Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

Una vez

Una vez me enamoré de una chica que atendía en un estanco. No
sé si fueron los chicles de frutas tropicales que diariamente le
compraba o sus ojos de verano, pero siempre siempre -con la
fuerza de nunca
nunca- me imaginaba con ella en una isla.

Finales de febrero

Febrero siempre ha sido un mes para salvarse. Hubo uno en el que no. Pero ese, afortunadamente, forma parte del pasado y ya no tiene importancia. Pesa tan poco como el vaso vacío de mi café para llevar, el que ahora mismo se lleva el aire. En cambio, tú sí has vuelto, la que cambia sus ojos de color, la chica del frankfurt con la que quiero estar, la que pide fuego bajo un paraguas.

Nieve, mi grupo, Italia-Finlandia, y la mejor habitación doble

Esta mañana ha nevado. Ver nevar en casa es mejor que ver nevar dentro del coche pensando en que te vas a quedar tirada en la carretera. Es relajante. Los copos de nieve, tan blancos, caen del cielo como plumas. He pensado en aquellas tardes en las que una canción volvía para rescatarte. Volvía de algún lugar en el que las canciones esperan su turno, desde la cadena de montaje de alguna fábrica ubicada en un barrio industrial. Algunas cosas bonitas proceden de lugares horrendos. Lo cierto es que la canción no ha aparecido, por eso, ahora debería hacer un esfuerzo y recordar alguna, y eso sería muy falso por mi parte. Pero podría rescatar alguna de las canciones que grabé el viernes por la tarde con mi grupo. Mi grupo somos dos. Un guitarrista, y yo a la voz y a la otra guitarra. Hacemos canciones delicadas y frágiles, como copas de cristal. Las tocamos de puntillas, de otro modo se romperían. Este viernes recuperamos un viejo tema mío, el preferido de Ike: "Italia-Finlandia"…