Ir al contenido principal

la ciudad

no es sólo mi ciudad,
no es sólo tu ciudad,
son calles para andar contigo.
La vamos siguiendo a pasos, pasos muy juntos...
ahh y por eso parece distinta porque por primera vez es nuestra.

Al otro lado,
casi a las afueras,
hay un puente que cruza hasta tus labios
y una carretera que bordea mi piel.
Cerca del mar,
el vértigo de un rascacielos al mirarnos.

Comentarios