ligar.

Y de nuevo la canción afortunada...



Quién podía imaginar lo que nos iba a deparar ...Un concierto fugaz... un concierto fugaaaaaz

momento del concierto de Christina Rosenvinge & nacho vegas, sala apolo, 19/X/07


Cuando Christina Rosenvinge parezca mayor se acabará el mundo y ya no habrá remedio.

El concierto en el Apolo fue "fatal" para nuestros bolsillos, mucho más que el verano, porque para verla una hora, si llegó, nos gastamos 60 euros. Con ese dinero nos podríamos haber comprado todos los discos que nos faltan originales. Christina estaba indispuesta por afonía, así que no podía cantar demasiado, además le habían perdido la maleta en el aeropuerto. Se la llevaron en brazos del escenario como a las novias. En cualquier caso... valió la pena oírla cantar una estrofa de Teresa.

Yo también me mareé y me puse pálida, no sé si de la emoción adolescente o del calor. Por ese motivo me perdí dos canciones y me paseé en sujetador por el lavabo mientras Carol Blenk me mojaba el cuello con agua.

Un verano fatal...un concierto fugaz... aaaah aahhh





abrigo azul


Creo que me gusta más el otoño tradicional. El de la manga larga. Tengo tantas ganas de ver a Sofía con su abrigo puesto. Todo viene de la tercera vez que nos vimos.

Recuerdo que llamé al interfono de su casa y dije que era "yo", "yo, paola vaggio". Es tan existencial el interfono. Subí por las escaleras, porque vive en un primero, y cuando llegué al rellano estaba en la puerta esperándome. Yo entré en la casa como cuando no se tiene mucha confianza, te das dos besos, sonríes, y te quedas en el recibidor hasta que te dan paso.

El lugar me gustó. Pensé que todo era muy a juego con ella, los cuadros en el suelo apoyados en la pared, las fotos de Marilyn, el parquet reluciente, los cd's puestos en escalera. Y el jarrón lleno de piedras verdes. Entré en la habitación a dejar mi chaqueta -era nueva, la estrenaba ese día- y miré hacia la cama. La verdad es que pensé que yo iba a estar en esa cama con aquella chica un día u otro y le sonreí a Lennon, que me miraba desde un póster. Después de esta escena particular, reconozco que algo macarrilla, nos sentamos a hablar en el sofá.

Supongo que hablaríamos un rato sobre mi estado de ánimo, yo aún estaba algo tocada, pero la verdad es que desde que la había conocido me sentía muy fuerte y grande, grande como la torre eiffel, eléctrica. Es que en cuanto la vi pensé, vaya, pero si esta chica es guapísima y yo haciendo el idiota en el psiquiatra hablando de mis idioteces.

Durante la conversación, salió el tema de mis manos un poco cortadas. Yo le dije que era de ir en moto. No se me ocurrió nada mejor. Y entonces Sofía me las acarició. Pensé que era un buen momento para besarla porque si se pasa el momento del beso, luego estás nerviosa todo el rato pensando en el beso. Es como cuando estás en clase y esperas a que te toque el turno para salir a la pizarra, es mejor salir la primera y listos. Así que nada, apenas hablamos veinte minutos y nos fuimos a la habitación porque yo le había prometido algo a Lennon y con un beatle no se juega.

Cuando miré el reloj eran ya las nueve de la noche. Teníamos el estómago vacío. Así que antes de despedirnos entramos en un bar y nos pedimos un frankfurt. Y fue entonces cuando pensé, qué abrigo azul más bonito lleva Sofía, si yo fuera su chica no estaría triste nunca más. Y si alguna vez me dejara, volvería a este bar a esperarla toda la vida.

El caso es que a mi me encanta ese abrigo y no hay manera de que llegue el frío.

Me gusta improvisar contigo



Hoy me he sentido en paz. He asumido una hecho pendiente de catalogación. La etiqueta ganadora ha sido "derrota". Esa es mi lógica aplastante de hoy, por supuesto he eliminado matices para no liarme. La lógica aplastante es así, si esto lo otro y punto. Las lógicas mal implementadas nos llevan al bucle. Así que... me siento muy feliz. He llamado a mi antiguo ejército, qué tal estáis chavalotes, y les he comunicado que sí, que efectivamente perdimos, que ya pueden dejar de beber y de ir al psicólogo, pero les he recordado que tenemos un no defecto muy particular del que debemos sentirnos orgullosos y el cual nos reporta muchas alegrías. Venga, Valientes.

Me gustaría hablar de Nueva York o Singapur, que parecen lugares para hablar, pero no va a ser así.

Me encanta el sepulcro de Pere el Gran, en el Monasterio de Santes Creus, porque es una gran bañera, una gran bañera de bañarse! de pórfido morado, el color de los emperadores. Como Pere El Gran murió joven, tuvieron que improvisar y pensaron que en su bañera favorita descansaría sonriente toda la eternidad. A mí, aunque no sea verdad, me seduce esta historia.

