Ir al contenido principal

carta de colores



El otro día estuvimos pintando
las paredes de blanco.
Impresiona la cantidad de tipos de blanco que hay.

El Blanco Perla
le hubiese dado un toque de distinción,
sin duda,
pero para qué la queremos.

Con el Blanco Sal Marina
nos sentiríamos como pez
dentro del acuario,
nadaríamos con esa nostalgia
característica
de las aguas encerradas.

Con el Blanco Nenúfar,
ni idea,
tal vez a Monet le inspirara un cuadro.

Incluso,
barajamos la posibilidad
del Blanco Almendra,
paredes tersas
y finas como la piel de Cleopatra.

Sin embargo,
escogimos el Blanco Iceberg.
Y en seguida surgió efecto.

Al día siguiente
bajaron las temperaturas,
el temporal de viento
se lleva las sábanas como fantasmas
y la nieve cubre todas las habitaciones,
todas
menos una.



escuchar el post desde el podcast
Post grabado: #blancoIceberg.mp3

Comentarios