31/8/17

Mi cuerpo inmaculado




Me ha picado un mosquito tigre, tres veces. Y las tres, en la nalga derecha. Ha sido muy íntimo. Mi cuerpo inmaculado ha atraído a un mosquito. Muy pronto hará un año que no tengo sexo con otras personas. Espero llegar a la fecha intacta, todavía quedan un par de meses, la conmemoración será en octubre. 

Me consta que hay personas que leen esto y les molesta, porque me lo han dicho. Aunque no sé exactamente qué les molesta del hecho. Que no me acueste con nadie, que cuente los meses o que lo diga en público. Casi siempre se ve con pesar, el no follar. Creo que todas las personas lo asociamos a triunfo o a éxito. Ahora que me faltan dos meses para la fecha conmemorativa, no quiero echarlo a perder. Espero no follar con nadie antes, qué terrible sería estropearlo. Lo cierto es que, como ya estoy dentro de la dinámica de no follar, me da una pereza de espanto acostarme con alguien. Otro cuerpo tocándome y rozándose conmigo. Sudor, fluidos, olores. Creo que todavía no estoy preparada. A veces hago la prueba; por ejemplo, me presentan a alguien o veo a alguien pasar por la calle y me pregunto, "¿con esta persona follaría?". Y trato de imaginarlo. 

Curiosamente, el último día que follé, le hice una foto a la cama y conservo la imagen en mi móvil. Se ve un arnés, un dildo de color negro, un tubo de lubricante (recuerdo que era ecológico, vegano  o nosequé pollas) y sábanas revueltas. No sé por qué hice la foto, ¿mi inconsciente sabía que iba a ser la última vez en mucho tiempo? Ninguna señal apuntaba a que iba a ser así. Fue una foto fortuita, de esas que disparas porque sí, sin pensártelo demasiado. A veces, miro la foto. La he puesto en Favoritos porque siempre me cuesta mucho encontrarla. Como ya no voy a terapia, no puedo compartir estas reflexiones y analizarlas. Terapeuta me diría, "dile a ese cojín por qué no quieres follar". Y yo (mirando hacia el cojín) diría: No es que no quiera, es que no me gusta nadie para follar. Y Terapueta seguiría indagando y seguro que me sacaría alguna verdad escondida y enterrada tras todas las capas de excusas y motivos. Me gusta mucho pensar en mi cuerpo inmaculado e intacto, esperando. Me imagino con un vestido negro, de esos con cuello alto de encaje y con la cintura ajustada, caminado por una playa desierta de la costa de Normandía.

30/8/17

Las llaves





Esta mañana, me he bañado en un río y he tirado piedras rasas para que rebotaran. Seguro que tú lo sabes hacer. A mí no me sale. También he estado observando las copas de los árboles tumbada en una piedra grande y plana, en la orilla. El bello sonido del agua brincando. El bosque me ha recordado a The Walking Dead. Ojalá haya un día una epidemia zombie. Me preocupa el combustible. Cómo nos moveremos. Me preocupa cómo sobreviviremos. Me preocupa cómo vamos a dormir sabiendo que hay zombies. Contigo dormiría tranquila porque sé que los matarías a todos. Viva la idealización y la fantasía. Así es menos aburrido. Los matarías sin vacilar. Yo sería buena en otras cosas. Sería buena buscando lugares en los que montar un campamento. Sería buena manteniendo cierta esperanza de cambio.


Me gustaría vivir siempre en el bosque. Y que "siempre" significara algo distinto. 


He colgado las llaves en la mochila. Mientras andaba se chocaban las unas con las otras. Por sorpresa, te has cruzado por mi mente. No he sabido hasta hoy que ese sonido era algo característico tuyo, un sonido que te acompañaba. En cierto modo, es una pena que con el tiempo se desvanezcan este tipo de detalles que almacenamos sobre las personas a las que hemos amado. También he recordado que hace un año me acordaba de ti. Y es un recuerdo sobrescrito. Un recuerdo encima del recuerdo de un recuerdo. Qué aburrida debo de estar, supongo. No, no creo que sea eso. Pero en cuanto dejo de rellenar, aparecen los huecos.

