Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Solucionarlo todo

Ayer estuve aguantando bastante el tipo hasta que viendo el documental The Archivettes escuché un poema (no cito autora o autor porque no aparecía en los créditos finales, pero me encantaría saberlo): 
Te vi cruzar la calle ligeramente encorvada sin reparar en mí Y sonreí al ver esa mezcla  de torpeza, gracia y fuerza. 
Entonces, de repente,  sentí miedo de los coches,  de las calles que cruzas,  de los días que pasan.  Me sostienes como una vaso sostiene el agua.  Te pueden hacer añicos como el cristal.
El poema me dejó tocada, me quedé una hora mirando los árboles por la ventana, sobreviviendo. Luego cogí la pala de ping pong y me puse a hacer toques con la pelota en el pasillo, para sobrevivir más, hasta que decidí salir a la calle a que me diera el aire. Casi mejor.
Hoy ha sido un día totalmente distinto al de ayer. He quedado por primera vez con un amigo, no nos veíamos desde febrero. Luego he tenido dolor de cabeza, como si después de tantos meses sin vida social hubiera cometido un exceso, …

Entradas más recientes

Dos palas de ping pong

Cementerio vs Terrazas

Oops, I did it again

Lunes intenso

El nombre de los árboles

Caduca en 60 días

El sol cada vez está más alto

Siempre son las dos de la madrugada

La más bonita saliendo del agua

Alter egos alterados - 50 días confinadas