AUDIOPOST: Al final de todas sus cartas ponía "con hielo"




Película en blanco y negro. Club de jazz.

–Cuando bostezas te quedas durante un par de segundos sin oír nada. Al abrir la boca no sólo tragamos aire, también hay fragmentos de otras cosas: de canciones, de palabras, letras sueltas, ruidos de fábrica, motores, reactores y gritos de niños en el patio. Nos llevamos un bocado del polo norte y otro del polo sur. Es imposible escuchar nada más, el ruido es ensordecedor.

–¿Y por qué no oímos todas esas cosas que según tú nos llevamos para dentro?

–¡Es obvio! No las escuchamos porque nos dejan sordos.

–Mmm... está bien. Sigue.

–Vale. Por eso, cuando bostezamos tenemos que estar muy atentos a los labios de nuestro interlocutor, ya que un despiste podría cambiar el rumbo de todo, si eres de las que cree en los hechos que cambian toda una vida...

–Sí, lo soy.

–Bien. Imagina que –por primera vez– ella está a punto de decirte te quiero, pero en ese preciso instante empiezas a bostezar, te quedas sin oír nada y únicamente le ves los labios. ¿Qué es lo que leerás si no estás atenta?

–No sé...

Con hielo. En vez de Te quiero leerás en sus labios Con hielo.


_____________

Esta entrada es un audiopost. Haz clic en play para escucharla. También se puede descargar haciendo guardar destino como sobre el link. El archivo está incluido en el podcast del blog.

No es un poema

Cuando llegué aquí
el edificio de al lado no estaba en ruinas,
pero lo tiraron abajo
porque había dejado de ser lo que era.
Me pareció cruel y muy triste.

Únicamente dejaron en pie una pared
que aún conservaba los azulejos
de lo que había sido, tal vez, una cocina.

El solar se llenó de trastos inútiles.
Un día vi a un chico desmontando un reloj a martillazos.
Las hierbas crecían.
¿De dónde viene la vida que surge en lugares así?
Un hombre meó entre aquellos matorrales
una tarde de sábado.

Ese día escribí una carta
que no envié,
fui a la peluquería
y reservé mesa en un restaurante,
me probé una chaqueta de piel falsa
y bailé con ella frente a un espejo del Bershka.
Me la quedé, se bailaba muy bien.

El terreno lo compró una constructora,
anunciaron unos pisos carísimos que nadie podía comprar.
Quitaron de la foto la piscina
y a aquella mujer tomando el sol.

El precio bajó.
Me pareció bastante cruel y triste.
Según dicen,
los han vendido todos.

Han empezado a construir
y una grúa duerme cada día
detrás de nuestra habitación.
Han hecho un agujero y,
por las tardes,
cuando ya no hay luz,
dejan caer una bola de hierro
que sacude los cimientos
de nuestra casa.

Harta del ruido,
de la vibración de nuestras paredes,
he salido a dar una vuelta.
Una mujer me ha regalado
dos entradas para ir a un circo
de esos que visitan las ciudad.

Si acabara de conocerte las usaría,
al circo sólo podría ir de estreno.
De otro modo
me parecería cruel y triste.

Página en facebook: Suicidasbook



Nos caracterizamos por iniciar proyectos que al cabo de dos días nos da mucha pereza continuar, pero es tan excitante esa sensación de empezar algo nuevo... Así que, siguiendo nuestra estela de inicios, hemos hecho una página en Facebook titulada "Suicidasbook". Y estamos de suerte porque tenemos 49 seguidores y dirección corta (porque hasta que no tienes más de 25 personas a las que "les gusta" no te la dan):


La página Suicidasbook está dedicada a artistas que se suicidaron. Rendimos homenaje a todos aquellos escritores, músicos, pintores, actores y creadores que por diversas circunstancias decidieron poner fin a su vida. Por cierto, queda claro que no es una página para hacer apología del suicidio ni nada parecido. Es lo que es.