Noches de en el bosque. Me pongo a leer una novela (Mi nombre era Eileen, de Otessa Moshfegh), veo una película en el iPad (una de esas que me gustan ver cada verano, Pequeñas mentiras sin importancia o la de Sorrentino o una de esas españolas que están pocos días en cartelera.) Mientras tanto, la perri duerme a mi lado, en un cojín, encima de una silla, bajo la noche. Hay luz en una caravana, en una de las parcelas. Se abre la puerta y aparecen dos siluetas. Muevo las llaves, se chocan unas con otras. 


29/8/17

Cuerpos en el agua





Voy al mar, hago el muerto, y miro el cielo con las manos entrelazadas en la nuca sintiendo como el agua rodea mi cuerpo. Es una de las sensaciones que más me gustan del mundo. Luego me doy la vuelta, y me sumerjo, y avanzo buceando imaginando que estoy en una isla desierta y que soy un pez en extinción, un pez com escamas de colores, luego nado hasta un punto indeterminado y, cuando me apetece, hago la voltereta en el agua y cambio de sentido.

Es lo que más amo de la soledad voluntaria, no tener que responder a ningún plan. Es básicamente eso, poder cambiar de sentido cuando una quiera dando una voltereta.

Me encantan estos días en los que me siento en paz y me encuentro a mí misma a 800 metros de casa, sin tener que viajar hasta la el culo del mundo ni nada de eso.

Hoy he visto a la chica que me gusta. Tiene los ojos azules. Me ha parecido curioso no darme cuenta hasta hoy de ese detalle, después de haber hablado tantas veces. Me he fijado en ella en conjunto, pero no en detalles. Hoy le he visto dos tatuajes en el brazo. Tampoco me había percatado de ello, creo. Se ha alegrado de verme. Me gusta pero no se lo voy a decir. Como cuando iba al instituto. Va a ser mi amor de instituto, pero en el barrio. Qué feliz me siento sola y con un amor sin confesar.

21/8/17

Han buidat els arbes dels ocells i les flors

Estaba ya en la cama, pero como no podía dormir, me he levantado a escribir.

Ha sido un fin de semana largo. El viernes nos dieron el día libre. El jueves salimos de trabajar sobre las cinco y acababa de ocurrir la bestialidad cruel e incomprensible de las Ramblas. Estamos a 500 metros. Nadie sabía lo que había pasado exactamente, sólo que era algo muy grave por la cantidad de polícia y ambulancias que llegaban y porque la gente estaba muy asustada. Me fui a casa antes de que cortaran las calles. Fue una buena idea no quedarme a ver nada. El ambiente era de personas atemorizadas. Únicamente llamé a casa para decir que estaba bien y me fui con la bici sin pensármelo. Cuando llegué, recibí un mensaje en el que decía que nos daban el día de descanso, que tratáramos de desconectar. Pensé que por fin estaba en una empresa que cuida de las personas que trabajan en ella. 

Aproveché el viernes para descansar y estar a mi aire. Me fui a la playa y estuve nadando muchísimo. El agua estaba fresca y cristalina. El ambiente era raro y silencioso. No había demasiada gente. Los niños jugaban en el agua. La vitalidad de los niños jugando en el agua. Debería ser siempre así. 

Este fin de semana no he salido. Estaba triste delicatessen, mis catarros emocionales, ya se sabe. Nada nuevo. Sólo he paseado con la perri por el barrio y he ido a comprar tomate cada día. Soy fan de unos tomates ecológicos que venden cerca de casa. Por algún motivo, ir a esa tienda me da paz. Estar rodeada de frutas y  hortalizas me calma. 

Esta tarde ha venido Mapping a ensayar. Se está aprendiendo los temas. Es una buena guitarrista, sobre todo me gusta porque quiere respetar lo que yo he hecho. Eso es de ser buena guitarrista. Quiere hacer las cosas tal y cómo yo las he grabado. Eso me encanta. De momento, estamos ensayando a fondo dos temas. Los hemos tocado una y otra vez, en limpio, sin efectos, pero con todos los detalles. Me ha dicho que se nota que he sido profe. La verdad es que yo también lo noto cuando doy indicaciones. Creo que mi experiencia como profe de música me va a ir muy bien para esto. Me ha dicho que está muy contenta con el proyecto rayo.

