Ir al contenido principal

Quién podía imaginar lo que nos iba a deparar ...Un concierto fugaz... un concierto fugaaaaaz

momento del concierto de Christina Rosenvinge & nacho vegas, sala apolo, 19/X/07


Cuando Christina Rosenvinge parezca mayor se acabará el mundo y ya no habrá remedio.

El concierto en el Apolo fue "fatal" para nuestros bolsillos, mucho más que el verano, porque para verla una hora, si llegó, nos gastamos 60 euros. Con ese dinero nos podríamos haber comprado todos los discos que nos faltan originales. Christina estaba indispuesta por afonía, así que no podía cantar demasiado, además le habían perdido la maleta en el aeropuerto. Se la llevaron en brazos del escenario como a las novias. En cualquier caso... valió la pena oírla cantar una estrofa de Teresa.

Yo también me mareé y me puse pálida, no sé si de la emoción adolescente o del calor. Por ese motivo me perdí dos canciones y me paseé en sujetador por el lavabo mientras Carol Blenk me mojaba el cuello con agua.

Un verano fatal...un concierto fugaz... aaaah aahhh





Comentarios