Ir al contenido principal

a ratos

Cuando no consigo llenar la tarde. Cuando no hay poemas que te viertan y que haya leído mil veces, cuando no me escondo ni dentro ni fuera, lo de cada día te va haciendo a ratos. Eres un rato en el tren, cuando alguien que ha escogido ventana se queja de la calefacción y lleva puestos tus pantalones. Eres otro rato en las cafeterías, leyendo en las pizarras desayunos a un euro con algo, y por el mismo precio, te incluyen en el café. Y eres un rato en las librerías, para llevarte en edición de bolsillo y sin tapas duras.

Comentarios