El fin de semana que viene se incorpora V de bajista. Me gusta mucho tocar el bajo pero soy mejor guitarrista y cantante. Tenemos a un par de chicas baterías interesadas. Así que al final parece que sí voy a cumplir el objetivo de tener una banda que toque mis canciones. Debería alabarme a mí misma un poco más, pero no me sale con facilidad. Aunque si lo pienso bien, joder, mola mucho hacerlo realidad.

Creo que me voy a la cama, a ver si ya puedo dormir. 




Han tancat la Rambla
Han fet fora a tothom
Han assecat les fonts
I els quioscos tancats


/Jaume Sisa, 1978




14/8/17

Tristeza Delicatessen, mi "programa de radio"

Esta es la primera emisión de Tristeza Delicatessen, mi podcast de madrugada para todas y todos los tristes estivales. Siempre he querido ser Juan de Pablos.  Es un podcast con reflexiones, anécdotas personales, musicales y canciones. Este primer programa trata sobre inicios de canciones. Si os apetece, lo podéis escuchar a continuación. Gracias por darle al play. La próxima emisión no sé cuando será. (Por cierto hay un fallo en una de las canciones, pero ya he subido el capítulo, la próxima vez me saldrá mejor).




11/8/17

¡Tengo nuevo videoclip!





Estoy muy contenta porque Gemma me ha hecho otro vídeo. Mis amigas me quieren mucho y me hacen videoclips con mis canciones y churris guapas. Me gustan todas las Diane que salen.

Esta mañana me he puesto vaqueros largos porque hacía frío. Me encanta volver a los pantalones largos. Se parece a estar en septiembre. En los septiembres de antes. 

El blog sirve, a veces, para hacer todo lo contrario a lo que he dicho. Dije "me voy a dejar el pelo largo" y al día siguiente voy a la peluquería. Mis orejas no casan con patillas largas, porque parezco un antepasado simio. Mi única ex-novia de verdad me llamaba, de forma cariñosa, potrillo. Y animalillo. Y cachorrillo. Y monillo. En verano siempre me acuerdo de ella. Cada día me acuerdo un poco de tres personas que ya no están en mi vida.  De L, de J y de G. No puedo desanclarme del pasado por mucho que lo intente. Me he teñido de amarillo y lila. Estaba cansada del azul verde.

El blog, esta vez, ha sido una especie de oráculo al revés. Sirve para darme cuenta de lo que verdaderamente quiero. Otras veces prevé el futuro.

Hoy vamos a inaugurar el piso de Morricone, que se ha mudado justo al lado de donde yo vivía de pequeña, cerca de la Nau Bostik. Nos vamos desperdigando por Barcelona. La ciudad nos escupe. Me han subido el alquiler. La mitad de mi sueldo es para pagar el piso. Me he acordado de aquel capítulo de Girls en el que Hanna dice algo así como "lo único que hago en nueva york es trabajar para poder pagar vivir en nueva york." En mi caso sería, "puede que deje de poder vivir en mi ciudad natal porque no pueda permitírmelo".


10/8/17

I wish she was my boyfriend



Estoy rodeada de personas favoritas, en estos momentos. Personas que me muestran su cariño incondicional. Es probablemente una de mis mejores temporadas en cuanto a la amistad. Quería dejar constancia de ello en este punto de mi narración autobiográfica.

Lo cierto es que una parte de mí anhela esa misma sensación en el amor.

Estas son algunas cualidades de la persona a la que me gustaría encontrar:

- Le gusta mi música. Soy su rockstar. Esto quiere decir que sabe apreciar lo que es importante para mí. Esto se extiende a todo lo demás. A todo lo que es importante para mí.
- Le gusta escucharme.
- Sabe decir "Lo siento", "perdón", "trataré de tenerlo en cuenta"... etc.
- No depende de mí pero quiere estar conmigo.
- Está a mi lado en los momentos importantes (sean buenos o malos). No me deja tirada.
- Compartimos aficiones, gustos en común.
- Es importante que le guste la misma música que a mí o similar
- No me critica.
- Le gusta cómo soy

Esto es lo que despierta en mí:

- Fascinación. Me gusta tanto que encuentro pequeños detalles asombrosos en ella.
- Despierta en mí cuidado, cariño, amor y comprensión. Confianza.

