Ir al contenido principal

Que me aspen si me equivoco


Esta mañana queríamos tomar el sol en la piscina, pero cuando nos hemos puesto el biquini se ha nublado.

Así que hemos ido a la óptica a comprarnos unas gafas. No nos ha costado decidirnos porque sabíamos el modelo exacto que queríamos. La dependienta nos ha felicitado por la elección.

Antes de escoger la montura, una chica nos ha graduado la vista. La conocemos de otras veces. Sabemos cómo se llama, también sus apellidos. Siempre que pasamos por delante de la tienda miramos a ver si está. Nos gusta desde hace tiempo. Su nombre empieza por B.

En la habitación estábamos las tres. La chica B consultaba en el ordenador nuestra ficha. Llevaba una bata blanca. Ha comentado en voz alta que la última vez nos la graduó ella. Ya lo sabíamos. La segunda letra de su nombre es la E.

La luz era tenue y cálida. En la pantalla aparecían letras pequeñísimas. BE estaba de espaldas a mí. Durante algunos segundos, tal vez un minuto, he querido levantarme, acercarme a ella y besarle el cuello. Estábamos las tres solas, la situación era perfecta, pero yo no soy tan lanzada. Nos ha parecido, por algunos motivos difíciles de explicar, que ella también quería enrollarse con nosotras, pero únicamente es una suposición.

Tenemos que volver a recoger las gafas y a comprar lentillas.


Comentarios

  1. jajaja, vosotras también veis lesbianas por todas partes eh? jaja, me encanta los motivos difíciles de explicar que os hacen pensar que ella también quería enrollarse con vosotras

    ResponderEliminar
  2. he tenido esa sensación, plena seguridad de que alguien está esperando que me levante y actúe .

    ResponderEliminar
  3. Me pasa con mi óptico (salvando las distancias: tú usas un maravilloso plural)... es la puta bata :)

    ResponderEliminar
  4. ¿Os comprais las mismas gafas ? o es que tenéis la misma graduación ?

    Ocurre alguna vez, ves a alguien que te gusta en una cola, mirando el diario en un Kiosco o en la cera de enfrente y te aproximas por instinto, son pocos segundo, es puro instinto , a mi me pasa.

    ResponderEliminar
  5. yo estoy un poco perdida... os situaba en otra ciudad... uhmmmmmm... no sé ;)

    muy bueno el texto, srta vaggio!

    me encanta ir a probarme gafas. casi-casi las prefiero a los sombreros.

    un besazo bonita

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:31 p. m.

    Me inquieta su nombre, hay pocos que comiencen por BE. ???? Aunque sé de uno que es El nombre entre los nombres: universal y del todo poético.
    Por qué no nos hablas de esos "motivos difíciles de explicar". Un intensivo curso de semiótica para principiantes no estaría mal.
    be so
    Mara

    ResponderEliminar
  7. ralladuradelimon, jaja, sí, ya te lo dije en tu blogo, es que me hizo gracia porque justamente yo estaba pensando lo mismo. Difíciles, sips, y da una pereza explicarlos, ufff... :)

    Exitus, no sé si ella lo esperaba o no, pero podría ser que sí.

    Ra, jaja, la puta bata, será eso!!! y los carteles, que deben de llevar una especie de mensaje oculto.

    Francis, no tenemos la misma graduación, a tanta sincronía no llegamos :P Compramos dos gafas, una para cada una. Y cuando pasa alguien que te atrae por algo y te quedas mirando, incluso te giras para seguir viendo más. Eso sí que es fuerte -_-

    Carmen, ai, al final hemos aplazado la visita a Madrid un mes, yo aún no tengo bien los puntos... y ya sabes, quiero estar en plenas facultades. ;) Sombreros, gafas, qué de incógnito! besazo, guapi.

    Mara, es un nombre... digamos que bíblico. Ais, es que esos motivos son invisibles y secretos. No sé si encontraría las palabras adecuadas.

    ResponderEliminar
  8. moleskine11:08 a. m.

    seguro q a Belen...le hubiera encantado...

    ResponderEliminar
  9. Entre nosotras siempre tenemos puesto los radares que detectan a las otras ^^

    ResponderEliminar
  10. Anónimo1:44 p. m.

    No pensé en Belen...

    ResponderEliminar
  11. Belén Campanas de Belén...
    Sí señora, hay mujeres que se convierten en faros para nosotras o por lo menos para mí y que te hacen volver siempre a ellas en busca de luz.
    Yo estuve rondando a una camarera que era claramente lesbiana, hasta que un día la vi dándose el lote (literalmente con su novio) Fue una lástima, yo salí con el corazón roto y en el bar perdieron una de las clientas más fieles.
    Quizá no se había dado cuenta de que era lesbiana...aunque a lo mejor estas cosas las decimos para consolarnos.
    De todas maneras mirar es grátis y soñar también ¿no?
    Pero cuidado váis a acabar teniendo más gafas que la barbie

    ResponderEliminar
  12. jajaja suposiciones!!!!
    :)
    besazos

    ResponderEliminar
  13. Moleskine, has acertado el nombre, estaba e
    requetefácil.

    circulopolar, esto del radar es tan curioso! Como un instinto animal jajaja (qué exagerá)

    anónimo, hay pocos nombres que empiecen por BE.

    Mar, tal vez deberías haberte lanzado con la camarera, si tanto te gustaba. Te habrá echado de menos ella a ti? Quien sabe...

    Laura, qué?! Es la verdad, jaja el radar puede estar mal, besoo

    ResponderEliminar
  14. Voy a graduarme la vista YA!

    ResponderEliminar
  15. Hay personas con una energía que engancha incluso atreves de un cristal, una mirada espontánea que cautiva.
    No he podido dejar de leer varias de tus entradas...
    Empiezo a seguirte,
    Saludos!
    ;D

    ResponderEliminar
  16. Si me lancé...días antes de verla con su novio, me prometió que un diá nos tomaríamos una copa. Ése tenía jaqueca :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje