Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2018

El tanatorio y el parque

Por las mañanas,  más o menos temprano, a eso de las 8:20, hay tranquilidad en el parque y en el tanatorio. Cuando cruzo bajo la arboleda siento que estoy en un lugar distinto durante unos minutos, en un lugar mejor, O en otro, en otro lugar. Me alivia. Se desdibuja lo de alrededor, me desdibujo yo, los demás, y solo queda algo verdadero.
Minutos antes paso frente al tanatorio y pienso en mi muerte y en cómo será. En si ocurrirá dentro de mucho tiempo o, por el contrario, en pocos años o en unos meses, o en días. No me angustia pensarlo, es algo que ocurrirá sí o sí. 

Ya se ha ido

Y ahora, de nuevo la alegría y ese furor primaveral. Ya se ha esfumado aquel velo de melancolía del  otro día. Los inicios de semana me sientan bien. Los inicios, en general, me renuevan y me dan energía. Me gusta ir a trabajar y estar con mis compañeras. He tenido mucha suerte. En junio hará un año ya, que empezó mi nueva etapa laboral. Y luego volver a casa y tomarme algo con V y con P en la calle. Es bonito. Tengo mucha suerte. Y que se hagan las ocho y todavía haya tanta luz. Y recibir un mensaje de "B": "¿On ets?"

En fin, otro día diré lo contrario y también estará bien. 
¡¡¡Rerverb mucha reverb, reverb por doquier!! Con reverb y delay todo es mejor.

Ya ha vuelto

He vuelto a casa y las calles estaban vacías, los semáforos cambiando de color para nadie y las farolas iluminando la acera. No hacía frío en la bici, la temperatura era perfecta y sentía tristeza. Tristeza ligera. De esa que no pesa, que es incolora, y que se lleva como una chaqueta de entretiempo. Hay un montón de cosas que me ponen triste cuando estoy triste. Por ejemplo, los bares llenos de gente. Por ejemplo, los food trucks y un dj a mediodía. El atardecer y las golondrinas. Ha sido un día raro. Demasiados planes. Demasiada gente. Y yo, idiota perdida, melancólica y distante. Me ha llamado B. Hemos estado hablando un rato. Yo en la acera del Mercado de l'Abaceria, en uno de esos momentos en los que me he escapado y me he sentado a "solear". Hoy me he acordado de G mil doscientas veces, aprox. Me he tomado un café, necesitaba cafeína. Luego una coca-cola. Necesitaba más cafeína. Necesitaba un poste de electricidad. Hay canciones tan bonitas, que dan ganas de morirs…

Que viene, que viene, que viene...

Tardes largas de primavera... el martes, cerveza en la acera con V y E, ayer en la playa con H y hoy en el bar con G.
Estoy contenta, y mejor no me reservo, porque siempre viene el bajón, que viene, que viene, que viene. No voy a hacer como si nada, como si no estuviera muy feliz y las mañanas no me parecieran ultrabonitas. Lo estoy y me lo parecen.
 ¿Continuará?

Mi puto grupo está a punto de debutar

(Durante la primavera del año pasado soñaba con tener un grupo, pero era algo remoto. Me compré una guitarra eléctrica nueva y empecé a componer sola y a grabar canciones. Luego decidí buscar a alguien para el bajo, otra guitarra más, y batería.  Y así empezamos a ensayar, a finales del año pasado. No parece tan fácil como pinta contado en tres líneas.

La semana que viene tenemos nuestro primer concierto y además en mi bar de conciertos preferido. Es como eso que sucede en las películas, que después de sufrir y tal, al personaje le pasa algo "extra-ordinario". A veces pienso que el aprendizaje de aquella historia que me rompió el corazón fue lograr transformarlo, indirectamente, en algo que ahora, en el presente, me conecta y me hace feliz. Bueno, hay que pensar en positivo, a veces. Risas. Sólo a veces.

Recuerdo el día que le dije a mi terapeuta, "es que lo que me apetece no es olvidarlo todo, lo que me gustaría es hacer canciones que hablen de lo que siento", y …

Aquel pasado

(La versión surf  de Wave of Mutilation era una de nuestras canciones preferidas once años atrás. La escuchabamos en una cinta de cassette. La música me ha llevado hasta aquel coche sin cd. Me gusta recordar ese tipo de cosas, porque ya no me duele. Tu amor era expansivo, era como pisar un pedal de efectos, era atmosférico y luminoso. No había nada que entender. No era complicado. Era un buen amor. He imaginado cómo sería tener esta vida si aquel pasado fuera ahora. Los sábados por la mañana nos compraríamos estrella galicia en el paki y nos las beberíamos en la acera, bajo el sol, con los ultra-vecinos. Quedaríamos con mis amigos. A algunos ya los conoces, ¿te acordarías? Subiríamos paseo de san juan para ir a casa de G. Te reirías con nuestras bromas. Sabrías de qué van nuestra bromas. ¿Vendrías al magia roja? No sé, tal vez no te gustaría demasiado. Vendrías a los ensayos de mi grupo y me dirías que te encanta. Porque todo lo que hacía yo, te encantaba. Más feliz contigo, no pude…

Resumen

(He tenido algunas citas. No he sentido demasiada atracción por ninguna. Creo que tengo un bloqueo descomunal con las de las apps. A todo ello se suma mi desconfianza hacia los demás. Me molesta que todo el mundo se conozca. No quiero saber nada. No quiero saber nada de la ex de la ex ni de las ex de las ex ni de nadie. En la cita de hoy me he dado cuenta de que ya formo parte de ese entramado y me ha horrorizado bastante. Quiero estar al margen de todo eso. No quiero ser una conexión más, porque yo soy distinta.

Sola me siento protegida. Sin embargo, hay una chica que empieza a gustarme. La he conocido en un lugar. Un lugar físico, un lugar que se puede localizar en un mapa, un lugar que tiene olor, un lugar que se puede tocar.)