Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2010

Un motivo para hacer caravana todos los días

La caravana que hacemos todas las mañanas no es para ir a trabajar. La verdadera razón es contemplar cómo estalla el amanecer en la C-58. Impresionante. Hay que vivirlo.

Una puerta, una calle, un cojo. Este blog cumple 7 años.

Por tercer día él ve amanecer desde una cama vacía, por tercero le oímos persignándose, Jesús, José y María. Y el tercer día, jura, es el peor. Le tendríais que ver: de rodillas con cara de idiota arañando el parqué.

Hizo listas de las personas con las que había dormido. Puso en rojo los nombres de aquellos que resultaron heridos. Su apellido figura una vez, de cada cinco o seis, en un rojo tan vivo que al mirarlo dolía. Él lloraba y gemía al pensar que le quedaban aún otros tres días.

Y cambió los muebles de lugar un treinta de noviembre. Fue a dormir y de nuevo, al despertar, estaban donde siempre. Que es diciembre, no abril, el mes más cruel, quién se lo iba a negar, si las horas le duran hoy lo que dura una vida, si el plan de su vida a día de hoy consiste en nada más que en llegar al cuarto día.

Llegaré al cuarto día, gemía. Pero lo peor, señor, es que llegará, es que llegará,
y que a ese día le sucederá otro día más, y otro día más, y otro día más, y otro más, y uno más, y otro más,…

Y yo estaré vuelta del revés

Hoy he ido a dar una vuelta a la biblioteca para entretenerme, el tiempo de descanso del mediodía sigue siendo una tortura, aunque a veces esté con alguna compañera, que se agradece. Una tortura como cuando era pequeña y tenía que comer en el colegio. Yo quería ser transeúnte y no fija, quería quedarme "algunos días" a comer, pero no todos. Levantar la mano sólo a veces. Estar de paso por el comedor, pagar con una moneda de 500 pesetas y que me dieran el cambio.

Bajaba este mediodía las escaleras de la biblioteca arrastrándome, cuando un grupo de personas mayores de setenta años que asistía a un curso sobre Internet, descubría la pestaña "Imágenes" de Google. Ha sido deslumbrante. He tenido la suerte de presenciar ese magnífico momento de ovaciones y madre mías. En serio, es impactante ver a tanta gente emocionada por algo tan sencillo. Me hago fan y quiero para mí una pestaña de imágenes de Google jamás vista, una pestaña por primera vez, una pestaña sin estrenar,…

Tomando decisiones: ¿Me gusta Miqui Otero, Kiko Amat, la Nocilla... o no?

Si la cantidad de 1500 euros al año me blindara contra todos los resfriados y sus primos hermanos (gripes, neumonías, anginas, etc.) os prometo que los pagaría sin pensarlo. Estoy atravesando un catarro. Mi cabeza está dentro de un túnel, mi tos provoca desprendimientos en las carreteras de las montañas rocosas, mi boca es esa planta seca y olvidada en el balcón durante las vacaciones.

Ayer empecé a leer uno de los libros que me regalaron por mi cumpleaños: Hilo Musical, de Miqui Otero (Alpha Decay, 2010). Hay un vídeo promocional de la novela al principio de esta entrada.

Inicié la lectura con mucha ilusión, pero no logré concentrarme. Era como estar presenciando un espectáculo de magia viendo todos los trucos. ¿Por qué no me gusta algo que tiene un montón de puntos para gustarme? ¿Por qué no soy capaz de leer a Kiko Amat hasta el final? ¿Por qué no me engancha Nocilla Dream? ¿Por qué leyendo a Unai Elorriaga me retuerzo de rabia? ¿Por qué siempre son hombres?

Desgraciadamente, no me h…

Jueves de cumpleaños feliz

Hoy he cumplido 32 años. Nos hemos acordado de que no teníamos pastel pasadas las 9 de la noche. Hemos ido corriendo al corte inglés.



He puesto todo los regalos encima del piano y les he hecho una foto.




Todos menos uno:







No quiero que se muera nadie.

Aeoropuerto- post en directo

Aeropuerto: lugar en el que la gente se disfraza.

Lugar en el que la gente siempre lleva muchas chaquetas, pero ninguna puesta.

Lugar para llevar botas con chándal.

¿Alguien más se ha dado cuenta o es cosa mía?

Superfan de una fruta y de un arte marcial

He probado por primera vez una fruta: la granada. Puede que a alguien le sorprenda. La verdad es que yo también me quedé a cuadros cuando conocí a una chica que jamás había comido cuajada, lo bueno es que en la misma semana supe de dos personas más que tampoco la habían probado nunca. Qué fuerte, y yo que creía que la cuajada era un lácteo mainstream.

La granada me tiene fascinada. Me he estado informando en google. Es una fruta excepcional, muy sana, antitodo lo malo que puedas imaginar. Dentro tiene unas bolitas de color naranja transparente que parecen canicas de cristal, estallan en la boca cuando las masticas. Su sabor se parece al de la uva.

Así que, básicamente, estos días los paso comiendo granada y practicando taekwondo. Sorpresas que te da la vida. El otro día hicimos nuestro primer combate juntas en el gimnasio. Cada vez que le arreaba una patada le preguntaba si le había hecho daño. Cuidarse en medio de un combate es complicadísimo.

Ahí están nuestros duboks, requeteblancos…

Y la ganadora es...

Allá voy. Me ha costado mucho decidirme. Os agradezco vuestros comentarios y el seguimiento que ha tenido el casting.

La chica de la Ducati roja es...

BRUNELLACARDINI

Me encantó el pasado del personaje, la historia sobre el hermano justifica el cariño que le tiene a la moto. También me gustó la fábrica de varillas de paraguas del padre. Creo que es un personaje de acción, hará que pasen cosas.





Finalistas del casting: La chica de la Ducati roja.

Tengo tres favoritas. Esto es muy difícil, porque la verdad es que se han quedado fuera muchas que también me gustaban, pero he querido reducirlo a tres para que fuera un poco más fácil. Todas, todas me gustan. Qué mal queda esto.

Voy a copiar aquí los post de las tres finalistas, a ver si decidimos algo. Como muy tarde, el martes sale la ganadora. Os vuelvo a dar las gracias a tod@s. Las que no salgáis ganadoras podéis escribir otro personaje del hotel, si os apetece. A mí sí.

Candidata 1. Entrada de Brunella Cardini
"La Ducati de mi hermano y las varillas de paraguas"
Tu hermano se va a matar con la moto, me decían. Y, contra todo pronóstico, a mi hermano no se lo llevó la moto sino un mal navajazo. Aquel día no entré en la iglesia. No abracé a mi madre. No me vestí de negro. Me tomé un café solo y huí en la Ducati de mi hermano. Yo, que jamás había conducido una moto, me aferré a ella como si fuera un salvavidas. Hasta que agoté el depósito y tuve que fingir desenvoltura repon…