Ir al contenido principal

Volver a

He venido a pasar unos días a Mi Infancia, que es como llamaré a este lugar a partir de hoy. Un dato importante es que en Mi Infancia hay padres, por lo tanto, no estoy sola.

El trayecto en coche ha sido tranquilo, apenas había tránsito, y mi padre y mi madre no han discutido nada. Me refiero a cuidado con ese camión que te va a adelantar, pero anda qué dices, oye no te pegues tanto al coche de delante que como frene verás, si tan mal lo hago conduce tú, sube el aire que hace calor, haz el favor de cerrar la ventanilla que voy a llegar con pelos de loca. Ese tipo de cosas. Yo iba detrás, mirando el paisaje.

Nada más llegar a Mi Infancia me ha sorprendido la entrada con palmeras estilo L.A. y unos vistosos arbustos con flores. También me ha llamado la atención el color verde de los pinos y lo bonito que se veía el mar entre las ramas. Creo que estoy en plan optimista.

Cuando he llegado a la casa de Mi Infancia, me han dado una escoba y me han dicho que barriera lo de fuera. Estaba bastante limpio porque mis padres vienen a menudo a Mi Infancia, incluso ponen muebles blancos hechos a medida y láminas enmarcadas del Ikea.

Después de barrer y deshacer el equipaje, una maleta con cuatro cosas porque luego me paso todo el día en bikini, y aunque ya eran las siete y media de la tarde, me he ido a la playa. Mientras caminaba, he seleccionado una lista de canciones aleatorias de Madonna. Me ha dado tiempo de escuchar Beatiful Killer y Cherish. Curiosamente, la lista aleatoria ha dado el mismo salto en el tiempo que yo. Cherish se publicó como single el 1 de agosto de 1989. Me he cruzado con tres personas corriendo y con muchas rusas y rusos que parecían estar muy felices y contentos de estar en Mi Infancia. Dice mi madre que es que en su país hace mucho frío y nieva todo el día.

La arena estaba vacía, aún así me ha costado escoger un sitio para la toalla, he estado dudando un par de minutos... siempre quiero el mejor lugar posible. Soy muy exigente (en la playa), luego, si me equivoco, estoy inquieta y miro hacia los lados como buscando un sitio mejor. Es un puto coñazo.

No me he bañado, pero he metido el agua en los pies y me veía los peces pintados. Me he acordado de Formentera, de lo poco que me cuesta allí darme un chapuzón. He sentido melancoisla y me he sentado a mirar el mar de Mi Infancia que, aunque no es de color turquesa, siempre está cerca y se ha comido todos mis marrones.





Comentarios

  1. Infancia con padre y madre incluidos...
    Paciencia darlingggggg.
    Saludos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. "He metido el agua en los pies y me veía los peces pintados", gran frase que no sé si es un error léxico o bien una preciosa licencia poética de las tuyas.

    Conozco Mi Infancia y puedo imaginarlo casi todo. Yo todavía no me probado otros mares que no sean el balear, me da algo de miedo...

    Me encanta la foto de Madonamarilyn, es tan indie...

    Besos turquesa.

    ResponderEliminar
  3. ! Es fantástico compartir nuestra infancia con nuestros padres ¡tranquila guapita la vida es así todo pasa y nada queda! Solamente las fotos y recuerdos! Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje