Ir al contenido principal

me mima

Sofía me regaló una antigua cinta de cassette con 90 minutos íntegros de Elvis. Me encanta escucharla. Suena sucia y gastada. Ella misma la grabó hace muchos años de un vinilo que le dejó una amiga. Sofía ya era toda una adolescente en 1989 pero yo aún tenía diez años. No llegué a sacarme el cinturón amarillo de tae-kwon-do. Una pena.
Me mima mucho. Por las noches, cuando tengo sed, se levanta y me trae un vasito de agua; los viernes siempre compra pastel de salmón para cenar porque sabe que me encanta; y los domingos me besa hasta que se acaba la tarde y me tengo que ir a mi casa.
Yo también la cuido mucho. Le compro su vino preferido, le regalo sus flores preferidas, le escribo sus poemas preferidos, le hago canciones.... La recojo en la parada de los taxis o en la del autobús y la llevo donde ella quiera. Yo ya le dije en su día: "Sofía... cariño, olvídate del transporte público. Voy a ser tu chofer más privado". Y en ésas estamos.
Lo malo es que en el centro hay demasiado tráfico y tenemos que recurrir al metro. Y no me gusta. No, no, no. Sobretodo ahora que están haciendo prácticas los conductores de metro novatos que cubren el verano. Cada dos por tres estropean un metro estos novatos, se pasan con el freno y lo queman. Pero bueno... Sofía es un oasis, cualquier lugar con ella es mejor.
El otro día el vagón estaba hasta los topes, no cabía ni un alfiler. Evidentemente no quedaba ningún asiento libre y había viejecitas de pié y universitarios sentados. Yo le pregunté a Sofía..."cariño, ¿quieres sentarte?" y ella me dijo con sus labios bonitos "mmm, me gustaría". Eché un vistazo rápido al vagón, me metí la mano en el bolsillo y saqué la pistola:
- Eh tú, caraculo, levanta el trasero del puto asiento y deja sentar a mi chica o te vuelo la cabeza.
Y el muy capullo me dijo que no se levantaba, que aún quedaba mucho para bajarse y que estaba cansado.
Joder, me lo tuve que cargar. Qué rabia me dan estas cosas.

Comentarios