Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2005

paola también dijo cosas bonitas

0

Esta tarde he llevado al cine a mis primas, supongo que necesitaba una inyección de inocencia. Les pregunté, "¿Cómo os gustaría llamaros si pudiérais cambiar de nombre?" La de 9 años dijo "Natalia" y la de 7 dijo que "Frankenstein". Pues así se van a llamar, ésto es como un sueño, todo se puede hacer realidad. . Natalia quiso palomitas, Frankenstein golosinas. Natalia se ha pasado la película explicándome como habían hecho los efectos especiales. "Esto es un león de verdad pero le mueven la boca con el ordenador", "Este paisaje está pegado pero no queda del todo mal", "Si te fijas, toda la película es una batalla entre el invierno y el verano, entre los buenos y los malos, el odio y el amor". A veces los niños te dan pistas y no precisamente falsas. Me he quedado alucinada, no sé si yo con 9 años analizaba tanto las películas. Frankenstein tenía medio culo fuera del asiento, estaba alucinada, la pantalla era suya. Me ha pregun…

nieve asada

Es nochebuena. Dan moscatel y turrón en la plaza si vas a la Misa del Gallo. Mi abuela, antes de cenar, me ha hecho explicarle el prospecto de las pastillas que se toma.
- Yaya, que pone que aunque no hagas dieta te baja el colesterol si te las tomas.
No ponía exactamente eso pero se ha comido a gusto el cordero al horno.
Hemos recordado a Felicísimo porque en Nochebuena tocaba la guitarra y no cabía ni un alfiler en la casa.
Me han hecho un regalo de navidad, me lo han preparado poniendo notitas. La letra era de mi madre. Después de buscar en el parking, en las golfas y en mi habitación, he encontrado una caja con 300 euros debajo de la banqueta del piano. Mi abuela siempre me regala dinero para que me compre lo que yo quiera.
Felícisimo preparaba nieve asada para cenar. Lo malo es que es un plato que se derrite si no te lo comes en seguida.
- A ver, voy a poner al fuego la nieve, vigiládmela que voy un momentico fuera.
Los niños se quedaban vigilando la nieve que no por arte de magia, más…

límites variables

Ha sido una sorpresa inesperada encontrarme a Claudia en el andén del metro. Es la persona que habla como mi prima de 9 años. Y que a los 26 hables como una niña de nueve años, es un milagro imposible de comparar con otro milagro.
Las breves horas con Claudia me han dado 3 vidas extras y un escudo protector super-sónico, que quizás se gaste a media noche cuando los recuerdos vuelvan, pero habrá servido hasta entonces. Además, hacía tiempo que no paseábamos tranquilamente por Barcelona buscando un café. Le he confesado algunas de esas pequeñas ilusiones.

Hoy he hecho cosas que siempre he querido hacer. Esta mañana me he tomado un café en un bar horroroso, uno que está en los subterráneos del metro. Me ha apetecido porque siempre que paso por delante pienso que las personas que hay allí son tan felices, que les da igual ir al bar més feo de Barcelona. Y me he sentado en la barra con ellas.
Luego he pegado un chicle debajo de un asiento del metro. Es incívico pero hay cosas peores, como po…

salida de un cuento

Dos amigas me dieron whisky, nocilla y jamón. Son anestesias de bar y de pisos sin calefacción que sin duda alívian. Luego me prestaron un píjama y me enviaron a dormir, aunque después de dar muchas vueltas decidí irme. Las calles estaban desiertas, los semáforos cambiaban de color para nadie, sólo para mí. Y es curioso porque me sentía más nadie que nunca. La Diagonal ya no era el camino a casa de Giulia, era una vía desierta con taxis vacíos, con muchas farolas y árboles a los lados.
Por la tarde he lanzado una silla por las escaleras y no se ha roto, luego he borrado toda la música de mi ordenador. Después me he puesto a llorar debajo de la mesa. Cerca del suelo no te caes.
Ha venido a casa mi prima de 9 años, como salida de un cuento. Su forma de hablar me recuerda a la de alguien, es un recuerdo muy bonito. Hemos quedado para ir al cine, porque les prometí que las llevaría a ver una película. Les compraré palomitas. Luego las traeré a casa.

de perros

Este no es mi perro "negro", es mi perra "canela claro".

Hoy es domingo, me he despertado a las 8:00. A las 8:00 es muy pronto. He abierto la puerta y mi perro negro se ha escapado. Hoy se ha ido hacia el bosque, cruzando la calle sin mirar, corriendo por las aceras y por el parque. Un día de éstos nos va a dar un susto. Se ha escapado muchas veces en 4 años, más de 94 veces seguramente. Si fuera un niño lo llevaría al psicólogo, pero es mi perro negro, el tímido, el que apenas ladra pero se escapa y es feliz así, le brillan los ojos cuando vuelve. Es nuestro secreto.

circo

Circo - paola vaggio

Powered by Castpost
Mientras el peluquero me quitaba el flequillo, ha entrado un hombre calvo. La peluquera deslizaba el peine con sumo cuidado sobre la piel. He mirado de reojo su peinado. Ha sido un momento frágil, Cocorosie sonaba de fondo. Tijeretazos brillantes y destellos de instantes contigo. Me gusta oírte en mi vida, distinguirte entre el rumor monótono y constante.
Me he comprado una mesa y un montón de bolígrafos nuevos, dicen que motiva para estudiar.


