post 1001: galletas y tipos de nubes




Estoy escribiendo una novela desde hace un par de meses.

Hay un personaje que me tiene en ascuas: Inés. Es fotógrafa y trabaja en una empresa de publicidad. Nació en Cartagena, pero ya no vive allí. Durante seis meses colaboró con una agencia inglesa de metereología fotografiando tipos de nubes. Tuvo que aprenderse todos los nombres: cirros, cirrocúmulos, cirrostratos, altocúmulos, altostrato, nimbostrato... En aquella época, cuando se emborrachaba con las amigas decía que había visto un tipo de nube llamado cunnilingus. Su mejor amigo trabaja en ese bar que hace esquina, el de la foto, pero eso no sale en la novela. (Este detalle sólo lo sabemos nosotros.)

Ha pasado algo inesperado que me ha ayudado a conocerla mejor. Hasta ahora la tenía idealizada. Lo reconozco. Hoy, en cambio, mientras escribía cómo desayunaba, me he dado cuenta de que es una chica de lo más normal. Yo creía que se prepararía unas tostadas con miel y sésamo, o cereales con frutas del bosque; pero no, Inés ha cogido cuatro galletas y las ha mojado en leche hasta que se han ablandado. Después se las ha llevado a la boca. En silencio, como un ritual. Luego ha hecho lo mismo con un par de galletas más y se ha bebido a sorbos el resto de café con leche.
Estaba bellísima. Luz natural. La que entra por una ventana situada a su derecha. Es morena, pero aún no me ha dado tiempo de ver el color de sus ojos al sol. A ver, Inés, gírate un poquito. Mírame.

Alguien, en algún lugar, debe estar enamorándose de ella.

Comentarios

  1. A veces los personajes cobran una vida inesperada y giran en otra dirección sin nuestra tutela. Es bueno que eso ocurra mientras no se desmande, porque si lo hace, quizás todo el trabajo hasta ese momento sea en vano, porque ya no estarás escribiendo la misma historia. Pero un desayuno? Un rasgo de personalidad? unas galletas mojadas en café con leche? eso es buenísimo. Ella es humana. La has hecho humana, lo mejor que podía sucederle.

    Un saludo, Paola.

    ResponderEliminar
  2. Como me guste tanto la novela como este post que acabas de escribir, voy a alucinar... me siento identificada con Inés (soy una egocéntrica, lo sé) y de pronto estoy impaciente por saber más cosas.
    La última frase para mí es es sublime.
    Beso!!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. yo ya me he enamorado de ella, asi que terminala pronto!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo ya me voy enamorando.

    ResponderEliminar
  6. Veramente los desayunos son muy delatores: Te puedes desenamorar en un instante.
    Un abrazo.
    P.D: Bello post, aviadora. A veces sienta bien estar desmotivada para crear y creer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje