Ir al contenido principal

1121. Marineros



Me han dicho esta frase hoy:

"A veces el tren equivocado te lleva a la estación correcta."

Pertenece a la película Lunchbox. Viendo el trailer me he acordado muchísimo de mi fiambrera. La tengo en un armario. Aunque la odié durante mucho tiempo, ahora la guardo con cariño. Mi fiambrera fue durante largos meses mi única compañía durante dos horas, a veces dentro del coche, a veces dentro de una clase, a veces en un parque. No es nada que no se pueda soportar, lo sé, pero para mí suponía una especie de soledad envasada, pero soledad mala, de la que no te hace crecer, al contrario, de la que te hace menguar y menguar hasta convertirte en un hormiguita. Como yo no quería que fuera así, luché contra ello, de diferentes modos, a veces revolviéndome inútilmente, pero era necesario.

Hoy, precisamente hoy, toma mucho significado para mí la frase de la película. En realidad no existen los errores ni las equivocaciones, siempre llegas a algún lugar habitable si lo quieres.

Hoy quiero recorrer muchos kilómetros en coche, con alguien que quiera compartir conmigo el volante y el cambio de marchas. Lo haré realidad porque lo quiero. ¿Cuál es el impedimento?

Parece que querer es el tema de hoy.

Puede que ahora escriba mal en todos los idiomas menos en uno... el que está dentro, el previo, el que aún no es palabra.

Hoy estoy feliz.


Me encantan los marineros. Marinero no es un disfraz de Halloween, ¿no? Qué pena. Tendré que esperar al carnaval, aunque ya me disfracé una vez de marinero, pero puedo repetir. Tantos marineros como puertos. Yo, de marinero, me llamo Sailor.





Lana Del Rey - Blue Velvet (Full Music Video) from Pop Labyrinth on Vimeo.

Comentarios

  1. Llevo desde este verano sintiéndote y sintiendo a través de tus palabras -'leyéndote' me parece que se queda demasiado corto de significado- pero nunca antes me he atrevido a dejarte un comentario, supongo que como hacen la mayoría de los lectores de blogs. Una pena. Pero hay algo en esta entrada que me ha animado a hacerlo.

    Desde este verano a hoy he seguido tu evolución y la he seguido un poco contigo: esa sensación de pérdida de uno mismo, el ansia y la valentía por encontrarse de nuevo, sobreponerse a todo, el miedo a retroceder, permitirse estar mal pero sin permitir que se convierta en algo diario... Yo aún estoy intentando salir completamente de esa desorientación interna, aunque poco me queda. Y tus palabras, la forma en que te expresas, aunque no lo creas, ayuda.

    Creo que lo que me ha animado a escribirte, releyendo el post, ha sido la diferenciación entre soledad buena y soledad mala y la referencia a lo de dentro, a lo importante, al interior.

    Mucha suerte y que encuentres todos los días ese pequeño (o gran) motivo por el que vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aand, muchísimas gracias por tu comentario, me ha encantado. He sentido que tus palabras describían muy bien toda esa mezcla de emociones. La soledad mala es un paso previo a la buena, pero primero viene la mala a fastidiar un rato :) Espero que, como dices, salgas completamente de esa desorientación interna de la que hablas. De vez en cuando, perderse, es necesario para oxigenarse. Suerte!

      Eliminar
  2. Y en cada puerto una chica ;P.

    Pd. Conduciendo soy mala malísima, pero soy buena copiloto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mala regular o mala tirando a fatal?

      Eliminar
  3. Mala regular (es por mi mal sentido de la orientación :P)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje