Ir al contenido principal

Anna y Ana

Amb l'Anna vàrem marcar una distància que al principi m' angoixava, però ara m'agrada no sentir-me gaire a prop, així sembla que cap de les dues es pot allunyar. Recordo el dia que jugàvem a les lletres i li vaig parlar de _ _ _ _ _ . Ella es menjava un gelat i me?l feia tastar acostant-me la cullera als llavis. I em deia, "aprofita tot el temps que duri" i vaig pensar que tenia raó, però quasi sempre vull estar a tot arreu i enlloc. Em sembla que l'Anna també. Per això de tant en tant ens truquem, quedem i ens acaronem les mans quan parlem. Amb ella sempre tinc la sensació de que és un dia especial, com si m?anés d'excursió amb la motxilla plena d'entrepans. Un dia, aquest cop sense gelat perquè feia fred, vaig tornar-li a parlar de _ _ _ _ _ però ja amb un to massa trist. I em va dir "doncs mira, intenta deixar-ho estar". I vaig pensar que també aleshores tenia raó. Ara miro per la finestra i espero que passi alguna cosa que voli tan baix i es pugui sentir tant, com les avionetes que graten el cel de les set de la tarda. Si obro les mans, sembla que es puguin agafar: com l'Anna, com les lletres que no encerto, com el sopar que m'expliques que no t'agrada cuinar i com moltes altres coses. Els vespres tenen una veu i la claror d'altres dies. No ho dic a ningú, però els vespres tenen una veu i la claror d'altres dies. Però tampoc li penso dir demà a l'Anna, perquè sempre té raó.

(adaptación de Anna al castellano)

Con Ana, marcamos una distancia que al principio me intrigaba, pero ahora me gusta no sentirme demasiado cerca, así parece que ninguna de las dos puede alejarse.
Recuerdo el día que jugábamos a las letras y le hablé de _ _ _ _ _ , mientras se estaba comiendo un helado. Me acercaba su cuchara a los labios para que lo probase y me decía, "aprovecha todo el tiempo que dure" Y yo pensé que tenía razón, pero casi siempre quiero estar en todos los sitios y en ninguno.
Me parece que Ana también. Por eso nos llamamos de vez en cuando, quedamos y nos acariciamos las manos cuando hablamos. Siempre tengo la sensación de que es un día especial, como si me fuera de excursión con la mochilla llena de bocadillos.
Un día, esta vez sin helado porque hacía frío, le volví a hablar de _ _ _ _ _ pero ya con un tono demasiado triste. Y me dijo "pues mira, intenta no hacerte daño". Y pensé que también entonces tenía razón.

Ahora miro por la ventana y espero que pase algo que vuele tan bajo y que se oiga tanto, como las avionetas que cruzan el cielo de las siete de la tarde. Si abro las manos, casi las alcanzo: como a Ana, como las letras que no acierto, como las cenas que no te gusta cocinar y como muchas otras cosas.
El atardecer tiene una voz y la luz de otros días. No se lo cuento a nadie, pero el atardecer tiene una voz y la luz de otros días.
Pero tampoco se lo diré a Ana mañana, porque siempre tiene razón.

Comentarios