Ser adulta, mi nuevo plan



Te veo tocando con tu banda y me reconozco en tus gestos y en las pegatinas de tu guitarra, y en todas las noches largas, y en nuestro veranos de los doce años, y en la isla, bajo el agua, porque compartimos alguna de esas máscaras que se llaman persona y también alter egos. Me gusta que hayamos decidido ser adultas y estar juntas en los días luminosos y en los aparentes callejones sin salida. Vamos a ayudarnos en esta misión, en este plan que nos traemos entre manos. Vamos a ser adultas -dices- porque es justo lo que estábamos esperando. Sé lo que quieres decir. Es esperanzador. Tengo la sensación de que todo es novedad desde que lo hemos decidido. ¿Hace una semana? No, no, hace más tiempo... pero ahora tenemos más pistas, más piezas y lo comprendemos. Seguro que vendrán momentos extraños y que, como si estuviéramos desenganchándonos de alguna adicción, pasaremos por algo parecido a un síndrome de abstinencia, pero insistiremos las veces que haga falta y seremos constantes. Lo hablaremos todo sin ningún juez.

Amanecer, calles silenciosas, el jardín salvaje no está abandonado, las enredaderas trepan por el muro para asomarse a la ciudad.

Comentarios

  1. Ojalá pudiera dejar de ser adulta ya mismo.

    ResponderEliminar
  2. Ser adulta es un tostón. El trastorno de identidad ese de hablar contigo misma como una chiflada me mola un poco más, pero también me da miedito. Voy a veros tocar, queridas.

    ResponderEliminar
  3. Ser adultos está bien, siempre que no tengamos larvado al niño que fuimos.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que llegaré a ser un viejo de ochenta años y no habré logrado ser un adulto.

    ResponderEliminar
  5. No recuerdo haber decidido ser adulto, creo que simplemente pasó y ya no hubo vuelta atrás...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  6. No crezcas nunca, es una trampa. Un día tienes sueños e ilusiones y al siguiente te estropea la semana el no encontrar en el mercadona tu marca favorita de lavavajillas

    ResponderEliminar
  7. Ser adulto en compañía es a veces difícil sobre todo si el cuerpo pide gritar y patalear. Me ha gustado mucho el post lo que he entendido y lo que he intuído. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje