El tanatorio y el parque





Por las mañanas,  más o menos temprano, a eso de las 8:20, hay tranquilidad en el parque y en el tanatorio. Cuando cruzo bajo la arboleda siento que estoy en un lugar distinto durante unos minutos, en un lugar mejor, O en otro, en otro lugar. Me alivia. Se desdibuja lo de alrededor, me desdibujo yo, los demás, y solo queda algo verdadero.

Minutos antes paso frente al tanatorio y pienso en mi muerte y en cómo será. En si ocurrirá dentro de mucho tiempo o, por el contrario, en pocos años o en unos meses, o en días. No me angustia pensarlo, es algo que ocurrirá sí o sí. 


Comentarios

  1. Nuestra propia muerte es la única que no debe angustiarnos. No deja de ser la última esperanza.

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas... Sí o sí. En vez de angustia, me da cierta paz pensar que la muerte es algo inevitable, fíjate.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje secreto.

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

#17 (Diari de l’estiu 2021)