Ir al contenido principal

pequeña noche de insomnio



Hoy no puedo dormir. Será por el viento. Son ráfagas de aire. Desde la cama oigo como empiezan a agitarse los árboles a lo lejos. El viento sigue avanzando hasta que mueve las ramas de los pinos que quedan justo detrás de mi ventana. Tantas raíces hay aquí abajo, justo debajo de mí. Hace un par de años empezaron a reventar el asfalto, los pinos necesitaban espacio y empezaron a mover los pies.
El susto lo dieron en la piscina, hicieron una grieta. Fue la pataleta final.

Comentarios