Ir al contenido principal

Otra persona

Acabo de perder un amor. Bueno, ya estaba perdido, pero siempre hay esperanza hasta que te dicen "estoy con alguien". Otra persona. Con ojos, orejas y labios. Y una vida. Una profesión. Una voz. Otra persona. Cuando te dejan de querer es como si se murieran sólo para ti y siguieran viviendo para otros. Para otras personas. Es como estar a los pies de una noria luminosa, pero sin ticket para subirte en ella.

Otras personas. Con manos, cuello, pies, ideas, palabras. Otras personas. La complejidad de las personas. Con infancia, como yo. Con alguna manía, como yo. Otras personas.

Acabo de recordar que hace una año quería casarme.

Por otra parte, ya no es necesario que mande mensajes en código morse.

He despertado a Carl en cuanto me he enterado de la pérdida. He agradecido que sea mudo, para que no pudiera decirme tonterías como "ella se lo pierde", "ya conocerás a alguien", "tú eres maravillosa". Osa, osa. Otra persona. Carl se ha limitado a darme pañuelos de papel y ha encedido una hoguera mientras yo le daba patadas a un pobre tronco del bosque. Son las dos de la madrugada. Quién no se haya sentido alguna vez así, no es persona. Otra persona.

Esta mañana he estado nadando en la playa. La he nadado toda y luego he vuelto. ¿Cuánto mide la playa? ¿Un kilómetro? No me canso de nadar. Me canso de otras cosas, pero no de nadar. En la playa había otras personas. Todas esas personas.

Estaba inquieta. La luna llena siempre trae algo que estaba escondido. Lo saca a la luz días después. Sentía una tristeza pero no sabía de donde venía. Había recaído, incluso, en viejos malos hábitos. No se puede confesar la tristeza, la gente huye como de una enfermedad contagiosa. Menos Carl. Que es un valiente sin palabras. Nos volcamos con los males de los órganos vitales, pero no con los del alma. Es un sálvese quién pueda.

Vuelta a empezar. Carl me está mirando. Intenta hacerme reír. Me abraza torpemente. Temo que esto le afecte. Que esto descompense el equilibrio que habíamos encontrado en el bosque.

Tengo viajes pendientes a la ciudad. Es donde sigue la rueda de la vida. Los planes de presente, los planes de futuro. Todo eso que ahora parece una distracción absurda.

Carl se está quedando dormido. Tiene 21 años. Pobre chaval. Pobre persona.



Comentarios

  1. Anónimo11:30 a. m.

    Solo una cosa, un abrazo muuuuuyyy apretao.....

    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enséñale a Carl, que es muy torpe.

      Eliminar
  2. El mundo esta lleno de personas y a veces eso es demasiado insoportable.. a veces el mundo debería ser más pequeño y manejable, pero la gente se empeña en ampliarlo y llenarlo.. de personas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Tantas personas... Si fuéramos par, todo solucionado. ;)

      Eliminar
  3. “Estoy cansado ya de esta clase de cambios y renovaciones. ¡Cuántas veces yo mismo he cepillado mi pobre alma! ¡Cuántas veces le he dado un nuevo barniz a mi cerebro! ¡Cuántas he vuelto a poner orden en la confusión de mi corazón! Me hice trajes nuevos, viajé por nuevos países, viví en ciudades nuevas, pero siempre sentí, en lo más profundo de mí mismo, algo que permanece, que siempre permanece, que soy yo, siempre yo mismo, que cambia de rostro, de voz, de andar, pero que permanece eternamente como un guardián incansable e inflexible. A su alrededor las cosas desaparecen pero él no guarda recuerdo de ellas; en torno suyo las cosas aparecen y él no retrocede… Ahora estoy cansado de vivir conmigo mismo, siempre. Hace veinticuatro años que vivo en compañía de mí mismo. Ya basta: estoy definitivamente hastiado. ¿Solamente hastiado? ¡Mucho más todavía! Digan más bien que estoy disgustado, repugnado, nauseado de este yo con el cual he vivido veinticuatro años seguidos.”

