Ir al contenido principal

Entradas

Un extra de energía

Mi cumpleaños me ha dado un extra de energía y me ha subido el ánimo hasta la cima. Una fiesta llena de amigos a los que quiero, dormir en los brazos de esa chica que empezó a interesarme en mayo, tras nuestro peculiar affair autoeditado, y besarnos largo en la entrada del metro, por la mañana, con el sol en la cara y una resaca monumental. Para acabar, un concierto increíble de Anna Calvi, que toca su telecaster de un modo tan bestial y sensual que nos ha dejado atónitas, no hace falta decir que hemos fantaseado intensamente... Estoy muy contenta de haber visto su evolución en el escenario desde 2011 (aquel concierto en la KGB). Anna Calvi será una de las grandes dentro de uno años, será una PJ Harvey (aunque no creo que se le parezca musicalmente). Y para acabar, cena con el Chico de los 1000 conciertos mientras caía el diluvio universal.
Hoy toca ser muy feliz.
Entradas recientes

Se aburre y se droga

Después de trabajar, he ido a la piscina. Desde hace unos días me aburro al llegar a casa. Pienso, ¿y ahora qué? Y me pongo a tocar la guitarra, y ya se pasa la tarde y es la hora de cenar. Puede que sea el inicio del otoño. El viernes me entró una soledad repentina a las seis de la tarde y no recuerdo qué pasó luego. Creo que acepté mi soledad y anulé una cena. El sábado me pasé el día fuera de casa con unas y con otras, y acabé la noche en el callejón hablando y conociendo gente. A veces, me sorprende ser una persona tan sociable. Seguramente es una cuestión de adaptación al medio, de supervivencia. 
Hoy he salido antes de casa y he visto a la chica de la bici caminando. Ha puesto cara de sorpresa y yo también. No la esperaba. Creo que es bastante alta. Mi teoría es que vive por arc de triomf. Mi teoría es que me he buscado una especie de entretenimiento matutino para no aburrirme.
Espero remontar los ánimos esta semana, pero también debo contar con la posibilidad de que todo conti…

¿Melancolía o menstruación?

La euforia del fin de semana se fue diluyendo poco a poco, como la luz de la tarde, que va desapareciendo. Observo las calles y el paisaje del barrio está cambiando, cada vez hay menos fábricas, y donde estaban, quedan descampados que conservan alguna huella de lo que allí ocurrió, casi como esos destellos que a veces me atrapan, los restos de algo que yo amé, supongo, algo salvaje. No sé si estoy nostálgica. Melancolía o menstruación. A veces, no puedo dejar de esperar. A veces, no puedo dejar de prepararme. Esta canción me encanta. Estaré tan preparada, que ni siquiera vas a saber lo que me cuesta a día de hoy.
Ya empieza a hacer frío a las 7:30.  Hay una chica que me sonríe cuando nos cruzamos justo al amanecer, a veces antes, depende del día. Hoy ha sido la primera mañana que he esperado conscientemente a que ocurriera y me he preparado para mirarla, como si pudiera lanzarle algún rayo mágico. Me cae bien. ¿Cómo se llamará? ¿Dónde irá? ¿Qué música le gusta? ¿Cuánto hace que no va…

Notas que me encuentro en mi móvil

Algunas notas antiguas que me encuentro en mi móvil, como islas solitarias:


...

somier y colchón
 a las 10

...

complicidad con el niño

chico comiendo mc donalds suelo metro

chica tatuaje brazos i-j

...

después del puente a la derecha

...


No tengo ganas de dormir en mi cama

...

el teu jersei d'hivern
lluna plena
paral.lel

...

búsquedas internet metro

pistola narco de diamantes

esto te hará llorar - señora con anorak

y luego elimina las fotos de su nieto

gente maravillosa que se duerme en el metro


...

Johan Huizinga. Homo Ludens. Antropólogo, sobre los orígenes de los juegos.

La normativizaCIÓN DEL CUERPO

...

La compañera con la que se muda Patti se va avivir con su novio a la Avenida A (East Village) Que en ese momento era una zona muy peligrosa (pag.75) Entonces Patti se va a Clinton Avenue (Brooklyn).

...

diputación, 113

...

no sé si era amor o infancia

...

A treasure is something that everyone wants to reach, however the content it isn't the expected. Maybe it's just a cl…

Retorno a la isla

El color del mar sigue siendo tan asombroso como recordaba, y los caminos de tierra del interior de la isla tan silenciosos como guardaba en mi memoria. Seis años sin volver.

Hace dos días, en el Ferry, me pasé el trayecto de media hora cambiando de lugar, impaciente por sentir, desde todos los puntos del barco posibles, mi regreso.

Me alojo en el hotel que me inspiró el blog Hotel Melancoisla. Está al lado de una pequeña playa y se llega por un camino de tierra que cruza el bosque. Era mi sueño volver sola y dormir en ese lugar por primera vez. Me sirvió de inspiración pero nunca había estado como “huésped”... Me siento muy a gusto en mi habitación. Tiene vistas al mar, un ventilador en la pared y un espejo en el que me miro y me reconozco.

La melancolía no me ha atrapado, solo recuerdos que van y vienen, sin dolor, de aquellos días que ya he dejado de extrañar. El tiempo pasa.

He vuelto con la intención de recuperar este lugar, para darle una vida extra. Me daba miedo, para qué n…

¡Que no!

Estoy agotada de trabajar y de ensayar, y deseando que llegue el lunes para irme de vacaciones, lo que sí me temo es que no voy a querer volver. Tengo muchas ganas de estar sola. De no tener que ser nada para nadie.

Tengo ganas de perder de vista Barcelona, perder de vista todo lo que supone Barcelona, descansar y dejar la batalla.  . 
¡Me rindo! Y qué bien sienta rendirse de vez en cuando. Tirar la toalla, abandonar. Bajarse del carro. No participar. Dar un paso al lado. Asumir que no y mandar a la mierda el sí.
Mañana pensaré distinto, pero me gusta poder gritarlo aunque sea una noche.