Ir al contenido principal

Rosebud

Hago las maletas y me voy de esta bitácora. En realidad, para mí esto es un lugar, ayer me dijeron que parecía un club social :) La verdad es que me gustó mucho eso de club social. Esto es una casa y a memoria le encanta describir casas, y hablar sobre casas e imaginarse casas, así que me voy a otra, quizás buscando la esencia con la que empecé Qué Mala Soy Dosificándote. Me da muchísima pena cerrar, y dejar de veros, tampoco quiero pensar en si es definitivo o temporal. Lo único que sé es que de momento no puedo seguir escribiendo aquí, memoria me trae recuerdos, qué oportuna. Quizás, dentro de x días vuelva a sentirme bien con Paola Vaggio pero eso no puedo saberlo hoy. Si me arrepiento, siempre puedo volver, a fín de cuentas está en mis manos.

Para reclamaciones varias o lo que querais, aclaraciones o dudas, saludos, aquí está mi e-mail, será un gustazo leeros.

paolavaggio@gmail.com

Debería cerrar con el primer post que escribí porque así sería cíclico y redondo. Pero recuperaré otro, algo así como el trineo de Ciudadano Kane, algo así como "Rosebud".


La primera vez que te dije Ahora (13 de Mayo 2004)


Te estoy mirando.

Te miro

mientras tus dedos me acarician los labios. Me dices "espera" e inclinas la cabeza hacia la ventana.
Ahora parece que no estás aquí, pero sigues enfrente y yo me siento espera en tu boca. Estoy dentro como una sílaba pegada al paladar, después suspendida en la punta de tu lengua, y estás a punto, casi a punto a punto de pronunciarme.
Tu otra mano está inmóvil, callada, recostada boca abajo... y en el hueco, no sé que puede haber,
no sé si hay cuentos o verbos que nos fijen un tiempo donde estén todos y podamos decir me-tocabas-me-tocas-me-tocarás, todo seguido y que signifique algo.
Algo de lo que podamos hablar tranquilamente mientras deja de llover o se hace de noche, cuando me vuelco sobre la palma de tu mano y te digo: "ahora".





Comentarios