atraco

Ayer me quedé articulando un beso, que finalmente fué al aire, sin pisar las cuerdas. Pero hoy sí se lo he dado y rápidamente me he ido dando saltitos por los pasillos del metro, literalmente. Ha sido una travesura, se habrá quedado grabado en las cámaras de vigilancia como un atraco a un banco, eso sí, a cara descubierta, sin media. No sé que habrá pensado, ¿que soy idiota? ¿que soy infantil? Creo que acabará acostumbrándose. Me gusta el regalo que me hizo ayer, mover la bola y ver como nieva siempre. Siempre. Lo hice ayer antes de acostarme y lo he hecho hoy nada más despertarme, y nieva siempre. Pero no es nada grave, yo también me estoy acostumbrando. Necesito más terapias como ésta, mi psiquiatra está enferma esta semana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema de Sor Juana y ondas

Covid free o por lo menos lo parece

#17 (Diari de l’estiu 2021)