Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2020

Como una avalancha de nieve o una inundación

Imagen
Me he acordado de aquella fiesta de Navidad en Madrid, a la que fuimos con aquella amiga de... ¿Pamplona?, que estaba estudiando Medicina, en la que pichaba Juan de Pablos. Todo nos parecía vibrante e incandescente como las luces que aquella noche iluminaban la Gran Vía. Fueron unos años excelentes, en general. He sentido períodos así después, pero cortos, no se han mantenido, han dado para unos meses. Se han ido truncando, interrumpiendo. ¿Estaré haciendo algo mal? Pensando en todo eso ha aparecido un llanto venido de no se sabe dónde, pero era como una avalancha de nieve, me inundaba... como el tema de hoy, de DEHD, una banda de Chicago que debutó en 2016. Ayer, un semáforo, el coche de al lado. Dentro, cuatro chicas con gorros de Papa Noel y mascarilla cantando esa canción tan manida que dice All I want in Christmas is you. Cuando decían You, me señalaban, y yo, para seguirles la gracia, me señalaba a mí misma. Hicimos eso durante dos estribillos hasta que el semáforo se puso en ver

Hay pizza

Imagen
Me gustaría ser fuerte cada día, o ser un ángel impoluto, sin tormentas. Pero empieza a torcerse la tarde, y salgo a dar una vuelta y se tuerce más, y llego a casa y la ducha no me reconforta, y mis planes de presente tampoco, y los de futuro se desvanecen, y no hay a qué ni a quién implorar. (Hay pizza). Por primera vez he echado de menos el confinamiento de marzo, abril y mayo, cuando el mundo estaba parado y no podía dejarme atrás. Sin embargo, ahora, si no salgo adelante... Si no soy fuerte... Si no acierto... Si no mantengo la llama, la motivación... Ojalá encuentre alivio, algo de calor, una recompensa a todo el esfuerzo, la insistencia, la constancia, el corazón.  El tema de hoy es Now Awake, de Jelly Crystal. Tiene una introducción preciosa que se recupera en el estribillo y sigue hasta el final.   

Terrenal

El domingo salí a dar una vuelta después de pasarme todo el sábado con dolor de cabeza; hacía un poco de frío y un sol radiante. Me subí la cremallera del abrigo hasta arriba. Con gafas de sol, mascarilla y capucha me sentí como un ser no terrenal, como un ángel paseándose por el mundo. Feliz, caminando como si nada pudiera afectarme. Entonces decidí que quería aprender a tocar la batería. Al día siguiente, el lunes, recibí mi primera clase.  Por las noches tengo la sensación de que he recorrido un largo camino durante el día. Tengo grabada esa frase en mi mente y no sé el porqué, lo de ir hacia adelante. Pero he encontrado lugares para descansar. 

¿Es ahora cuando viene lo bueno?

Imagen
Estoy para el arrastre. Tengo la regla, no puedo dormir, estoy triste. Por suerte, hoy tengo ensayo y suele ser una fuente de placer.  El martes bajé a la playa para ver amanecer; ayer también. Me da esperanza. No sé exactamente de qué, pero me vale. Quiero bañarme, como en verano. Echo de menos, como si fuera un estado de ánimo.  Hay un 99% de posibilidades de que me quede sin trabajo en enero. Ya lo sabía, era la condición. Estoy sustituyendo a una persona que vuelve a su puesto. Este es el mejor trabajo que he tenido jamás, es perfecto, tiene todo lo bueno, pero no puedo hacer nada, salvo buscar uno similar y cruzar los dedos. El 1% lo reservo para un milagro. Tengo buen curriculum, de eso puedo presumir. También de otras cosas, pero son mágicas, y las ves o no las ves. No puedo ponerlas en un archivo PDF y enviarlas por e-mail. Y la verdad es que ya empiezo a estar cansada de tener que esforzarme siempre tanto. He estado dudando mucho sobre qué canción escoger para la entrada de

A salvo entre guitarras vaporosas

Imagen
He vuelto a despertarme a las 4. Me he imaginado contigo para ver si me entraba sueño otra vez. En mi fantasía, nos besábamos y nos tocábamos las manos. Era todo muy dulce, como la uva que compré ayer junto con el vino y las pastillas para dormir, pero está claro que, de momento, no están funcionando.  Los remedios naturales tardan en hacer efecto, supongo.  Cuando me despierto siento cómo se agolpan las preocupaciones, como en la cola del supermercado, y las trampas, y el ruido. A oscuras, en mi casa, en un edificio de 1936, a cinco calles del mar, en la Barcelona, con toque de queda, he hallado consuelo en la fantasía de querernos un poco. Mi canción fetiche de la semana es "gush", del grupo bdrmm . Son ingleses. Me gusta mucho el inicio con la batería sola, y luego las guitarras vaporosas, que aparecen entre la niebla y van perfilando el paisaje.  Las canciones nuevas que estamos arreglando todas tienen final suspensivo, no acaban ni con la nota esperada ni en el tiempo e

Cortina de humo

Imagen
Estoy bastante recuperada, aunque sé que he dejado atrás muchas cosas que me gustaban, y que no van a volver a ser cómo eran. La pandemia lo confunde todo, porque se ha solapado con algunos cambios en mi vida que no tienen nada que ver con ella, la pandemia está haciendo de cortina de humo, pero está siendo un periodo tan largo que me está dando el tiempo suficiente para asimilar todo lo demás. He descubierto a este grupo, CCFX, que solo tiene un EP publicado de 4 canciones, hace tres años, pero me parecen maravillosas y me hacen pensar en cómo será todo cuando se disipe la cortina de humo, y aparezcan nuevas cosas con las que disfrutar, porque al final siempre se acaba encontrando algún hilo del que tirar. Descubrir canciones es mi nueva esperanza, fijarme en todos los detalles y disfrutarlas mientras el corazón vuela. Los ensayos siguen siendo mi momento preferido de la semana, una especie de oasis en el que me siento muy feliz. Una burbuja para ponerme a salvo.