Ir al contenido principal

CAPÍTULO II. DANNY RUSO


Danny Ruso cabalga veloz. Mira de reojo los árboles que va dejando atrás. No es una bala, pues ellas tienen destino. Es una moneda lanzada al aire.

Su madre le deseó toda la suerte del mundo al nacer.

Comentarios