murmullo

En la calle hay un murmullo. Duerme acurrucado junto al banco en el que se sientan 1) los adolescentes, 2) las señoras, 3) los borrachos, 4) los turistas. Si un día te sentaras junto al murmullo y le acariciaras las orejas, le dijeras palabras lindas, le dieras un pedazo de pan, murmullo se iría contigo, serías su Scarlett Johansson.


 

Creo en esa luz

Recuerdo soñar despierta con la luz de aquella casa de videoclip. No casa de película, casa de videoclip. Es importante la diferencia.

Hallé la luz y estaba despierta, pero no soñando.

Un verano de videoclip musical.



Reloj pasatiempo





Lo que más me gusta de estar en el pasado –respecto a la franja horaria de España– es que cuando cierro la puerta, salgo a la calle, miro el reloj y son las seis de la tarde, pienso que al otro lado del océano todos están ya durmiendo y que yo, por lo tanto, formo parte del mundo de los sueños en los que se cierra una puerta, se sale a la calle y son las seis de la tarde. Y una bicicleta está anclada en la escalera de emergencia.

Cachái?

Llevo un mes viviendo en Chile, en el centro de Santiago. Me siento libre y muy lejos, en el fin del mundo si me fío del mapa que hay en mi cabeza. Es una ciudad excepcional, llena de contrastes y de vida. Es la primera vez que es invierno para mí en julio y agosto, pero se trata de un invierno emocionalmente veraniego que me está llenando de calor y de luz. 


Estoy conociendo a personas maravillosas, son amables, acogedoras y muy simpáticas conmigo, me han abierto su casa, su corazón y me han invitado a probar los mejores platos de su cocina. Y más, mucho más.

La visión de la cordillera nevada desde cualquier lugar, omnipresente y grande como el amor, es siempre como una alucinación.

Curiosidades:

Me gusta mucho el pan de aquí; creo que jamás en mi vida había comido tanto pan, está riquísimo. En concreto, las marraquetas son mis preferidas, son unos panecillos tiernos y blanquitos, con mucha miga; también me gustan las hallullas, que tienen forma de torta y están hechas con mantequilla; y el pan amasado, que son unos bollos caseros hechos con manteca.

Los primeros días me costaba entender el español que hablan los chilenos pero ahora ya sé algunas palabras clave. Sin duda la que más usan es "huevón" pero la pronuncian tan rápido que sólo escuchas "huon". En whatsapp se escribe "wn". Se usa como coletilla al final de las frases, parecido a nuestro "tío", sirve para designar a alguien en general. De ahí se deriva huevada, hueviar, etc. También se usa mucho decir "al tiro", que es una expresión para decir en seguida, ahora mismo. Cuando una cosa mola o es guay se dice que es bacán. Se puede sustituir perfectamente nuestro "mola" por bacán. Por ejemplo, 

- Este viernes voy al concierto de Anita Tijoux.
- Bacán!

(Yo hago una mezcla y digo guay bacán)

Si algo te apetece, puedes decir que te tinca,

-Te tinca ir al concierto de Anita Tijoux?
- Sí, me tinca!

Cachái se usa al final de las frases y quiere decir ¿entiendes? ¿lo pillas? Es mi palabra preferida.

En cuanto a la pronunciación o acento, no usan la forma vosotros de la segunda del plural, usan la forma ustedes. Así que aunque estés con tus amigas de toda la vida las vas a tratar de usted, "fueron al conceirto de Anita Tijoux?" y no "Fuistéis al concierto de Anita Tijoux?". E incluso se usa para la segunda forma del singular sin connotar formalidad.

Las "c" se pronuncian "s". Y las "h" a principio de palabra suenan levemente aspiradas. Creo que tampoco se dicen las "d" entre vocales, nada es naa y todo es too.

No se pronuncia las  "s"  a final de palabra.

La ch también tiene su qué. Los sectores más populares la pronuncian sh y la gente pija (o sea cuica) la hace tsch. Shile vs Tschile.