Paula, llena y completa



11:00 am por memoriaEl sábado por la mañana, Paula tuvo el cielo de su parte.
El viento soplaba las nubes y el sol decía que sí, que sí, que sí a todo. Eran las 9 y en el pasillo del
hospital se oían las bandejas del desayuno y a las enfermeras repartiendo te con madalenas y termómetros.
Era un día para amar, a quien fuera, pero para amar!
El abrigo de Ingrid estaba en la silla. Estiró un poco el brazo y lo alcanzó, se tapó con él, le rozaba la cara, y su perfume estaba allí.
Ingrid huele a cama recién hecha, a café y bocadillos a la plancha, a la música de fondo y al ruido de cafetería. Los camareros, de camisa blanca y pantalones negros, se pasean por los sueños de Paula con olivas y tapas variadas.
Todo eso es Ingrid en la incertidumbre y en los anhelos incumplidos. Pero ¿Acaso deben cumplirse?

( )

____________________________
De nuevo Paula en hospitales. Será porque en mi casa estamos acostumbrados a ese escenario, pero no es ninguna tragedia, es mala suerte, digo yo. Lo que más me intriga de los hospitales, y no es la primera vez que lo comento, es en que se basan para escoger los cuadros de los pasillos. ¿Por qué siempre son impresionistas? si Monet levantara la cabeza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

Fantasía con límites y todas las imbecilidades