Las pasiones cotidianas deben llevarse hasta la tumba.



qué raro es todo



Nadie nos entiende. Tenemos el síndrome adolescente tardío. Necesito muchas horas de cine. Caminar con las manos en los bolsillos para tener lo mismo que pierdo. Debería tocar más la guitarra y menos la flauta. A partir de mañana voy a quedarme en blanco cuando no sepa que decir.
Esta canción no. Esta tampoco. Esta sí. Veo a Clara que camina junto a la profesora. Hace un par de semanas le pregunté extrañada:
- ¿por qué te has matriculado en esa asignatura? Me han dicho que es bastante aburrida.
- Bueno, es que me encanta la profesora. No es como parece en clase.

Esta mañana iban paseando por el campus ella y la profesora. Hablaban y movían las manos. Clara parecía tan feliz que me he puesto a cantar por ella. Creo que no caminaban por la universidad, creo que estaban en otra parte.

Me he metido en el coche y me he ido. No sabría como definir el día de hoy.

Consejos para el flautista




video


Un buen flautista debe saber soplar con precisión, ser capaz de situarse frente a una vela y lanzar el aire en su justa medida hasta conseguir que baile la llama. Pero jamás, jamás, jamás dejará que se apague. Si eso sucede significará que ha soplado demasiado y que todos sus esfuerzos han sido en vano. Se quedará a oscuras.

Me pregunto si lo estaré haciendo bien contigo.


El domingo es mi cumpleaños

Estoy tan nerviosa. Qué será, será... "Estático y estético". Las dos únicas pistas que tengo.

El otro día se me rompió el único anillo que me he comprado en la vida, se cayó al suelo y un mini amarillo hizo diana y pasó justo por encima. Sofía me dijo que eso era algo significativo. La de la tienda de anillos se emocionó cuando se lo dije. "Es que es mi primer anillo". Inmediatamente, para estar a la altura del acontecimiento, la mujer se metió en la trastienda y salió con un vestido negro, los labios pintados de rojo y una copa de vino. "Algo así merece un poco de celebración", dijo. De todos modos, el anillo no me ha durado ni un mes. Una lástima. Pero la verdad es que no era un anillo importante. El primero nunca importa tanto como el último.

bonus

Me gusta que se acuerden de mí si ven a Elvis en una moto, como le ocurrió a quién me envió esta fotografía.



O si encuentran un comic de aviadores y espías hecho añicos en el suelo un domingo en el Rastro. Que hay cosas que la gente no quiere.




Creo que si se acuerdan de ti te dan vidas extras. Así que gracias por los bonus, espero saber usarlos sin caer en trampas de malos.

Me he presentado a un concurso de Podcasts. No es por el premio es por participar. He presentado 3:

- "La colchoneta". Es una versión del que ya colgué en mi poscast porque usaba una canción de fondo que no era mía, concretamente era de la bso de Rebeca, por eso he compuesto una melodía para que sirva de fondo musical a la película imaginaria que nos dice que lo siguiente que sucederá será extraordinario. Todo lo demás sigue más o menos igual.

- "Si yo fuera piloto". Lo he presentado porque no es exactamente una canción, es un post cantando, aunque eso no lo he podido especificar. Pero bueno, da igual, no es un detalle tan importante.

- "Eva se va". Este no lo había grabado antes. Es un poema que escribí hace un par o 3 años, es de la primera etapa del blog. La frase musical de fondo era el inicio de una canción que intenté hacer un día pero como siempre la dejé a medias.

entre aquellas nubes vislumbraste la estrella polar





El séptimo día los cimientos del edificio se llenan de música. He aprendido a hacer truchas con jamón. Primero se tienen que bañar en leche durante dos horas.
A veces me comporto como si fuera una estúpida. Conduciendo, he echado de menos la luz lunar de aquella tarde y la lluvia en la plaza. Los días fríos de diciembre pero tan alegres en la calle. El mapa que me devolvió el mundo también indicaba la lluvia y el rayo. El frankfurt. La parca de color azul. Jamás comeré en pijama, jamás. Qué lejos me he ido, parece que desde aquí puedo ver como apareces por primera vez en un paso de cebra. En realidad, las piedras que lanzo son todas para mí.

Algunas veces pensaba que no se habían querido nunca hasta que descubrí las cartas que se escribían en el año 63.

Pero la sombra de los gigantes nos tiende la mano.

Sobre Cristina Peri Rossi



Publicado el 4/10 en El Periódico:

"El director de Catalunya Ràdio, Oleguer Sarsanedas, pidió ayer disculpas a la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi y le ofreció volver a colaborar en la emisora. Peri Rossi había sido despedida días atrás como colaboradora del programa Una nit a la Terra porque no habla en catalán, sino en castellano. La escritora denunció ser víctima de persecución lingüística y el caso llegó ayer al Parlament, donde el líder de Ciutadans, Albert Rivera, acusó al presidente catalán, José Montilla, de iniciar una "limpieza lingüística" en los medios de comunicación de la Generalitat. Peri Rossi no le dio ayer una respuesta concluyente a Sarsanedas. Su conversación fue telefónica y breve; una primera toma de contacto, según fuentes conocedoras de la conversación. Ambos quedaron en reunirse esta misma semana para que Sarsanedas concretase la oferta de reincorporación. El director de Catalunya Ràdio no tendrá inconveniente en que la escritora elija otro programa de la casa si le resulta incómodo volver al mismo del que fue despedida. "



Lo que dice Peri -Rossi sobre el tema.