    — Giovanni Papini - No quiero más ser el que soy

    Yo me cansé de esperar ... una persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran descubriento, Giovanni Papini. Al principio pensé que era un nombre inventado. Pues sí, capas y capas de barniz. "Viajar, perder países, se rotro constantemente", decía Pessoa. Sirve para un rato, para recrearse en esa ficción de ser otro. ¿Y cómo se desespera uno?

      Eliminar
    2. Un día escribí:

      A la del cuchillo entre los dientes

      (Porque me estoy abrasando los ojos –rosa ardiente- de tanto mirarte)

      Espero a que seas mi Hiroshima definitivo,
      Y que a mi dolor le des forma: redondo o cuadrado, da igual.
      Que cuando la palabra sea exhausta aún digas “pide la última “... después de las seis de antes.
      Quizás que nunca tengas bastante
      No sé cómo se trenza el aire, ni si duele nombrarte
      Es una espera sin fe, un reloj parado, un yo sin ti.
      Es lo que dejamos queriendo encontrar, no sé cómo explicarme.
      Esto es ya sabes… esto es… miénteme, di que me esperabas aunque parezca no importarte.
      P.D. un mal día lo tiene cualquiera

      Eliminar
    3. Aunque todos sabemos que no es sano el amor ultra-pasional, es el único que nos inspira a ser poetas por un rato o mucho rato.

      Eliminar
  4. ¡¡CAAAAAARL!!
    :'D
    Ay, qué tontería.
    (Yo siempre tan profunda, ya tú sabe...)
    Ñññññññ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Carl está basado en un novio que tuve hace muchos años, tantos que sonaba Skape en el radio-k7, y en un amigo al que acabo de conocer y que me inspira mucha protección, vete a saber. No en Caaarl. Qué rabia de niño.

      Eliminar
  5. Buff! Yo es que creo que en otra vida debí ser calcetín de lavadora, así que ya estoy acostumbrado a andar solo por la vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué misterio el de los calcetines. Un día abriré la panza de una lavadora y los rescataré a todos.

      Eliminar
  6. <3 no es que me encant la tristeza o las pérdidas. Pero me encantó el texto, Voy a grabarlo en voz alta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a quién le gusta, Ana? Creo que a nadie. Es más, solemos mirar para otro lado cuando aparece. Aunque creo que es un error no abrazar a la tristeza, siempre acaba apareciendo por algún sitio.

      Eliminar
  7. Por cierto, si lo grabas, mandámelo. Yo también pensé en grabarlo. Gracias. :)

    ResponderEliminar
  8. Las personas van y vienen, quédate con las que llegan !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no se saben la dirección.

      Eliminar
  9. Anónimo11:41 p. m.

    pero es que lo eres. maravillosa. osa, osa. y a veces es difícil no decirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser un "anónimo" quien diga "eres maravillosa osa osa"?

      Eliminar
  10. Jo, es la segunda vez que me pasa. Te dejé un comentario y no aparece. Seguro que lo envié mal. Yo he sido tú. Jo vaig ser la Paola. Y me he sentido desolada, triste, cansada, pasota, bien, mal, y hasta los cojones. Y de repente un día me equivoqué de camino y me di de bruces con otra torpe que encajó conmigo. Yo odiaba los consejos que Carl no te da, las frases hechas, el consuelo de tontos.

    Tengo que decirte que me asusta lo que te entiendo. Tú dibujas con palabras lo que yo he querido escribir dibujando durante mucho tiempo.

    "Esta mañana he estado nadando en la playa. La he nadado toda y luego he vuelto. ¿Cuánto mide la playa? ¿Un kilómetro? No me canso de nadar. Me canso de otras cosas, pero no de nadar. En la playa había otras personas. Todas esas personas."

    Esto me ha parecido tan maravilloso, oso, como tú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje