Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

me han regalado una casa

Se ha sentado frente a mí. El niño de siete años ha dibujado el plano de una casa en un folio (yo podría haber sido él) y me la ha regalado. Una casa imposible, maravillosa y rara, con tres lavabos, una mesa con tres sillas, otra mesa con dos sillas, una cocina, y lo que parece ser un dormitorio con una cama minúscula (veo tus pies). Luego un pasillo secreto en forma de serpiente o de dragón o de máquina retrofuturista que escupe chicles que tiñen la boca de azul (tu boca). Más allá un jardín con una pelota y una piscina (nadamos). A un margen del folio –fuera de la casa– una mesita de noche. (clic, la luz, sueños)
Me he preguntado dónde estaría esa casa, y si ha existido en algún lugar en el momento en el que ha sido imaginada, en el momento en el que es; si ha caído del cielo y se ha plantado al borde de una playa, con luz de miel, tan densa como una tarde de calor húmedo, cerezas en un platito dentro de la nevera, la nuca empapada, un delicioso bombón –el que yo sé.




Algo así

De repente, algo así. Como quien espera que alguien baje de un tren y visualiza la llegada minutos antes. El instante tiene mil versiones distintas y en la espera se multiplican las posibilidades automáticamente. Y sientes que en parte depende del recorrido previo que hiciste hasta llegar a esa hora y a esa estación. Trayecto de años, de días pequeños. El día que te caíste del columpio; el día que ganaste el premio de la clase; el día que tomaste el sol sobre la hierba; el día que te picó un pez araña; el día que levantaste la persiana y amabas una ciudad –y un puente; el día que acompañaste una puerta con la mano, cuidadosamente, para abrirla.

Del mundo

Hace unos días vi una película que me encantó, Seguridad no garantizada, fue por casualidad y por hacer algo y la verdad es que creo que es una de mis pelis preferidas del mundo. Tengo un punto súper exagerado, a veces, pero me ayuda a definirme.
Si hiciera una peli, que no va a ser el caso, y fuera de amor, que sería el caso si fuera el caso, cuando el prota o la prota abrazara a la chica haría como luces boreales que salieran del cuerpo de ella, fuegos artificiales, sonidos de arpa mágica, la aparición de un ciervo en la habitación, un árbol dentro del armario. Sería mi peli preferida del mundo, también.
Mi prima viene esta tarde a verme. Ha hecho un videoclip y se ha enrollado con el director y se quiere ir a vivir con él. Estar muy buena mientras tienes 18 años  es lo más de lo más, no?

Flor del día

Me encanta la filosofía de la Flor del Día, hibiscus para los amigos –creo. Nace, es preciosa, radiante, la más roja. Y se va. Muere. Y al día siguiente otra igual, con la misma fuerza y belleza. Estoy tratando de tomarme los días de ese modo y me está funcionando. Me he dado cuenta esta mañana de que en la terraza tenía una explicación a todo ello. Estoy leyendo Sincronicidad, de Jung. La simultaneidad de dos sucesos vinculados por el sentido pero de manera acausal. Interesante y revelador. Estos días me siento contenta, bonita, valerosa y sonriente. Lo mejor de todo es que es por nada en especial. Me gusta esta no especialidad.

Evasión

Esta mañana me he despertado; primero esos breves instantes en los que no sabes dónde estás; la luz del sol, la ventana, los techos altos, las paredes blancas. Luego he mirado hacia el otro lado de la cama, he visto mi almohada. Mi cerebro se ha conectado y me ha soltado como al muñeco de Google Maps. Vale, estoy aquí, en mi vida de ahora. Me he quedado un rato pensando que ya no pensaba tanto en ti. He sentido alivio. Luego un poco de pena porque tanto rollo para esto, para dejar de pensar una mañana cualquiera. He abierto el balcón y la terraza; corriente de aire en el pasillo. Las cortinas salían hacia fuera, muy contentas. Me he puesto el biquini después de desayunar para bajar a la playa. Al salir a la calle ha pasado un autobús. Si hubieras ido dentro habría corrido tras él, calle abajo, en chanclas. 
Me ha dado una risa solitaria.

mosaico

Esta mañana, mientras estaba en la piscina y todo se mantenía en pausa, mi vida en el cloro, he nadado en el caleidoscopio de experiencias bonitas y extrañas que se ha ido formando dentro de mí durante los últimos doce meses. He contado hasta siete sucesos sorprendentes, cosas que jamás hubiera imaginado pero que, sin lugar a dudas, habría deseado. Algunos días mi corazón hace "clic". En esos instantes me siento muy afortunada y agradecida. Esta noche voy a ignorar los momentos en los que no hallo la respuesta.

gif poético

make animated gifs like this at MakeAGif


Mientras desayunaba, el aire movía las cortinas esta mañana. He sentido belleza y amor, porciones de algo inexplicable. Similar a cuando era adolescente y leía un poema  de Lorca o de Gil de Biedma; todo iba más allá.

Horroróscopo

Predicción para hoy 03 de 05 de 2014Tu tendencia a dudar tanto de ti está creando complicaciones innecesarias. Si todavía no te conoces lo suficientemente bien como para estar segura de que tienes derecho a triunfar, lo que pase esta semana te ayudará a verlo.

¿Existe?

Suena el violín de mi vecino. Es músico. Cae la noche. 
Todo en mi entorno es complaciente. Lo que escoge mi retina. Los sonidos y la música, y es el momento de recordar una cena en la que alguien habló del laberinto del oído y sus formas; tengo una voz enredada en él. Los sabores sin censura que me alimentan. Una parte de mi piel está roja y quemada por el sol. La acaricio con cuidado. 
Hasta aquí mi entorno. Contorno.
Me he tambaleado al hablar de mi coche. Un objeto con ruedas, pero mi casa durante tantos mediodías. Observar por la ventanilla el cielo. Despertarse más allá. Mi coche llevándome. Deshacerse de todas las cosas. Luego aquellas luces contigo. Luego aquellas luces sin ti. He empezado a balbucear hablando de mi coche. Mi coche está en casa de mis padres. No puedo ir a casa de mis padres, no consigo reconciliar mi último yo allí con el yo de ahora.  He tenido que despedirme antes de empezar a llorar, cruzar la plaza de la catedral mirando al suelo. Antes de meterme en el …