Ir al contenido principal

entre aquellas nubes vislumbraste la estrella polar





El séptimo día los cimientos del edificio se llenan de música. He aprendido a hacer truchas con jamón. Primero se tienen que bañar en leche durante dos horas.
A veces me comporto como si fuera una estúpida. Conduciendo, he echado de menos la luz lunar de aquella tarde y la lluvia en la plaza. Los días fríos de diciembre pero tan alegres en la calle. El mapa que me devolvió el mundo también indicaba la lluvia y el rayo. El frankfurt. La parca de color azul. Jamás comeré en pijama, jamás. Qué lejos me he ido, parece que desde aquí puedo ver como apareces por primera vez en un paso de cebra. En realidad, las piedras que lanzo son todas para mí.

Algunas veces pensaba que no se habían querido nunca hasta que descubrí las cartas que se escribían en el año 63.

Pero la sombra de los gigantes nos tiende la mano.

Comentarios