Cómo es sexualmente:

- Una bestia parda
- Zasca
- Mmm...


Me podría haber quedado más bonito. Es que son las seis de la mañana.













8/8/17

Alprazolam de regalo


Me encanta esta canción. La pondría cada día en el blog.

Por las mañanas siempre veo a las mismas personas durmiendo en la calle. 


Quiero regalarle un disco a Laura Ha. Voy a hacer regalos cuando me apetezca y a quien me apetezca.


Cuando vuelvo por la tarde salgo a comprar con la perri la cena y la comida del día siguiente. Así me obligo a estar activa porque si no me duermo. Hace dos semanas que vuelvo a tener pensamientos difíciles. Normalmente estoy en ese bucle ensimismada y ocurre que algún extraño o extraña con perro me habla y me saca de mi rueda de hamster. Y entonces sonrío ampliamente. No lo hago a propósito, ocurre sin más. Es una especie de resorte social. Los pensamientos difíciles acaban pasando. Mientras duran son complicados, a mí me llenan el estómago de piedras. Pero siempre consigo ir hacia delante. 

Hoy he hablado con un extraño que me ha pedido dinero. Creo que tendemos a pensar que la gente que pide dinero nos toma el pelo, pero yo creo que, en mi caso, a mí me toma más  el pelo cada mes mi convenio colectivo y me lo trago. Que un tío/a me pida un euro para comer, beber, drogarse o hacer lo que le dé gana con él no me parece tan grave. El convenio colectivo de la educación no formal sí es grave, es una puta basura. 

El tipo que me ha pedido dinero llevaba una receta. Me la ha enseñado. Y le he dicho... "mmm, veo que son benzodiazepinas y un par de antidepresivos". Me he hecho la interesante. Me ha preguntado si era médico. También me ha enseñado su DNI. Y me ha contado una historia absurda para justificar que no tenía dientes. Le he dicho que no tenía que darme explicaciones sobre su dentadura. Como lo que quería era dinero para los medicamentos –y estábamos frente a una farmacia– hemos entrado juntos. Le he dejado dos euros. Lo que me ha hecho más gracia de todo es que el tío me quería dar dos pastillas de alprazolam. En plan regalo de agradecimiento. No es tan mal regalo, dos alprazolam te ponen en modo avión. Con uno puedes tragarte una serie entera sin pensar en nada más.

Tengo ganas de que me guste alguien. Porque es una distracción existencial. Es un plan muy socorrido. Pero ya hace un mes o así que no estoy en la aplicación del mal. Supongo que acabé aburrida de ver siempre a las mismas personas o de que en seis meses no me gustara nadie. En todo ese tiempo conectada he visto ir y venir a un montón de chicas, incluso me han contado sus historias fugaces, "pues he estado con aquella que se llamaba tal y cual...".  Ya me las conocía a todas: la filosofa, la poeta, la escaladora, la seriefila, la transfeminista, la casada, la que ha salido con media barcelona (la cita con esta fue surrealista porque no paraba de hablarme de todas sus ex), la que tiene un grupo, la que es budista. Envidio la facilidad que tienen algunas personas para engancharse a otros y también la facilidad de desengancharse en poco tiempo o de sustituir un enganche con otro. Siempre me siento de otro planeta en este sentido. Ni soy folleti ni soy noviera (que sería lo de encadenar novias porque sí). No estoy hecha para esta sociedad de consumo de relaciones. Soy bastante outsider en ese sentido. Tal vez por eso llevo desde octubre sin acostarme con nadie- ¿Será eso?  

 Je. Je. Je.Je.
Je. je. je. 
Je. je
je.