La pelu bien, pero se pasaron con el plastificado.

cosas tristes y pequeñas

(poemita)

He suspendido otra vez el examen de música,
la profesora me tiene manía.
Siento que pierdo a Giulia a cámara lenta,
por eso hoy me voy a la peluquería.
Recuerdo sus manitas cerradas
y me pongo muy mala,
quizás un tinte en mi cabeza,
ponga brillo en mis ideas.

(cuentito)

Ayer paseé por Barcelona con mi amiga invisible. Cada vez me da más conversación, ¿será preocupante? Le dije algo y se le colorearon las mejillas. Todo es transparente, se niega al tacto.

brecha en el corazón

La casa era bonita. El lugar también lo era. Hacer fuego es difícil. Muy difícil. El viento trajo nieve de las montañas y los copos eran de porexpan. Conjunté toda mi ropa, me la puse en la maleta por colores para no equivocarme.
Es complicado que todo case a la perfección sin hacer rectificaciones. De pequeña tuve una barca con un parche puesto durante años. Y no se hundía. Me lo pasé tan bien con aquella barca, duró muchos veranos. Me tocó en la tómbola de un hotel, vendían los números a tiras. Casi como Giulia, que me tocó porque ese día yo estaba de suerte en la Plaça dels Àngels. Y llovía. Nos tomamos una cerveza y fuimos a cenar. Luego salimos por ahí, estuvimos bailando. Qué adolescencia más larga. Me rozó la mano y yo también. Beso (...) El último día me enteré de que a Giulia le gustan las ensaladas de pepino como a mi padre. Precisamente, esta madrugada hará un año que a mi padre le dió el infarto. Parece ser que diciembre es un mes conflictivo. El médico dijo que se moriría es…

Sí, es verdad.
Es sólo una cuestión de equilibrio.
De comisura de labios.
De que sobren las palabras.
Las promesas siempre se cumplen
mañana.
Y para eso suele faltar muy poco.

Música:
Piano - Paola Vaggio


Powered by Castpost

Siento mucho la calidad sonora, es una grabación casera. Que nadie me dió clases de piano, también se nota. ¿Y lo bien que me lo paso?

enfadadas en el born

Quiero destacar el cielo del Nus (nudo) de la Trinitat (trinidad) y la vista desde allí, las barriadas, la fábrica de cerveza, chimeneas industriales... Cualquiera puede pensar que con ese nombre tan divino y celestial se trata de un lugar tranquilo para meditar. La verdad es que es un nudo de carreteras. Si supiera hacer fotos me pararía y haría una, pero además de que no sé, si te paras ahí te juegas la vida por una foto y tampoco creo que valga la pena. Quién sabe, igual un día me paro. Diré "un momento". Me pararé, pondré todos los intermitentes, que por supuesto se ponen todos con el mismo botón, si no fuera así tardaríamos demasiado, y haré una foto. Click. Ya está, borrosa.
Si VACACIONES = 1 entonces
Imprimir("ALERTA, discusión")
si no
imprimir("ok")
fin si
La Señorita Picnic y yo nos enfadamos ayer. He estado haciendo algunos cálculos y siempre que falta poco o poquísimo para irnos juntas unos días, nos discutimos. Deben ser los nervios, la *expectació…

Recuerdas cuando

Hay mucha gente sola en esta facultad. No es como mi primera universidad. Todo es diferente, es peor. Quizás es porque por la tarde sólo vamos los antipáticos que trabajamos por las mañanas. ---
Voy a contar una cosa de otro siglo. Cristina y yo empezamos a la vez Historia del Arte en 1998. Nos conocimos en el tren el segundo día de clase. En seguida decidimos que compartiríamos piso ya que teníamos en común una cosa importante: la misma piscina. De pequeñas íbamos a la misma piscina. Y además, sorprendete pero cierto,mis padres estuvieron a punto de apuntarme a su mismo colegio. ¿Y qué quiere decir eso? Que además de ser compañeras de facultad hubiésemos podido ser compañeras en Educación General Básica, Bachillera Unido Pérez y en Curso de Orientación Universitaria. Vaya, que el destino es imprevisible.
Para esa misma navidad, ya estábamos casi instaladas. Encontramos un piso de dos habitaciones en las ramblas. Dormíamos juntas porque así las dos teníamos la habitación grande. Al pri…