Ir al contenido principal

VHS

He estado pensando mucho durante estos últimos días, creo que tengo la cabeza más grande.  Ya decía mi horóscopo que febrero iba a ser un mes de reflexión y de Marte en mi casa nosequé, no me entero nunca de lo de las casas. Marte siempre trae batallas, que por eso era el dios de la guerra. Pero estamos a salvo y fumando la pipa de la paz. Las reconciliaciones siempre son buenas. Sólo tengo que tener paciencia y todo irá bien.

Una vez nevó en febrero y salí con mi vecina a la calle a tirar bolas de nieve. Febrero siempre era un mes bastante de paso, era una suerte que hubiera algo extraordinario como la nieve. Ya he hablado de mi vecina alguna vez, éramos muy amigas, ahora también, pero ya no tenemos demasiadas cosas en común, creo. Pero está en todos mis recuerdos de adolescencia, como por ejemplo en el de ese día de nieve. Era con la que me salté la clase de guitarra para ver en el Canal Plus la película de Oliver Stone sobre los Doors. Nos parecía una especie de descubrimiento vital. Luego me fui para casa con la guitarra como si realmente volviera de clase. La tengo grabada en una cinta de vídeo VHS.

El caso es que nos hicimos súper fans de Jim Morrison e íbamos a unos puestos que ponían en la plaza de la catedral de Barcelona de cintas de cassette y nos comprábamos muchas de los Doors en concierto. Eran cintas grabadas, no originales, sonaban fatal, y la carátula estaba hecha a mano por el señor que las vendía, que era bastante mayor, con barba blanca y eso. Éramos ingenuas, incluso más que ahora, yo creía que esas cintas de cassette eran como un ejemplar único en todo el mundo. Está claro que no, pero lo vivíamos como algo exclusivo. También recuerdo que me compré tres vinilos de los Doors en una  tienda de discos que había en la calle de mi abuela. Le dije al señor, deme todo los discos que tenga de los doors, por favor.

Si tuviera dinero para invertir montaría un café superchulo, un lugar agradable donde trataría de armonizar todo lo que me gusta. Creo que pondría una foto de mi vecina y la historia debajo. Puede que no le interesase a nadie, pero a mí sí. Hoy me he fijado que la crema de la leche, esa que es como espuma y que yo hago con el aeroccino, si está más fría que el café hace ssssssshhh, y es un sonido fantástico. No me veo bailando con los niños dentro de veinte años, en plan con dolor de espalda y lumbago. Buscaría a alguien de confianza para que me llevara el negocio durante mis largas vacaciones. Antes de empezar a trabajar ya pienso en irme de vacaciones. Muy bien.







Comentarios

  1. Lo de las vacaciones es necesario para el negocio... tienes que llenar el local de fotos de tus viajes ;)

    Muy chula la versión de la canción

    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  2. Nada mejor que pensar en las vacaciones, aunque aun no se haya ni empezado ;)

    ResponderEliminar
  3. Avisa si abres el café que yo quiero ir.

    ResponderEliminar
  4. Paola, ya me veo haciendo crónica de tu bar ;-)

    ResponderEliminar
  5. ¡Tendría que ir! Sin lugar a dudas.. ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje