Ir al contenido principal

A este paso le hago una oda a mi escritorio



Voy a fumarme un piti antes de que salga la ropa del horno y llene el sofá amarillo que tengo aquí detrás. Me gusta mucho la habitación que tengo para mí sola, desde la ventana veo un montón de tejados y antenas, incluso hay una especie de casa antigua que podría estar en cualquier otro lugar. Quiero decir que si me tapo el ojo izquierdo puedo imaginarme que estoy en Venecia.

También me gusta la luz. Por la mañana entra el sol directo. Si me siento frente a mi mesa me da en la cara. Lo empecé a hacer durante unas semanas que estuve enferma y tenía que quedarme en casa porque el médico creía que era gripe A. Estaba un poco acojonada, pero reconozco que disfruté muchísimo de mi escritorio. Mi enfermedad le dio un poco de alma.

Ayer me costó cerrar los ojos porque no quería dejar de mirar a Carol. A veces es un rollo tener que dormir. Lo digo sinceramente. Tampoco soporto tener que levantarme para ir a trabajar, no sé porqué me hacen esto. Hoy he empezado a contar los días que faltan para las vacaciones.

Ayer perdí una oportunidad por culpa del tráfico. Mis padres se van de crucero a finales de junio con mi prima de once años. A mi madre le hacía ilusión que también fuéramos nosotras. Mi madre tuvo cáncer y este septiembre le toca revisión, por eso dice que quiere aprovechar el verano, por si acaso. A mí no me gusta que piense así, pero lo entiendo. Lo malo es que el barco zarpa tres días antes de empezar mis vacaciones, pero justo cuando iba a pedir ese favor en el trabajo encontré una caravana impresionante por culpa de la lluvia y de la huelga de renfe. Un día escribí un cuento sobre alguien que se enamora de la chica que informa sobre el estado de las carreteras desde el aire. Pero yo ni eso. Resultado: llegué tarde. Así que me temo que no podremos disfrutar de ese viaje con ellos. Me parece muy injusto estar así por tres míseros días de mierda.

He abierto un perfil de facebook para mi blog pero no sé si es buena idea. Yo soy una blogguer de las de antes y facebook no entraba dentro de mis planes.



Comentarios

  1. Cógete esos tres días con la excusa que sea, es sólo un trabajo. Y es tu madre, y en su mente hay un "por si acaso". ¿Qué hay que pensar aquí?

    Cómo entiendo lo que dices del facebook... :)

    ResponderEliminar
  2. Ponte mala y punto.

    Yo me pasaría el día entero mirando a mi AAA. Cómo te entiendo!

    Suerte y lucha por esos 3 días!

    ResponderEliminar
  3. Si te tapas el ojo derecho ¿donde te imaginas que estas?

    ResponderEliminar
  4. Yo también tengo una ventana así.Da a una azotea blanca,yo me imagino que voy a mikonos por lo radiante que esta cuando le da el sol.
    Un beso enorme,ya se te ocurrira alguna excusa para tener esos tres dias,suerte.

    ResponderEliminar
  5. Maine, creo que lo voy a dejar tal y cómo está. Lo de los días, digo.
    Sobre el facebook, ahora que he recibido unas cuantas solicitudes de amistad... empieza a gustarme. Lo he abierto para usar la herramienta "importar blog" en la sección de notas. Cada vez que actualizo en blogger, se actualiza automáticamente en mis notas y avisa en el muro de mis contactos. Está guay, no?

    Ra, ui no, mala no.. se nota mucho jaja. Creo que voy a luchar cumpliendo con mis obligaciones. Tengo 2 meses enteros de vacaciones, pedirme 3 días más me parece... uf, mal.

    eltauromquico, pues veo unos tejados que podrían ser de Lisboa.

    Meli, ai. me gustaría ver mikonos desde la ventana. Me estoy imaginando esa pared blanca y radiante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje