Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2004

Estudiante de Música

foto di franco feruglio

Escala: disposición correlativa de las notas en un sistema musical. Se define por las distancias establecidas entres ellas, es decir, entre los distintos grados.

Segunda: Intervalo formado por dos notas o grados consecutivos en la escala diatónica.

Consecutivas,
tu y yo,
escala de intervalos variables.
La distancia entre el secreto que se anticipa
y un beso.

Dos silencios flotando en papel pautado, anhelo que nos envuelve

Allegretto de las 11,
Hora que sólo marca nuestro reloj.
Siento en mi cuerpo
el compás de tu latido al acercarnos.
Sí sí, no no, sí sí, no no, sí sí.
Acercarnos:
ocaso de la mañana,
viaje a alguna parte,
faros en el sur...

capítulo IV

Querida hija Ingrid,

Hoy he escrito más de tres cartas y todas importantísimas, a tu tía María, a mi abogado y a mi socio. Como verás, mi humor es algo rebuscado.

Desde que estoy en esta ciudad del futuro tengo unas ganas terribles de escribir.

El Ministerio de Medio Ambiente ha prohíbido el papel para poder conservar los bosques, y el de Sanidad prohibe tener libros en casa porque acumulan polvo y agravan las alergias. Así que son piezas de museo, están en grandes bibliotecas con estanterías inalcanzables. Tendrías que verlo, se pierde la vista. Eso sí, podemos escribir e-mails desde cualquier lugar, porque la ropa lleva internet incorporado y sin darte cuenta, te quitas la bufanda y estás enviando un virus a todos tus contactos. Y no sólo eso, en estos momentos podría proyectar mi imagen en el cielo y me verías desde cualquier lugar de la ciudad. No sabes lo fácil que es encontrarse, pero aún sirven las excusas de "pasaba por aquí" o "te ví desde el aerobús". Tod…

II o III capítulo: El Doctor Reixa

El Doctor Reixa se encierra en casa después de trabajar. Se encierra en cualquier casa posible, la única condición es que tenga puertas, y todas las casas suelen tenerlas. Se encierra para que no se escapen sus ideas, que según él van y vienen y se rigen por alguna ley desconocida. Por eso, la casa del Doctor Reixa la imagino como una gran fortaleza repleta de buenas y malas ideas, que vuelan con alas de mariposa entre las tazas de te y los innumerables libros que se amontonan por todos los rincones, incluso en las estanterías -aunque parezca mentira- incluso se amontonan en las estanterías.

Los cuadernos del Doctor Reixa siguen un orden estricto, un orden basado en la regla más antigua: La armonía del tiempo. La primera colección de apuntes es de hace veinte años. El año en el que Miguel Reixa intuyó que si debía ser fiel a algo, sería a los dictados de su corazón. Y ahora su corazón lo llevaba directamente a la habitació 111, la habitación del miedo *ú ú ú, la de la paciente Paula…

preguntas a gran velocidad

Lanzas escalerillas de cuerda desde tus galerías. Las sujeto con las manos para que no se muevan. El quilibrio es de vidrio.En pocos segundos, todo lo frágil se vuelve acero, cuando nuestros vagones se cruzan por la mañana y queremos ver, verlo todo, sin ver del todo. Queremos vernos. Y sé que estás detrás de alguna ventana -y sabes que estoy detrás de alguna ventana- Destellos de luz, gris metálico, rostros fugaces, preguntas a gran velocidad, ¿Y si ese ojo era el tuyo? ¿ Y si esa boca era la mía? Siempre. Nuestras ansias al límite, colmando vasos, colmando el mar, los charcos de la ciudad. Saturadas de luz, fulminadas en blanco, ¿cuánto deseo debemos sumar para descontarnos?Lanzas escalerillas de cuerda desde tus galerías. Las sujeto con las manos para que no se muevan. El equilibrio es siempre de vidrio.

cumpleaños felis

Hoy celebro un año de bitácora y también mi cumpleaños. Estamos tan bien avenidas...
Que hoy hago 26 años puede ser algo extraordinario y/o anecdótico, según se mire, pero la cuestión es que los hago y me hacía ilusión decirlo a los 1, 2, 3 y 4 vientos, para que no se lo tengan que chivar entre ellos.