Tengo posibilidades



Hoy he ido a mi antiguo instituto a solicitar el certificado de nivel c de catalán porque tal vez lo necesite algún día, y de paso he recogido a mi prima de doce años que ha empezado este año. Lo he visto todo más pequeño, es curioso como con los años lo que antes veías muy grande se va volviendo pequeño, como si te alcanzara una miopía por dentro con letras muy pequeñas e imposibles de leer.

En conserjería, la secretaria estaba hablando por teléfono -por el tono, con una amiga-, ha tapado el auricular y me ha preguntado "Qué querías?". Cuando se lo he dicho ha pegado un grito, "Estherrr" y ha venido la tal Esther. Me ha dicho que tenía que llevarle el libro de escolaridad de Primaria o de Educación General Básica en mi caso, para verificar que también había estudiado catalán en el colegio y no sólo en el instituto.

Luego he dado una vuelta por los pasillos y he entrado en el lavabo para ver si todo seguía igual. Ha venido una mujer y me ha preguntado que si buscaba a alguien y le he explicado que en realidad sólo estaba dando un paseo sentimental porque era una antigua alumna. La mujer, amablemente, me ha acompañado hasta la puerta y me ha dicho que estaba prohibido dar paseos sentimentales. Qué gente más insensible, he pensado.

Cuando he vuelto a casa he buscado el libro de escolaridad y por suerte lo he encontrado junto a mi primer dibujo, un folio lleno de rayotes de todos los colores. Revisando mis notas, he visto que desde 1º hasta 7º de EGB saqué notable en catalán durante todos los cursos, y en 8ª un excelente. De nota global de la EGB tengo una Matrícula de Honor, porque yo llegaba a casa y mi único objetivo era hacer los deberes para que me diera tiempo de ver los dibujos animados que empezaban a las siete. Luego he leído los comentarios que anotaba mi tutora: niña muy centrada y responsable. Tiene posibilidades. Supongo que con los años he ido perdiendo mi punto de equilibrio. Lo de "tiene posibilidades" me ha hecho gracia. He imaginado a unos extraños con bata exprimiéndome el cerebro para tratar de sacar mis posibilidades. En cualquier caso, estoy contenta porque he encontrado todo lo que necesitaba y mañana tendré mi certificado de catalán. Que yo sepa, aún no hace falta ser nacionalista para que te lo den. -(risas)-

Siempre he querido tener un blog blanco, solo blanco, con las letras flotando en el vacío. Pero a veces también tengo ganas de tener un blog negro, oscuro, sin focos, en un callejón íntimo y sin ruidos. Hace un tiempo descubrí el origen de la canción Heartbreak Hotel, por lo visto está inspirada en una noticia publicada por un periódico sobre un hombre que se había pegado un tiro en un hotel dejando una nota donde únicamente ponía: "It's down at the end of lonely street". Y de esa frase surgió todo lo demás. Me parece una buena historia.

Llevan toda la tarde llamándome del banco para que invierta en no sé qué, pero yo no me quiero poner porque me parece que no tengo suficiente dinero para invertir en nada. Se deben equivocar de persona. Eh, pero aún me quedan las posibilidades que anotó mi tutora Pilar hace 14 años. ¿O las posibilidades se van gastando?





naranja y de plástico





Al gigante en miniatura de corazón naranja le encanta mover las caderas y levantar los brazos hacia el techo.

Ya no voy en metro y me alegro, ahora me levanto a la hora que antes empezaba a trabajar. Paso por el parque después de las ocho. Hace 5 meses me preguntaba: ¿cómo será el parque después de las 8? Ahora ya lo sé. A las nueve menos cuarto lo cruza un ejército de niños y mochilas. Como hormigas llevando migas de pan. Y pasadas las nueve vuelven el silencio y las incógnitas.

Me estoy acostumbrando a llegar media hora antes al campus, he descubierto un banco muy tranquilo en el que me siento a ensayar con las baquetas. Es uno de los mejores momentos del día. La ciudad queda a mis pies, toco los áticos con la punta del zapato y alargo la mano para rozar la línea del mar. Me parece un lugar magnífico, que sobrevive a la rutina de todos. Si le haces una foto, el sol sale lila. Esta debe ser la señal que indica que se trata de un lugar fuera de lo común.

En la clase de danza empezamos haciendo un ejercicio que me encanta. Tenemos que imaginar que un monstruo, el de la pereza, nos sale por la boca... Luego nos tiramos al suelo como cuando le disparan a uno en las películas de vaqueros.