Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

Aviso técnico

Los que veis mal el blog tal vez sea por la resolución de vuestra pantalla. Trataré de solucionarlo un día que tenga tiempo para entretenerme con el código.

(editado)
He intentado arreglarlo pero ahora no me gusta como se ve en la mía :D

pegatina

Dos niñas de clase me han regalado un dibujo en el que salgo con un biquini azul y el pelo muy rojo tomando el sol en la arena con palmeras alrededor. En el cielo de la playa han dibujado un avioneta. Para bien o para mal los niños te desenmascaran en seguida, me han intuido playera y aviadora. Otra niña me ha mostrado una pegatina y me ha dicho: cierra los ojos y pide un deseo. Cuando los he abierto, ha soplado la pegatina y me ha dicho sonriente: ya está, se te cumplirá. Hay una pegatina en el mundo que conduce mi deseo a la realidad, y ya está, así de simple. Estoy fascinada. Ni genios de la lámpara, ni velas de pastel, ni uvas de fin de año: una pegatina.

Voy a seguir ganándome mi billete de vuelta contigo

Estoy del revés. Me cuesta aguantar hasta las seis de la mañana bailando. Cuando salgo por la noche y miro el reloj siempre son las 3:30. Debe ser mi hora clave para decidir si me voy o me quedo hasta el final. Lo mejor de salir es volver con Sofía, es el aliciente. Volver con ella. Por eso siempre me pongo muy guapa para asegurarme la vuelta y el domingo. Hay que vivir al día, cuando sientes que tienes algo seguro es cuando empieza a desaparecer.

A las dos del mediodía unos niños gritaban y jugaban con un perro en una terraza. Nos hemos despertado. Yo cada vez la veo más guapa, tanto que me dan ganas de morder la almohada y marcar los dientes. La primera vez que me desperté con ella y vi sus ojos a partes verdes, azules y amarillas pensé que debían ser la solución a cualquier mal, que si lograba verlos cada mañana sería inmune a todo. Y aún lo pienso.

Con el pelo un poco mojado hemos ido a buscar pizzas a la pizzería que siempre está llena, y yo me he acercado a la tienda de comi…

El Fax

Hoy he tenido una entrevista. No quería en absoluto destacar pero cuanto menos te interesa algo más interesante pareces. Todos me miraban intentando adivinar mi futuro. He paseado por calles que no conocía y he entrado en un bar a tomar café. Había una chica sentada con el pelo por dentro del abrigo. Me gusta la gente a la que se le queda el pelo por dentro del abrigo

Más tarde he llegado a casa y una luz verde parpadeaba en el fax.

Hace un par de semanas mi padre compró un fax.

Él cree que es bueno tener uno. Una máquina por la que metes un papel y segundos más tarde lo hace aparecer en otro lugar diferente, no deja de ser un misterio si lo piensas bien. Más o menos le dije que lo del fax era un trasto, que no somos una familia que se pase el día enviando fax y que además para eso teníamos la copistería en la calle de arriba.

Por supuesto llegó el momento de probar el fax. Yo me negué a colaborar, claro. Por eso fue mi madre la encargada de darle cuarenta veces al "ok", de m…

Luminis fons

Cuando volvía de tu casa me he cruzado con el coche de una funeraria. Lo conducía una chica joven, rubia y tan luminosa como Scarlett Johanson protegiéndonos desde los edificios. Cada mechón de su pelo irradiaba luz y una energía que podría describir pero siempre sería menos. Como si de tanto transportar muertos la vida se le hubiera acentuado en exceso. Esa ha sido mi impresión y ha durado más o menos un semáforo.

En la esquina he visto a una pareja que se hacía una foto en una plaza normal, me refiero a una plaza anónima, una plaza no turística, una plaza de barrio. Las plazas de barrio no tienen nombre, suelen ser "la plaza de abajo" o "la plaza" a secas. Los políticos se empeñan en ponerles nombres de héroes que luego nadie recuerda. La pareja ha parado a un hombre que pasaba por allí para que les hiciera la foto. La cámara los ha inmortalizado justo cuando el coche de la chica giraba por la calle que lleva al cementerio. En ese instante mi radio ha dejado …

agenda de sintactos

Esta mañana un mensajero me ha traído un paquete. Era un móvil nuevo. El que tenía ha ido perdiendo todas las piezas. Prácticamente vivía en el suelo... hasta que se ha roto del todo. He sincronizado la agenda del Mac con la del teléfono para pasar los contactos que me faltaban. Lo curioso es que me han aparecido números que hace tiempo había borrado, es esa curiosa memoria de las tarjetas Sim, tan resistente y humana. No he descartado ningún número. Tengo un montón de nombres guardados para no responder si llaman. Soy despegada. Hija única. Te acostumbras a jugar sola.

