Ir al contenido principal

Secretos para Pablo

El nombre de ANa hace que Pablo se trague el abecedario de golpe.
Todo de golpe menos la N. Y en mis fantasías imagino que la Z debe rascarle como las espinas del pescado. Por eso siempre me dan ganas de ir a ver a Pablo con un trozo de pan y un poco de agua.
Hoy, mientras estaba en su casa buscando un disco para mí, no sabía si contarle lo de Ana.
Ana siente pánico cuando mete la mano en el bolso y busca algo dentro sin mirar. Piensa que se va a encontrar con un imperdible abierto y se lo va a clavar en la yema del dedo.
No creas que no sufro por si lo cotidiano me hace daño, pero ella teme cada día cortarse con una hoja de papel o con el canto afilado de cualquier cosa.
Es casi como el miedo que yo siento a dejar espacio y echarte de menos.

(Para Ike Janacek)

Comentarios