Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2008

Formentera

Mañana nos vamos, hay mucho que celebrar.
Estoy muy contenta porque he acabado la carrera, pero hasta que no tenga el resguardo del título no me lo voy a creer del todo.
Ya tengo trabajo para el curso que viene. Creo que las velas de mi abuela funcionan. Hoy es un día bonito.

buscando un sitio

Los cuellos son importantes. Los cuellos son un refugio. En los cuellos se da y se toma el pulso. Desde el cuello todo se ve distinto, en un cuello se vive diferente. Voy a irme de casa.

Me voy a tu cuello. Como un perro sano con el hocico helado.

Mete la botella de vino blanco en la nevera. Llego a las 21:00.

Estoy leyendo una biografía sobre DianeArbus, escrita por Patricia Bosworth. A veces habla sobre HowardNemerov, el hermano de Diane. Fue aviador y luego poeta:

Justo antes de PearlHarbor, Howard se presentó como voluntario a la Fuerzas Aéreas de Estados Unidos, pero no pasó la prueba de admisión. Inconmovible, se alistó a las de Canadá. Le perseguía el sueño romántico de ser piloto desde su infancia, cuando había tenido como héroe a Charles Lindberg. En todo caso, fue un decidido gesto de independencia frente a su padre, y una forma de probarse a sí mismo. Mientras duró el entrenamiento en Ontario, Canadá, vomitaba cada vez que ponía un avión en vuelo. También escribió desde allí largas cartas a JohnPauker: "deseando que la guerra acabe pronto, estoy otra vez con una maldita depresión... leo Habitación Oscura, obra temprana de un tal V. Nabokov... es buena... anoche fui a un baile y vi a dos sargentos bailando juntos. Parece mi querido Berlín... hice un vuelo a solas...aterricé m…

últimos días

Desde que ví Las Vírgenes Suicidas, cuando un niño de 13 o 14 años se sienta frente a mí en el autobús, siempre me pregunto si ya se habrá enamorado alguna vez.

Tengo esto lleno de papeles. Voy a poner un poco de orden: lo dejaré todo encima de la cama que no uso. Un día los archivaré, un día.

Si tengo tiempo, hoy abriré mi maleta de cartas de los inviernos de los 11, 12, 13 y 14 años, y las leeré. Todas vivíamos en Barcelona, a menos de dos paradas de metro, pero nos escribíamos para recordar el verano y cuidarlo, para darle aliento y buscarle un lugar donde estar a salvo hasta el año siguiente. Jamás nos veíamos durante el invierno. Vivir en un barrio diferente era vivir en la otra punta del mundo.

Ayer hice caravana en la Ronda de Dalt. Yo iba escuchando la radio. Pensaba en los finales de etapa, en los últimos días que haces algo, en lo despegada que me siento de la facultad, en las ganas que tengo de perderla de vista...

Pasaron los camiones de la huelga. Avanzaban por el túnel…

Yo quiero un pedal como el de Feist

He acabado mi memoria de fin de carrera y yo aquí sin inmutarme.

Ayer llovió mientras viajábamos en metro. Al salir de la estación, una cortina de agua nos separaba de la calle. Fue fantástico. Entre las vías del metro vimos un riachuelo.

Tras el concierto de Feist del sábado, decidí que me voy a comprar un pedal como el suyo y lo voy a usar en septiembre en clase. Es una excusa que me encanta. Podemos grabar voces, guitarras, percusiones, y luego usarlas de base. Se me ocurren muchas aplicaciones didácticas para el pedal, en serio. Va a ser alucinante. La introducción de la guitarra eléctrica me dio resultado, así que, por qué no la del pedal de feist...

El concierto desde la segunda fila parecía una locura.






1 de junio

Click To Play
Audio Post de Ficción:

Para escucharlo click al play. También puedes escucharlo desde mi podcast.

(La voz en off del inicio es de Carol Blenk. El texto lo escribí para que ella pusiera la voz. La canción que toca "la banda del hotel" la he grabado en mi casa, así que yo soy toda la banda: el batería, el bajista, el pianista y la guitarrista cantante. Es una versión que hice algún tiempo ya de una canción muy popular, y que últimamente tocaba con el piano, pero hasta hace dos días no me había atrevido a grabarla... porque cuando grabas, el sueño de canción acaba y siempre queda diferente a como la imaginabas)

Este es el texto:

Estoy sentada en una de las mesas que rodean la piscina del hotel. Somos pocos. El camarero acaba de servirme un mojito bastante cargado, estamos a principios de junio, tienen las botellas de ron por estrenar.

Qué solos son los hoteles de playa cuando aún no han llegado los turistas en masa, qué solos cuando se marcha el verano y todo acaba. P…