Ir al contenido principal

Ciudad




Qué alegría volver a la CIUDAD. A su encanto. A las aceras sucias, a los árboles en el cemento. A los carteles mojados de las farolas. Clases de repaso. Gatos perdidos. Alquilo habitación. Busco por esta zona. Necesita medicación. Decenas de caras distintas en el vagón de metro. La mujer fuerte, de cuello ancho, que mueve los labios mientras lee en su iPad una partitura, su chaqueta roja, su bolso azul, su sombrero. Preguntarme hacia dónde irá. Cómo se llama. ¿Tiene familia? La calidez de las desconocidas. La estudiante de español japonesa que se sienta en nuestra mesa de diez y se pide un café. Y nos mira. Y no dice nada. Y fuma. Y yo le digo, Hola, ¿qué tal? No parece incómoda. Y dice, muy bien, gracias y tú. Contexto socio-cultural.


Las últimas noches en el bosque fueron melodramáticas. La luna llena nos afectó a Carl y a mí como antaño. Pero ya han pasado. Hemos sobrevivido. Y ahora calma y lluvia. Y felicidad vergonzante. Y esta sensación, otra vez.

Comentarios

  1. Anónimo11:09 p. m.

    Bien... poquito a poquito
    Hoy es mi cumple
    Un abrazo apretao.

    ResponderEliminar
  2. Si tu ciudad es la de la foto, es mi ciudad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, es la mía, también. Besos

      Eliminar
  3. Maldito pasillo interminable; tengo la teoría de que cada noche lo van alargando 1 centímetro más, para ir jodiéndonos más sin que casi nos demos cuenta... deberíamos quemar la ciudad y saquearla, como venganza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en ese pasillo he pensado hasta en el suicidio.

      Eliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje