Ir al contenido principal

Es como nadar




Caminar sola por una calle de Barcelona y sentir que te conoces un poco mejor que antes y te caes bien y quieres saber más sobre ti, quieres escribirte cartas, tener algo bonito contigo. Miras hacia un lado y ves un gimnasio que jamás has visto y te preguntas si habrá alguien en la cinta de correr. Y la tienda de abajo está abierta y venden naranjas; te imaginas comprándolas y comiéndotelas con gusto. Una mujer vestida de blanco en la puerta de una lavandería que está abierta de 9 a 24, porque lo pone en un cartel con luces de neón, le explica a otra en qué cajetín debe ponerse el suavizante. Y la lavandería es preciosa, con todas las lavadoras plateadas como cápsulas espaciales recién salidas de fábrica; y te dan ganas de tener mucha ropa que lavar allí porque esa mañana te sientes algo así como en paz.

Y ayer viste a unas guiris que se reían y gritaban tacos en su idioma mientras bailaban esta canción. Se sentían libres. Y tú también.

Acostarse sola en una cama desconocida pero cálida, hecha con cariño para ti. Y dormir y despertarse, fijar los ojos en una ventana que jamás has visto, por la que entra el sol, y cerrarlos de nuevo para dormir un poco más porque tienes sueños que son sólo tuyos.

Una niña de 15 años está ahorrando para hacer un viaje por Europa cuando sea mayor de edad; con un amigo cuya afición son los trenes y con el que recorrerá muchas ciudades con una mochila a cuestas. Le das un billete de 50 euros a la niña, que lleva algo de tu sangre. Para su sueño, para que perdure su ilusión.

Comentarios

  1. Caminar solo siempre ayuda a encontrarse con uno mismo, todos deberíamos hacerlo de vez en cuando. Y que te preparen una cama especial también es bonito porque te ayuda a reencontrar tus sueños.

    ResponderEliminar
  2. Hacía un tiempo que no te leía, me alegro de haberlo hecho hoy.

    ResponderEliminar
  3. me encanta la canción y el texto, gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  4. Una de las cosas que más me gustan en general, de la vida... son los detalles. Y este texto está lleno de ellos.
    Yo camino mucho sola. Debería de conocerme mucho, pero a veces tengo que tocarme para asegurarme de quién soy, jejej. Besos aviadora!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje