Ir al contenido principal

Se puede


Carol Blenk ha montado el cubo. Gracias ! ! :*


Un vaso de zumo de naranja. La cama hecha. La maleta a punto.

Ayer llamé para felicitar a mi padre. Entre otras cosas me dijo que pusiera los teléfonos de urgencias encima de la mesita de noche para así dormir más tranquila. "Pero... ¿por qué en la mesita de noche?", "Tú los dejas ahí! hazme caso", "Vaaale".

Ui sí, qué tranquilidad! Hasta ese momento no se me había ocurrido que podía necesitar algún teléfono de urgencia a media noche. Y me pregunté por qué debía ponérmelos en la mesita de noche, ¿por qué no podía dejarlos en el cajón de la mesa de la cocina?! ¿Acaso en situación de emergencia no podría levantarme a buscarlos?! ¿Es que la urgencia no iba a dejarme salir de la habitación?!

Ya en la cama empecé a imaginar situaciones terroríficas que podían impedir que yo saliera de la habitación...

Menos mal que hoy ya duermo acompañada.

Hace un día bonito. Los días así siempre me recuerdan a otros parecidos, se forma una especie de acorde de días geniales. Todos sonando a la vez.



Comentarios