Me gusta un poco una chica del barrio. Hablamos cuando nos vemos. Ahora está de vacaciones y no coincidimos en el lugar en el que nos vemos. Tenemos muchas cosas en común pero no sé si sale con alguien. Casi siempre me habla de planes sola. No sé, me gustaría quedar con ella un día o despejar la X. Saber si le gusto. 

Me estoy dejando el pelo un poco más largo. Ya estoy en fase peluca patillera. A ver si resisto. Esta es la fase más difícil.

Estoy enamoradísima de carrie brownstein. Tal vez por ello no  me gusta nadie. Podríamos tocar juntas y hacer canciones. Lo veo, lo veo...








7/8/17

El verano es un martillo


Domingos por la mañana con la perri de road manager


Fuera corre la brisa que trepa desde la playa. Hay corriente. Una corriente como la de los pasillos cuando hay una ventana abierta en cada extremo. Las calles son anchas. Con mis vecinos del local de al lado hicimos una cena en la calle la semana pasada y se estaba fresco. Bajé tortilla de calabacín y patata. Éramos cinco, una de ellas la chica a la que le vendí aquella Orbea tan bonita que dejé reluciente y otra chavala que era pianista y de almería. Dos datos que a mí me parecen importantes.

Mi día favorito de la semana es el domingo. Los sábados, no tanto. Lo sábados son tierra de nadie. Los domingos aprovecho para montar todos mis trastos y tocar. Me he comprado un BOSS VE-1 de efectos para la voz. Tiene ecos, delays y doubling. Es como estar cantando en el Primavera Sound. Bueno no, mejor. Estoy sacando una canción nueva. Estoy poniendo teclados, tipo órgano, y guitarras.

Me gusta quedar para hacer picnic vespertino en el Parque de la Ciutadella y me encanta ese momento. Me gustan los picnics de los domingos a las siete. Los viernes por la noche y sábados por la noche son tierra hostil y nunca sé muy bien si me van a gustar o no. 

Odio y amo la soledad. Es uno de los refugios más seguros del planeta, y también uno de los más traicioneros. Probablemente lo encontré de pequeña, es complicado deshacerme de él. Me siento sola, últimamente, aunque haya gente a mi alrededor. La perri acaba de dejarme un trozo de pizza en los pies. No sé de donde lo ha sacado. Lo tenía escondido en alguna parte. Se los esconde. ¿Es acaso una ofrenda? 

El verano es un martirio. Qué raro, hace un mes y medio pensaba que yo ya estaba en el podium de la  victoria y ahora me veo otra vez con este desencanto a cuestas. Bueno, tengo trabajo y me gusta. La situación ha mejorado. 

Y como no tengo vacaciones, ni hallo mi lugar en las fiestas cuando se acaban, tampoco tengo un escondite apropiado para mis propios trozos de pizza...

Tengo música y desencanto.






3/8/17

Canción y tristeza residual



Oh Diane es mi nueva canción. El título es un homenaje a la asistenta del agente Cooper de Twin Peaks. En la primera y segunda temporada, Diane era un personaje sin cara, sin voz... pero siempre presente. Era mágica. Mi parte preferida es la del cambio en el minuto 4:28. Podría decirse que mi objetivo está cumplido. Dije que grabaría 4 canciones. Ahora que ya he llegado al número, voy a continuar porque la música sigue siendo una evasión y mi viaje personal. Además, he conseguido juntar a varias persons para tocar: Benson, Malota y Travis. 

Por lo demás, estoy bastante tranquila. Con alguna que otra tristeza residual, tristeza veraniega, la de agosto, a la que ya estoy acostumbrada desde hace varios años, así que no me viene de nuevas. Lo bueno de este año es que soy una zombie del trabajo, pero me gusta. Me encanta tener algo en lo que pensar 8 horas, el trabajo me parece un refugio. De hecho, cuando salgo me siento abrumada y casi siempre se me llenan los ojos de lágrimas en la bici por cualquier tontería, pero lo cierto es que me va genial para las lentillas, así no se me secan. La tristeza sirve para muchas cosas:, una de ellas, para humedecerte los ojos. Otra, para protegerte. Otra, para descansar. Otra, para dar largos paseos. Otra, para comer helado de tarta de queso con arándanos.