Ir al contenido principal

sucede




Salgo del trabajo y bajo por la calle del quiosco en el que compraba la misma postal cada semana. Semanas de aguacero en marzo. Casi tristes. Coleccionando un mismo lugar y guardándolo todo en el cajón que se asfixiaba.

Pero estos días, bajo la calle grande contándote el pelo de memoria.

Sumando tu boca a las cosas que no suman pero cuentan.

Pensando en si estuvieras otra vez allí y te viera.

Y al verte,
me quitaría los auriculares del discman de golpe y lo poco probable se desvanecería junto a la boca de metro. Pero de todo esto, lo mejor es

que sucede.

Sucede que nos vemos y yo quiero y tú quieres.

Comentarios