Link a la página Suicidasbook.



Frases subrayadas




Hoy he comido con una compañera en un bar que estaba lleno de obreros. También había dos tipos con una camiseta de la federación catalana de vela. Estábamos cerca del mar. Hemos pensado que en aquel sitio se comería bien y barato. Sólo había una chica sirviendo. Ha sonado por la radio Crazy de Aerosmith y la camarera se ha puesto a tararearla en voz alta. Momento irrepetible: la chica cantando, el local lleno de clientes hambrientos. Nostalgia en la cara salpicada de pintura de un hombre con mono blanco, tal vez recordaba el humo y los carajillos de hace un par de semanas. El café lo hemos tomado en la terraza. ¿Qué pensaría la chica mientras cantaba? ¿Qué pensaba el pintor? ¿Qué pensaba aquel hombre del coche rojo con el que crucé ayer una mirada mientras hacíamos caravana? Son minucias, sí. Pero las he visto. Son páginas con la esquina doblada.

Sobre el documental "Comprar, tirar, comprar", de Cosima Dannoritzer.





Cuando me cansé de la carrera de Historia del arte (unos estudios que dejaron de interesarme, de funcionarme, de apetecerme, de gustarme) empecé a estudiar informática. Hoy he recordado una de aquellas clases de programación. En concreto, la de un profesor que nos demostró que si las cosas fallaban y se estropeaban era porque estaban diseñadas para que al cabo de un tiempo dejaran de funcionar y el consumidor las comprara de nuevo. Esa idea nos dejó a todos temblando.

Hace algunos meses coincidí en una cena con alguien que recibía una llamada de Cosima Dannoritzer, que se encontraba en África, en los vertederos donde van a parar muchos de los aparatos que quedan obsoletos en un abrir y cerrar de ojos. Toneladas y toneladas de productos averiados que ya no queremos. Fue entonces cuando me hablaron del documental que estaba preparando sobre la obsolescencia programada. Todo está fabricado para que deje de funcionar, para que entremos como burros en la cadena de comprar, tirar y volver a comprar. El mensaje del documental va más allá. ¿Nos lo tomamos todo como un producto de usar y tirar? Creo que en el fondo... sí. Ahora todo se tira y se cambia en cuanto empieza a cansar o a funcionar mal: las amistades, el amor, el trabajo, etc. Nos lo ponen en bandeja. No digo que sea bueno o malo, únicamente me estoy dando cuenta de que es así.

Os recomiendo que veáis el documental porque es excelente y os va a impactar. Se emitirá en castellano en TVE (La 2) el próximo domingo a las 22:00. Ya se emitió en TV3 hace un par de semanas. Lo he encontrado colgado en catalán en Vimeo, en su versión larga. El que se emitirá en La 2 el próximo día 9 de enero es una versión corta.

Os dejo algunos links que os pueden interesar:

Entrevista a Cosima Danoritzer y trailler sobre el documental.



Encuentro digital con Cosima Dannoritzer. (Podéis enviar vuestras preguntas a la directora del documental)






Primera entrada del año 2011




Me siento como si hubiera pescado la mejor pieza del torneo.

He salido a comprar pasta fresca artesanal, y a cambiar un casco para bici Yakkay que nos han traído los reyes (pero no han calculado bien la talla de cabeza), y me he encontrado con una Ducati SportClassic biplaza gris, como la de la chica del blog comunitario de ficción Hotel Melancoisla. La matrícula era bastante nueva, H nosequé. Las han dejado de fabricar y son difíciles de encontrar, así que he topado con un tesoro. No sé porqué, pero intuyo que es de la tienda que venden tocadiscos retro, estaba aparcada enfrente.

Ahora me voy a jalar mi plato de pasta de albahaca, a ver qué tal está. Es como si hubiera ido a comprarlo montada en la moto, es que me ha hecho mucha ilusión. Según el día, soy feliz con poco.