Y como el blog hace un año, me gustaría aprovechar para agradeceros vuestra compañia, espero que sea mútua. Y en algunos casos, gracias por la amistad y los cafés, las cocacolas, los desayunos, los libros, las vacaciones, un viaje, las charlas, los cumpleaños felis en mp3, las bocas de metro, y más. No me quiero dejar a nadie, pero en fín, os tengo cariño reciente y antiguo a los virtuales y a los no tan virtuales. Y un recuerdo especial a mis queridas musas y queridos musos, personitas especiales inspiradoras de letras, por lo vivido, sentido y lo que queda por dosificar. (¿amenaza?) SALUD

mil maneras para decir Finlandia

Soy feliz buscando libros sobre Finlandia contigo. Infinitavemente feliz aunque después te vayas. Y ando unos metros, hacia la casa iluminada, y me giro para ver de lejos, como te vas. Tan callada. ...
Me hace feliz buscarme en los libros contigo. Estás feliz y callada, y unos cuantos metros... son ya muy lejos de casa, infinitos... Finlandia, cuando te vas iluminada. ...
Los libros en Finlandia me hacen feliz si estás conmigo. Me hacen feliz, aunque las decisiones no sean infinitamente decisiones y sólo nos iluminen unos cuantos metros. Cuando te vas, la casa está callada. ...
En Finlandia, contigo en la casa, soy feliz. Decidamos un libro infinito y vayámonos , aunque sólo sea unos metros lejos de aquí. Hacia la luz. ... Estaba callada, mientras un libro me iluminaba Finlandia y me decía que podía ser infinitamente feliz contigo.Cuento los metros que me separan de ti cuando te vas.
...
La casa sólo sale en mis libros, por eso no la encontrabas, y yo te iluminaba los metros que faltaban h…

Un paraguas para Pablo

Pablo me enseñó a abrir los paraguas.
A no tirarlos al suelo con rabia,
a no doblarles las varillas por venganza.

Pablo me enseñó a caminar por las calles estrechas mientras llovía. A atravesar el paseo con los adoquines mojados y grises. A llegar con la ropa empapada al tren y a mirarme en el reflejo de las gafas del revisor, "Su billete...".

Llovían ranas, espinas sin peces,
estrellas estrelladas, milagros,
te quiero, columpios de las olas, no te quiero,
desengaños.

Empapándome de todo, las tormentas descargaban, los cielos rojos se iban y pasaban los créditos de las películas.

Hasta que Pablo me prestó su paraguas para los primeros días.

Pablo se alegra de mis alegrías y se entristece con mis pesares.

"Las palabras son para mí cuerpos tocables, sirenas visibles
sensualidades incorporadas" Bernardo Soares, Fernando Pessoa & Cª)

(Dedicado a mi amigo Ike Janacek con todo mi cariño concentrado)

Los zapatos de Ingrid

Por la noche, escondo mis zapatos bajo mi cama y ella deja los suyos bajo su cama.

Ingrid me construye. No sólo por la forma en la que desvela mis acertijos uniéndome como los puzzles que encajan pieza a pieza sin que sobre ninguna.

Incluso,
Ingrid es capaz de rehacerme aunque nos dejemos una o dos partes en otros lugares y sus labios se queden marcados en otras almohadas. Pero sólo con ella bailo frente al espejo. Y bailamos y bailamos hasta que la canción se desmonta y no tiene principio ni fín , porque Ingrid vierte su pasión en mis huecos y yo baño mi cara en su pelo enmarañado.

Me enamoro de ella hasta cuando me olvido, y su rostro se hace nuevo y conocido y tan ficticio como un desierto de otra galaxia. Busco una misión que cumplir junto a Ingrid, siendo enviadas espaciales o especiales, según lo revueltos que estén nuestros ánimos...

Un cura diría que son cosas del diablo, un místico un milagro y un mago un truco muy visto, pero... por la mañana los zapatitos de Ingrid están re…