Post 999 Un amanecer muy largo




Caminar y correr por las mañanas me ayudó a visualizar caminos en mi cabeza. En enero no veía ninguno. A pricipios de marzo empecé a ver el que pisaba. Uno de esos días de reflexión en movimiento y al aire libre, que ahora recuerdo con nostalgia y cariño aunque apenas haga unas pocas semanas, me detuve y escuché el viento sisear entre unas cañas. Tuve el presentimiento de que aquel instante o aquel lugar poseía un significado oculto, algo imposible de captar con un gps. Darte cuenta de que te has perdido como primer paso para encontrarte. 

Luego empecé a trazar otros caminos. Tengo un invernadero de sueños. Están protegidos, es verdad, así se mantienen con la temperatura y la humedad exacta. He plantado muchas semillas distintas. La historia que llevo en mi cabeza, que no es más que la mía, da giros inesperados y, a veces, en algún momento del día, se diluye. La historia que yo llevo conmigo empieza a salir del círculo en el que estaba encerrada. Ahora sé que hay algo de mí en cada uno de esos sueños proyectados y que empiezo a sentirme multiplicada. Lo he comprendido esta tarde cualquiera de domingo al escuchar la canción Hvor Vi Henne, de Boom Clap Bachelors. No tengo ni idea de lo que dice la letra, pero para mí que habla de estas cosas. Hay canciones que son un amanecer muy largo. Otras veces son un beso.

Post 998 ensaladas empaquetadas




A la una del mediodía siempre veo a un grupo de chicos con traje y corbata. Hablan en inglés. Siempre me pregunto qué hacen aquí. ¿Trabajar? ¿De qué? ¿De dónde son? ¿Les gusta estar aquí? Llevan una ensalada comprada en el supermercado. Yo a veces también la compro porque llevan un tenedor dentro y es lo más. Comen rápido en un parque y toman una bebida energética. Se ríen de algo, hablan de lo suyo. Se les ve contentos. Luego se van sin dejar rastro.  Yo a veces me siento como alguien que no camina por esa acera que pisa todos los días. Mis pasos deben estar en otro lugar. Pero tampoco. Es que yo no quiero estar ahí y por eso no estoy del todo. No quiero empaparme de nada, estoy a medias. El día que descubrí el parque en el que la gente come fue una alegría. Pensé que éramos de la misma tribu y que por fin nos habíamos encontrado. Lo único que teníamos en común era que nuestra comida no estaba recién hecha.
Algún día leeré esto y me reiré mucho. 

Tengo la esperanza de que en el post número 1000 pase algo increíble.

Post 997: Nadie puede ni debe tener tal superpoder



Desde que se inició esta especie de periplo personal en el que cada día reconstruyo el puzzle y cada madrugada una pieza se mueve, he esperado a que por arte de magia todo se resolviera. Qué fácil sería que alguien me cogiera de la mano y  dijera: Ven, ya verás, te voy a llevar por el camino correcto; voy a despejar todas tus dudas; no temas, porque voy a espantar a todas las ratas y voy a iluminar la vía del tren por la que caminas a oscuras; inventaré un final que te guste y te haré compañía en tu insomnio; te diré qué canción escuchar por las mañanas; le pondré filtros a lo que no te gusta; te prepararé tu comida favorita. Como un director redirigiendo una orquesta perdida. Y hoy, a las 4:30 de la madrugada, de nuevo en ese lugar llamado insomnio, he pensado: "¿Y por qué no eres tú misma quien hace todo eso por ti? Si esperas a que los demás te salven, ¿qué pintas tú en todo esto? ¿Y en qué lugar dejas a los demás cuando ves que no llevan la capa de súper héroes? Es doblemente injusto para ellos y para ti." No he resuelto todos mis problemas, pero cada milímetro cuenta...

Post 996


the xx-crystalised from kuakuak on Vimeo.

Un vagón lleno de gente. Pero consigues sentarte. Piensas en la lotería, en los números al azar y en escoger la bola de la suerte –eso que cada uno comprende a su manera. Te ves reflejada en la ventanilla de enfrente, es una chica que mueve los labios porque está siguiendo la canción que escucha en los auriculares. Eres tú, pero te recuerdas de muchas maneras distintas. Google para recordarse, el acto de reconocerse, el amor dentro de un puño que no abres. Eso que cada uno comprende a su manera.

miedo

Mañana cierro un paréntesis. Fuera de él imagino criaturas monstruosas y una oscuridad desconocida. Me siento pequeña con mi linterna a pilas.

Pero he descubierto que mi sombra es mucho más grande que yo.




Y eso es lo que pensé


Boom Clap Bachelors - Løb Stop Stå


Ayer tarde me tomé diez minutos para no pensar en nada. Lo único que conseguí es no pensar en asuntos relevantes. Todos los pensamientos que tuve fueron instantáneos, como polaroids, hechos al momento. El airecillo movía las aspas del aparato de aire acondicionado. Y eso es lo que pensé. Una hormiga que iba sola cruzaba la terraza.
Y eso es lo que pensé. El sol me daba en la cara y en los brazos, hacía calor.
Y eso es lo que pensé. Mis pies estaban descalzos y noté un cosquilleo.
Y eso es lo que pensé.

Luego aparecieron lágrimas en mis ojos y con el sol creaban un efecto precioso, como de videoclip bonito que dura poco. Y eso es lo que pensé. La cosa se estaba torciendo.
Quise volver a pensar en la soledad que cruzaba la hormiga.

Evoqué a algunos amigos que han hecho algún sueño realidad. En personas que, de algún modo, he visto como iban trazando su camino. Y en otras que no pudieron hacerlo.
Y eso es lo que pensé.


Perros flacos y noches luminosas



El amor ciego

Como perros flacos
Corriendo ya sin aliento
Tras una liebre mecánica
En el canódromo

El amor correspondido

Una gran ciudad
Con callejuelas y avenidas
Balcones, noches luminosas
Barrios marginales

Ojos oscuros en Japón

Jamás pude poner en ningún perfil
Que mis ojos cambiaban de color según el día
Están cargados de tinta negra
No puedo llorar sin darme cuenta

En un viaje a Japón
Algo me puso triste
El camarero de la taberna
Aprovechó mis lágrimas
Y dibujó un kanji

Dijo
Llévalo contigo
 本