Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018

La suerte me sonríe

Actualización de mi vida sexual
La semana pasada casi follo dos veces.
Finalmente, se quedó en cero veces. La primera, me rajé yo. La segunda, se rajó ella. La primera  yo estaba cansada de trabajar y pensé, qué esfuerzo,  pudiendo estar sola cerveza en la terraza  Holy Wave en el altavoz, atardecer. La segunda vez se rajó ella y suspiré, en secreto, aliviada.


Qué tal el fin de semana
Noche de confesiones con G sobre aquello que hacemos y no deberíamos hacer fotos en un fotomatón y revelaciones en una fiesta con muchas caras a contraluz, con rastas, punks e indefinidos y pakis vendiendo cerveza. No nos quedó claro de qué iba aquello ni cómo tanta gente se había juntado allí detrás del cementerio.
Me enamoré fugazmente de una  que bailaba cerca no le vi la cara, solo la silueta y luego se esfumó y yo tenía pis y se me fue de la cabeza el amor mientras el suelo era un manto de latas de cerveza aplastadas.
Al día siguiente nadé en la playa estaba el agua helada pero me sentí orgullosa de mi hazaña.


Las vecinas han vuelto

Amanecer

Firmaría palabra por palabra esta canción de Los Planetas.
Lo que anhelo es paradójico: cambiar de lugar sin cambiar de lugar, que todo sea distinto y a la vez familiar, que mis amigos permanezcan -pero que las calles parezcan sorprendentemente nuevas. Verlo todo con otros ojos. Arrancar los antiguos de sus cuencas y sustituirlos por otros que capten la realidad con intensidad.  ¿Se llama drogas?
Risas.
Pues no lo sé, la verdad es que no tengo ni idea. Me voy perdiendo y me desepero, pero trato de disimularlo en mi vida diaria y aparente. La vida de la apariencia. La vida de Ey... qué tal... pues bien... oye que tocamos el sábado... a qué guay... vienes no? Sí, Sí... Mola... oye a ver si nos tomamos algo... claro... viste el otro día a Marta?... Sí, sí... Me partí de risa con... Ya... Oye vas a ir a...
Esa vida que me entretiene de lo del primer párrafo. Es la vida que le gusta "ver" a los demás, también. Las que los amigos quieren para ti. Pero en mi blog soy libre y hab…

Escabechina tinder

A pesar de llevar desde octubre de 2016 sin relaciones sexoafectivas (o como cada persona quiera llamarlo), hoy he cancelado un match en Tinder por una nimiedad. Risas. Le digo: “me encanta la canción que tienes de himno”, y dice “¿cuál? es que no me acuerdo”. Buuh. Error. Cancelar. 
No es tan grave pero... ya no me va de ponerme absurdamente tiquismiquis.







Una vida poblada

Esta mañana olía a jazmín por los alrededores del parque. Iba medio dormida y todo estaba tranquilo. Luego ha hecho un calor horrible y la existencia me ha parecido insoportable. Se mezclaba con la polución y el humo de los autocares. Y tenía sueño, mucho sueño.

R estaba muy contenta porque durante el finde había visitado pueblos que no conocía. Me ha dado envidia esa alegría sencilla. He rememorado un momento placentero cuando he pisado el último escalón, antes de salir a la calle, pero no sabría decir cual. Algo del pasado. Más que un recuerdo era una sensación. He cruzado la calle pensando en ello, en esas sensaciones huérfanas que van y vienen durante el día, durante los días. Y que vienen de muy lejos, como el eco. Mucha pantalla, mucho trabajo y tristeza, hoy. Una vida apartada (como la canción de Tirana):
penso que potser està bé
tancar-me a casa per un temps i no sortir, oh oh
saps el que penso de la gent?
saps el que penso de la vida?
el que he de fer és acabar
i desp…

Pretérito perfecto

Este fin de semana he pasado mucho rato en silencio mirando las plantas. Tal vez sea parecido a lo de meditar. Me he puesto un disco, Secret Place. He estado arreglando el botón que gira para subir el volumen. También he puesto un cassette de Patti Smith y sonaba bastante bien. He visto Taxi Driver. No he visto a ningún amigo porque todavía me estoy reencontrando. He sacado algo con la guitarra que podría acabar siendo una canción. He vuelto a leer un cómic que me gustó mucho en su momento, “Dentro de la noche”, de Eduardo González. He estado bailando escuchando School’94. Me he pasado Tinder entero y he llegado a la pantalla final. He estado transplantando y ordenando macetas. Tengo tierra entre las uñas.

El amor a primera vista detrás de una guitarra y un micro

La noche del primer concierto tuve un flechazo con una chica que me miraba. Me miró fijamente durante una hora. Me di cuenta desde la segunda canción porque abrí los ojos y la vi justo en línea recta. Su mirada destacaba, eran rayos. Yo pensé, ¿quién es esa chica? ¿quién es? Quiero que me mire así más veces. Que me mire muy fuerte. Y muy largo.
Sus ojos me tranquilizaban, yo estaba nerviosa por si se me olvidaba alguna canción. Lo recuerdo y me teletransporto. Aguanté su mirada varias veces, el poder de sentirse tras una guitarra, supongo.  Era una mirada misteriosa y dulce. Recuerdo que en una de las canciones ella cerró los ojos y sonrió, y luego volvió a abrirlos y siguió mirándome. Yo, feliz.
Estábamos por allí, bebiendo, charlando, amigos, risas.
Me la presentaron. Era amiga de la amiga de la amiga de un amigo. Estuvimos hablando bastante rato. Encima era interesante, simpática, muy natural. (Nota: en la conversación me dejó claro que le molaban las tías, fue clara al respecto. …

A veces, soy otra persona

Hoy he visto “En realidad yo no estaba allí” y me ha encantado. Llevo un par o tres de días sintiéndome sola, no me apetece compañía, ni que me propongan planes; pero sí ver películas, estoy en modo letargo. Aunque no dejo de pensar que la vida está fuera y yo estoy esquivándola... Porque ya la conozco. La perri, cuando se tumba a mi lado, me muerde las orejas flojito. Ya me sigue por la calle. Hace días que la llevo sin correa. 
Crece, a veces se para. Se para durante semanas. De repente, vuelve a crecer. Es soledad. Odio cuando salta el salvapantallas de la tele. No me gusta que anochezca tan tarde cuando me siento sola. Es como alargar la agonía. Cuando bajábamos, hace diez años, del faro de La Mola, el sol se ponía a las 21:15. No sé qué hacer en vacaciones. Hace tres años que no me voy de vacaciones. Pero sigo pensando en bosques, lagos y playas. Un día me iré de vacaciones.