Tengo mucho trabajo, mañana menos

Me gusta este vídeo porque sale un carrillón azul celeste, o mejor dicho, un "glokenspiel" como el mío.


Las 0:28, la hora más insignificante del planeta. Acabo de estudiar el que posiblemente sea el último examen de la carrera. Por eso me he comido un bombón.

Esta mañana (en clase) les he enseñado a bailar "el robot". Nos lo hemos pasado genial. Yo pensaba por dentro..."va por ti, sofía". Las cosas se han de hacer enamorada, de lo que sea, de una *farola si quieres, pero que se note.

He empezado a hacer un cuaderno de "Consejos para la vida", mi segunda entrada se titula "No repetir" y dice lo siguiente: "Cuando escribas procura no repetir demasiado las mismas palabras. Aplicar el cuento a otras cosas como no repetir demasiado una canción o te cansarás de ella, o no repetir demasiado un mismo plato de comida (menos la pasta, la pasta no cansa).

Tengo que desarrollar más la idea.


* Sofía no es una farola. Ni cualquier cosa.


Todo me parece nuevo

Hoy he pasado por el colegio en el que haré mis primeras prácticas. Es un colegio muy grande. Supongo que los niños lo deben ver muy muy muy muy grande, tres muy más porque a esa edad todo es el triple de grande. Los alumnos llevan uniforme y parecen Beatles desgreñados con los zapatos llenos de barro.

Las madres aparcan el todoterreno donde les da la gana y bajan a hablar y a fumar con las otras madres... mientras algunos conductores protestan a golpe de claxon. Me ha encantado ese ambiente de las madres a sus anchas colapsando la calle con sus coches. Un caos a las nueve de la mañana. Niños que se olvidan el desayuno, niños que llegan los últimos, mochilas andantes con niños debajo, flautas al borde la locura, botas de lluvia.

A las 9 y 12 minutos, justo cuando la conserje cierra la puerta, el lugar se transforma.

La calle despejada y silenciosa, un barrendero solitario sin papeles en el suelo, Música es Tres sonando en la radio y el cielo a punto de llover. ¿Quién no imaginaba …

Rachel, saltate las reglas del juego y ven a cenar conmigo.

He perdido mi primera partida de Hotel Dusk por llamar demasiado a la secretaria del jefe. Una pena que el juego no contemple una historia de amor. Para gente como yo podrían hacer alguna opción de ese tipo. Aún así me estoy divirtiendo mucho con esta novela gráfica interactiva para NintendoDs.

Le he contado a Rachel todos mis males, todos mis fantasmas y mis arrepentimientos. Si alguien te importa es mejor explicar lo malo al principio. Si después de todo aún te ve limpia y transparente, quiere decir que estás limpia y transparente.

Hola, ¿está Rachel?

Mis libros y tu poesía me protegen.

La noche de fin de año (me) comí las uvas en casa con mis padres y con mis perros. Mis perros se comieron seis uvas cada uno.
Luego brindé muy rápido, me puse el abrigo, lancé unos besos teledirigidos y me subí en el coche. La carretera que me lleva a casa de Sofía estaba vacía. Apenas había luz porque no la iluminaban los faros de ningún coche, únicamente los míos. Las fábricas de la autovía desprendían ese olor a pastelería tan extraño. Durante cinco minutos estuve conduciendo sola, la gente estaba en sus casas. Durante 5 minutos el mundo entero fue sólo para mí.

A la una volví a comerme las uvas con Sofía aprovechando que en Canarias aún eran las 12:00. Éramos las únicas invitadas a una fiesta retro de los años 50's, estuvimos toda la noche bailando Rock'n'Roll y Doo-Wop. Hasta que todo empezó a dar vueltas y vueltas y vueltas y vueltas, mientras nos reíamos de la gente que debía estar haciendo cola en los guardarropías.

Primeras observaciones del año

1) Mi agenda deseario de meteorología funciona pero con un día de retraso. Escribí que lloviera el 1 y empezó a llover el 2.

2) Si todos los deseos meteorológicos que escriba se van a cumplir puedo armarla muy gorda.

3) Lo malo es que las pegatinas me limitan bastante. Supongo que para los días que desee mucho viento tendré que usar las pegatinas de "secador". ¿Para qué sirven si no?

4) Sólo hay una pegatina de "nieve". Debo escoger muy bien el fin de semana. Febrero me parece un buen mes. En febrero nevará sobre vuestras casas.

5) Me esperan dos semanas de mucho trabajo.

6) Me esperan 6 meses de muchísimo trabajo.

7) 6 meses de muchos cambios. Espero que me gusten, si no tendré que comprarme otra agenda desearío y esta vez no será precisamente meteorológica.

8) Me siento muy agradecida por todo lo que tengo. Me siento tan agradecida que si pudiera escudarme en la locura, o algo así, daría las gracias a todo el que pasara por la calle (sobre todo por haber conocido a Sofí…