QUÉ MALA SOY DOSIFICÁNDOTE

QUÉ MALA SOY DOSIFICÁNDOTE
Mi avioneta repetida muchas veces

19 de abril de 2015

Fotocopia: futbolines




Un rayo de luz se cuela entre el marco y la puerta entreabierta de mi habitación. Se estrella en mi frente y me despierta, parece una señal divina.  Abro los ojos. ¿Qué es esto? Y lo recuerdo. Joder, soy yo, es la vida, es un nuevo día.

Esta mañana hacía calor en la cama. Ayer también. Me he quitado la camiseta y la he tirado por ahí y me he tapado con la sábana. Es una sensación tan agradable... taparse con una sábana de algodón ligera y fresquita. 

Algunas de las sábanas que tengo por aquí tienen historia. Pertenecen a un ajuar y están bordadas por mi abuela D. Murió hace ya muchos años. Cuando me tapo veo las iniciales de mi padre: R.S.F. Hay unas que llevan un bordado muy gracioso: Siempre juntos. Muy bonito, sí. El otro día se habló de mi abuelo S. durante una comida. No sé por qué apenas sé nada de él. Era muy alto y tenía los ojos claros. Se pronunció una frase intrigante durante la reunión familiar. Alguien dijo: "al abuelo lo mataron los futbolines".


al abuelo lo mataron los futbolines
al abuelo lo mataron los futbolines
al abuelo lo mataron los futbolines
al abuelo lo mataron los futbolines
al abuelo lo mataron los futbolines
al abuelo lo mataron los futbolines









16 de abril de 2015

Insertar un vídeo en una fotocopia es alta teconología, y lo sabes.



Me gusta salir a la terraza con la guitarra y ponerme a cantar. A veces pasan cosas bonitas. Como ayer. Las estelas de avión persiguiéndose o el casi imperceptible movimiento de la persiana. Eso equivale a enamorarse. O a estar bien en el trabajo. O a tener las cosas claras. A aniquilar la nolosedad.

Ayer, mientras desayunaba, pensé en hacer un viaje largo en coche y en pasar alguna noche en un cámping. No es necesario que suceda todo a la vez. Puede parecer una tontería, pero nunca he ido de cámping. Un día fui a visitar a unos amigos, pero nada más. Comimos, pasamos la tarde y me fui. Esa es toda mi experiencia en un cámping. No me gustó demasiado, pero suelo dar muchas oportunidades. También quiero bañarme en un río. Eso sí lo he hecho algunas veces.

En cuanto al viaje en coche, dibujé una línea recta desde Barcelona y me llevó a Oporto. Luego recordé que tengo pendiente visitar Cartagena y bajar hasta Almería. Y también quiero ir a Soria a conocer Casa Tía Julia. Así que no sé hacia donde trazaré la línea.

Hoy hace 367 días que conocí a P. Era primavera, los árboles tenían florecillas blancas, los pájaros cantaban por la mañana en Manhattan. Parece que me lo esté inventando. Creo que P es la persona más equilibrada del planeta Tierra. Tiene mucha paciencia. No se desespera. No juzga. Quiero copiarme un poco.

A. me ha ayudado a resolver un problema matemático y luego me he reído con ella.

Este viernes voy a una fiesta de cumpleaños y M. y yo vamos a llevar ¡Tequila!

(Hacía tiempo que no usaba iniciales en el blog. Será que estoy  reconciliándome con la vida y vuelvo a ser normal. Ay, qué alivio.)