Ir al contenido principal

Venecia (I) - La luz




Ya estamos de vuelta. No sé si podré superar haberme metido, nada más volver de Venecia, en un supermercado lleno de padres con hijos. Por los críos no pasa nada, me gustan, pero los padres son lo peor. De la belleza al horror en menos de 8 horas. Pero es lo que tiene la vida, que se vacía la nevera y hay que llenarla otra vez.

He podido tomar el sol de Venecia, contemplar la luz que desprende en un día nublado y vivir una tormenta nocturna con la lluvia cayendo sobre los canales. Es bellísima de todas las maneras. Ahora entiendo a Giorgione, Bellini, Tiziano y a toda la escuela veneciana, su luz es arrolladora. Pero la verdad es que nosotros no las vemos igual porque llevamos gafas de sol.



Esta foto la hice la primera tarde desde la ventana de la habitación del hotel. Estuve un rato asomada observando a una señora mayor que arreglaba las plantas en bata. Los tallos secos los tiraba al canal cuando no pasaba ninguna góndola. Pensé que debía ser algo cotidiano para ella. En cambio, para mí era extraordinario.

También cerré los ojos y dejé que el sol me iluminara la cara. Me gustan los rayos que se cuelan a veces en las habitaciones y se posan, por ejemplo, en la cama. Creo que son especiales, son escogidos. Además, tengo una teoría: si tomas el sol de una ciudad desde la ventana y sientes las calles, la brisa, la gente... quiere decir que ya no vas a poder olvidarla jamás. Es como una prueba de amor. Esto no me lo acabo de inventar ahora, es una teoría, en serio, una teoría que tengo desde hace tiempo.

Hoy ya no escribo más, tengo muchas sensaciones acumuladas y me cuesta escoger.

Para acabar, una foto del paseo que hicimos en góndola nosotras dos solitas con el gondolero. Parece que está a punto de llover, ¿verdad?




Pues no, una hora más tarde estábamos disfrutando de un Spritz riquísimo al sol, a la hora del aperitivo.







Comentarios

  1. Hola.
    La primera foto parece que el agua estuviera guarrilla,pero las dos siguientes si,¡son preciosas!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Entransicion:

    No lo parece, lo está! Es otro de sus encantos. Me gusta mucho esa otra cara de la ciudad.

    ResponderEliminar
  3. Como diría Homer Simpson:

    glglglglgl...

    ResponderEliminar
  4. venecia me encantó, fue un enamoramiento inmediato, sobre todo algunas de las callejas que, de repente, dan a un canal y a algún palacio. Tengo que volver, es uno de mis objetivos en la vida.

    ResponderEliminar
  5. Qué fantásticas fotos. Se nota que se te iba, además de la mirada, el alma tras las imágenes. Me encanta saber que habéis sido felices también allí.

    ResponderEliminar
  6. Venecia enamora. Que ganas de volver algún día. Qué tal el hotel?

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:26 p. m.

    Me he quedado pillada con "los padres son lo peor". Y las madres? Somos lo mejor????

    o.

    ResponderEliminar
  8. neoGurb, y sluuurp, sluurp jaja No soy muy aficionada a los Simpson pero me lo han explicado!

    Marcela, sí, es una ciudad para volver, sin duda!

    Flavia, gracias! hechas con el corazón... y ya se sabe, salen mejor. Lo fuimos :)

    Laura, el hotel estuvo genial, excelente, lo recomendaría. Starhotel Splendid Venecia, apúntalo!

    o., me refería a los padres y a las madres! jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje