Cambiar el coche de sitio


He salido a meter el coche en el parking porque lo tenía aparcado fuera. Esto es de persona muy mayor ya. He aprovechado para dar una vuelta y he escuchado la radio. Estaban entrevistando a Irene Escolar. Llovía y hacía frío, pero la rambla estaba llena de gente paseando, me ha sorprendido bastante. A veces me molesta aburrirme, me molesta más que me moleste aburrirme que el aburrimiento en sí, pero tampoco me apunto un bombardeo para evitar el tedio. Es una paradoja existencial. 

Estoy hirviendo dos huevos porque me apetecen. Siempre que hago huevo duro me acuerdo de una chica a la que le gustaban bastante, o tal vez no, pero yo tengo ese recuerdo. Cuántos recuerdos equivocados tendré de algunas personas y cuántos tendrán de mí. 

Las ventanas iluminadas forman una cara. A veces no recuerdo que vuelvo a llevar el pelo azul turquesa y me sorprendo cuando me veo en el espejo. Creo que el pelo azul me da suerte. Cualquier cosa.

Estoy cansada de la pandemia, pero acabo de recordar a la enfermera que llevaba cinco mascarillas, seguramente ella tendrá más motivos que yo para estarlo. Ayer, en el local, me acerqué un poco a D para enchufar el amplificador y nos apartamos a la vez como si nos hubiera dado la corriente. 

Buenísimo el sonido de la guitarra de Cindy Lee.


Comentarios

  1. Hemos perdido el control sobre muchas cosas de nuestras vidas, cosas que dábamos por sentadas y que de repente no dependen de nosotros.... Es el momento de volver a los pequeños rituales, levantar una trinchera de recuerdos y seguir disfrutando con unos acordes de guitarra.

    ResponderEliminar
  2. Para perder el control primero hay que tenerlo, esta pandemia nos demostró exactamente ese, que nunca tuvimos el control de nada.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deja tu mensaje