descubrimientos



Ella me descubrió y desde entonces, soy un descubrimiento. Antes no lo era, ahora sí. Cuando sus manos se hundieron en la arena, noté en mi mejilla el tacto suave de sus dedos. Yo quise brillar como un tesoro que empieza a serlo. Si soy de oro, quiero brillar con toda la luz del mediodía. Si soy de plata, quiero ser un destello de medianoche. ¿Y qué pasará si cesa su faceta exploradora? Si ha cesado. Acabaré contando los chistes malos que me invento? qué horror!

- ¿de donde son las gomas Milán?
- De Milán
- No! son de Borrar.

Lo que es seguro, es que Borrar es un lugar para rectificar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

Fantasía con límites y todas las imbecilidades